Domingo , 4 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Hoy no vamos a ir a trabajar a la oficina

    Cada vez son más las empresas que deciden premiar a sus empleados con un día diferente. Las conocidas como actividades outdoors fomentan el espíritu de equipo, desarrollan habilidades y reconocen el esfuerzo del trabajador. ¿Te atreves a probarlas?

    Rafting, montañismo, paintball o sencillamente pasar un día rodeados de un espectacular paisaje de montaña son algunas de las actividades con las que cada vez más empresas se deciden a pasar un día de trabajo “diferente”.

    Las actividades outdoors, que desde hace décadas triunfan en el mundo anglosajón, han desembarcado con fuerza en España en los últimos años. Empresas de todos lo tamaños planifican una o dos veces al año un día o un fin de semana para que sus empleados disfruten de un día especial, refuercen sus relaciones sociales, se conozcan mejor entre sí y liberen de alguna forma la carga de estrés que supone el trabajo diario.

    No todas las actividades son iguales: el objetivo de algunas es únicamente el de servir como descarga de adrenalina y tensión (paintball, rafting, etc.) mientras que el propósito de otras es el de desarrollar habilidades o competencias concretas. Teniendo en cuenta estas premisas, podemos clasificar este tipo de actividades en cinco grandes grupos.

    Habilidades directivas

    Son actividades enfocadas a la formación de los empleados. Aunque se desarrollan en un ambiente mucho más distendido que el del lugar del trabajo, tienen una fuerte carga teórica y práctica. Algunas de las más comunes son comunicación interna, trabajo en equipo, creatividad e innovación, estilo directivo, liderazgo de equipos, gestión del tiempo, enfoque de ventas, gestión de la información, etc.

    Actividades de un día

    El principal objetivo del conocido como “Casual day” es realizar una actividad conjunta para promover la convivencia del grupo y motivarlo. Se busca la ruptura y la distensión del día a día saliendo de la empresa y compartiendo una actividad lúdica. Pueden ser actividades individuales o por equipos (actividades teambuilding) e incluyen entre otras rutas en quad o a caballo a rafting, senderismo, paintaball, ruta en globo aerostático, etc.

     

     

    Convivencias

    A diferencia de las actividades de un día, las convivencias suelen desarrollarse durante un fin de semana o un puente. Como la anterior, su objetivo es promover la convivencia entre los participantes. Se busca que los integrantes del grupo se conozcan algo mejor y vean otra dimensión de sus compañeros. Algunas actividades que se encuadran en este grupo incluyen, por ejemplo, excursiones de dos días en los que se pasa la noche en un refugio de montaña o jinkanas en las que hay que buscar algún “tesoro” oculto.

    Incentivos

    Su objetivo es premiar a el equipo directivo o comercial con una salida lúdica. La diversión se pone al servicio de las metas de la empresa. No deja de ser una recompensa en especies para nuestros trabajadores, pero encierra sin duda un elemento cohesionador de equipo y sentido corporativo: sentirse bien por pertenecer a la organización.

    Comercial y promoción

    Es muy similar a los anteriores. La principal diferencia es que, en este caso no trabajaremos con nuestros trabajadores sino con nuestros clientes o posibles clientes. Al utilizar esta fórmula de evento de promoción creamos un lazo más personal pasando un par de días con ellos a plena dedicación.

     

    También te gustará

    clientes-insatisfechos

    ¿Qué lleva a tus clientes a serte ‘infiel’?

    Más complicado que atraer nuevos usuarios es conseguir fidelidad a aquellos que ya han confiado …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.