Martes , 6 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Reduce gastos y sobrevive a la crisis

    Las pequeñas y medianas empresas son probablemente, el actor más vulnerable y débil cuando se presenta una crisis económica mundial como la que estamos viviendo. Sobrevivir, no es del todo imposible si aplicamos algunas medidas que mantendrán a flote nuestro negocio.

    Ninguna medida es infalible, ni tenemos la receta mágica para salvar a tu negocio de la crisis, pero lo que sí podemos ofrecerte, es una serie de consejos que pueden mitigar sus sinsabores más agudos.

    Hay que reconocerlo. Cada vez son más las pymes que están pasando verdaderos apuros para sobrevivir el día a día de una situación en que el consumo al decaído a niveles mínimos, los bancos ya no se fían de nadie, y cada vez más trabajadores han sido despedidos. Sería por lo tanto muy osado decir que traemos bajo el brazo un plan de rescate para las pymes. Lo único que podemos ofrecer son unos pocos consejos, que almenos de momento, nos permitirán pagar las deudas que se acumulan al otro lado de la puerta.

    Recorte de gastos innecesarios

    Muchas empresas tienen servicios que implican una mejora en el ambiente laboral de la empresa, pero que no son estrictamente necesarios. Aquí podemos encuadrar servicios que van desde máquinas expendedoras gratuitas o suscripciones a periódicos y revistas a regalos e incentivos. Si se opta por esta opción, conviene recordar a los trabajadores que es una medida temporal, debido a la situación económica y que dichos servicios se restablecerán los antes posible.

    Negociar con clientes

    A veces podemos negociar con nuestros clientes de confianza un pago por adelantado de parte de lo adquirido. Esto nos permitirá afrontar de una forma más desahogada los gastos de producción, compra de material, almacenaje, etc.

    Negociar con proveedores

    Una de las habilidades más importantes que nos podemos exigir es ser capaces de renegociar con nuestros proveedores los términos de pago de nuestra deuda. En general no suele ser una negociación excesivamente complicada, ya que la mayoría de ellos se harán cargo de nuestra posición y, en cualquier caso, preferirán cobrar tarde a no cobrar nunca.

    Reducir stocks

    Resulta innecesario producir al 100% de nuestra capacidad cuando sabemos anticipaldamente que no vamos a ser capaces de venderlo todo. Incluso podemos negociar con los proveedores la recompra de la materia prima que sabemos que no vamos a utilizar a corto plazo a un precio que resulte muy atractivo para el suministrador.

    Reducir suministros

    Reducir los recursos económicos que destinamos a la compra de material de oficina, de limpieza, el que gastamos en tareas administrativas, etc.

    Prescindir de nuestros empleados

    Esta es la peor opción de todas que se pueden barajar. Los expertos recomiendan el despido única y exclusivamente cuando no hay ninguna otra opción; cuando hemos agotado todas las posibilidades y no gemos obtenido resultados. Recordemos que el despido no solo es un acto traumático para el trabajador, sino también para la empresa, cuyo clima laboral se ve profundamente afectado.

    Tal y como recomiendan en “Riesgo y Morosidad” dos son los criterios que podemos utilizar: o bien despedir a aquélla persona/s que realmente sean prescindibles o bien aquéllas que lleven menos tiempo en la empresa, ya que su despido será menos gravoso para la empresa.

    También te gustará

    clientes-insatisfechos

    ¿Qué lleva a tus clientes a serte ‘infiel’?

    Más complicado que atraer nuevos usuarios es conseguir fidelidad a aquellos que ya han confiado …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.