Viernes , 9 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Conviértete en un freelance profesional

    Auxiliares administrativos que esconden grandes diseñadores, contables apasionados por la programación, técnicos de mantenimiento que hacen sus pinitos en el mundo de la fotografía…  Son personas que compatibilizan un trabajo diario que les “da de comer” con su auténtica vocación.

    Freelancers a tiempo parcial que aprovechan sus huecos libres o un trabajo a media jornada para hacerse un sitio en la profesión de sus sueños. Si eres uno de ellos, no te pierdas este especial que incluye diez pistas para dar el “gran salto”.

    Hay que reconocerlo. El mundo del freelance no es un camino de rosas. No hay horarios, conseguir clientes es complicado y darnos a conocer no es precisamente una tarea sencilla. Esta es la principal razón por la que muchos freelancers, antes de dedicar su vida a una profesión que puede llegar a ser muy frustrante, deciden empezar poco a poco, aceptando algunos trabajos, robando unas horas aquí y allá contando con el colchón que supone su “otro” trabajo, el que en teoría, no tiene por qué faltar.

    Sin embargo, a medida que pasa el tiempo, muchos empiezan a soñar con el día en que puedan “lanzarse a la piscina”. Dejar un trabajo que no les satisface y volcar todos sus esfuerzos en su vocación. No es una decisión fácil de tomar: sobre todo cuando no se tienen asegurados los clientes y cuando la situación de este tipo de profesional puede cambiar de un momento a otro. Y sin embargo, merece la pena intentarlo. Intentarlo sí… pero con cabeza, calculando los riesgos. Si te encuentras en esta situación, en un “sí pero no…” o en un “no, pero me gustaría” te recomendamos que repases los diez consejos de este especial.

    ¿Cuánto necesitas/quieres ganar?

    Probablemente ésta sea la principal pregunta que debas responder antes de plantearte tu reconversión a freelance a tiempo completo. ¿Cuánto dinero necesitas para mantener tu tren de vida? Y más importante aún ¿a cuánto dinero estás dispuesto a renunciar? Ten en cuenta que vas a dar el paso de convertir tu hobbyen tu profesión y que, inevitablemente, tu bolsillo lo va a notar. Por supuesto, si durante un tiempo has trabajado como freelance a tiempo parcial, puedes hacer una estimación de lo que puedes ganar, cada caso es diferente.

    Empieza a ahorrar desde ya

    Si tienes (como se presupone) un trabajo a tiempo completo y sólo dedicas horas extras y fines de semana a tu trabajo como freelance, empieza a ahorrar desde ya. No te acostumbres a vivir con la suma de las dos fuentes de ingresos. Es más, haz como si lo que ganas ahora como freelance no existiera. Ten en cuenta que ahora mismo, probablemente estés ganando más dinero con estos dos sueldos combinados, del que ganarías si fueses freelance a tiempo completo: por lo menos durante los primeros meses/años.

    Nuestra recomendación, por lo tanto, es que hasta que decidas darel paso, únicamente cuentes con el dinero que ganas con ése trabajo que estás deseando dejar. Puede que sea duro, pero te será de mucha utilidad contar con un colchón que te ayude a empezar y en el que puedas contar si las cosas se ponen feas durante una temporada.

     

     

    No te lances hasta que no tengas algunos clientes fijos

    Seguro que ya sabes que lo más difícil cuando eres freelance es encontrar clientes. Aquéllos que ya llevan tiempo en el mundillo tienen menos dificultades en encontrarlos, ya que los consiguen gracias a contactos profesionales, redes sociales y, en general, clientes que hablan de ellos a otros posibles clientes.

    Puede que durante tu corta trayectoria profesional, cuentes con algunos clientes, normalmente recomendados por familiares y amigos. Sin embargo, esta cartera no es comparable con la de aquéllos que llevan años en tu sector. De hecho, podemos empezar a pensar en dar el salto si contamos con algunos clientes que comienzan a repetirse en el tiempo, que nos proporcionan un trabajo fijo y que sabemos que, en principio no nos fallarán. Incluso si contamos con un único cliente de este tipo, y otros ocasionales, ha llegado el momento de plantearse en serio el lanzarse a la piscina.

    ¿Y si las cosas van mal? Necesitas apoyos… 

    La familia. Asegúrate que tu familia, tus amigos, tu pareja, etc. podrán ayudarte económicamente si pasas una mala época. Esto es de vital importancia al principio porque prácticamente todos los que empiezan pasan por épocas en las que el trabajo ni aparece ni se le espera. Notarás, cuando empieces a tomártelo realmente en serio que tendrás temporadas frenéticas, en la que los pedidos saldrán hasta de debajo de las piedras.

    Casi no podrás creer lo que te está pasando. Y sin embargo, el mundo del freelance, como todo en la vida, es cíclico… y de la misma forma que llegan tantos clientes, habrá épocas en las que faltarán. Por eso es tan importante no jugarse todo a una carta, contar siempre con una red de seguridad.


     

    ¿Qué tal si empiezas a contar con los servicios de una gestoría?

    Facturas, más facturas, declaración del IVA, declaración del IRPF, más facturas. Esto es lo que te espera una vez empieces a dedicarle todo tu tiempo a tu profesión favorita. El papeleo, engorroso por naturaleza, puede convertirse en una auténtica pesadilla si no eres una persona muy organizada y si no te manejas con cierta soltura en términos de plazos, formularios a rellenar… etc.

    Si tu mesa de trabao se ha convertido en un caos de difícil comprensión, puedes empezar a plantearte el contratar los servicios de una gestoría. No son demasiado caras, y seguramente tendrás una preocupación menos en la que pensar.

     

     

    Potencia tus fuentes de ingresos

    Normalmente tendemos a pensar que siendo freelancers, los ingresos provienen exclusivamente del trabajo que desarrollamos para nuestros clientes. Y aunque esto en buena parte es así, no debe ser tu única vía de ingresos, sobre todo cuando tengas pocos clientes.

    Por poner un ejemplo sencillo, imaginemos que eres un diseñador gráfico o un programador web. Además de trabajar con tus clientes, puedes obtener ingresos extra vendiendo tus propias plantillas, tus fotografías, colaborar con páginas profesionales, o desarrollar tu propio portfolio para promocionarte.

    ¿Cómo has conseguido a tus clientes?

    Cuando trabajabas como freelance en tus huecos libres… ¿de dónde venían tus clientes? Reflexiona sobre este punto y haz una lista. Esto es importante, en primer lugar porque tienes que considerar si vas a poder seguir contando con estas fuentes en el futuro.

    Si después de realizar este análisis descubres que todos tus clientes te lo ha proporcionado una única fuente o persona, ten en cuenta que esta fuente puede fallar. Así que antes de dar el paso pregúntate si puedes albergar esperanzas fundadas de que te sigan llegando clientes por esta única vía.

    En segundo término, pregúntate si estás perdiendo oportunidades de negocio. A lo mejor no estás llamando a las puertas que deberías o tal vez no estás explotando el potencial subyacente en las redes sociales. Incluso puede que puedas contactar con nuevos clientes relacionados con otros con los que has trabajado en el pasado. En definitiva, además de freelance, tienes que convertirte en un excelente relaciones públicas.

    Date a conocer

    Seguramente, cuando trabajabas a pequeña escala, ya te relacionabas con otros profesionales que trabajaban a tiempo completo. Ahora que te has decidido a dar el paso, date a conocer mejor. Hazles saber que estás en el mercado, y que estás dispuesto a ayudarles con esos clientes para los que no tienen tiempo. 

    Muchos diseñadores, por ejemplo, tienen en cartera más clientes de con los que pueden trabajar. Si te das a conocer, puede que les alivies su carga de trabajo. Por supuesto, ellos se llevarán una comisión, pero por algo se empieza ¿verdad?.

    Da un tijeretazo a tus gastos innecesarios

    No te deprimas si al principio no ganas tanto dinero como esperabas. Es normal. Por eso, y si quieres sobrevivir, has de eliminar todos los gastos innecesarios. Deja de comprar todas aquéllas cosas que realmente no necesitas. Limita, en la medida de lo posible, vicios y caprichos. Es duro, pero si aguantas una temporada, pronto volverás a poder permitírtelos.

    No tengas miedo, puedes conseguirlo

    Si has llegado hasta aquí, probablemente estés un poco más cerca de cumplir tu sueño. Sin embargo, nada de lo que has leído hasta ahora te servirá de mucho si no tienes la actitud mental adecuada. Si avanzas con miedo, fracasarás. Si das el salto, pero sólo a medias, fracasarás. Es decir, antes de saltar, prepárate mentalmente para hacerlo, y luego, simplemente, salta. 

    También te gustará

    qualcomm-w10

    Lo próximo de Microsoft: Windows 10 completo en tu smartphone

    Continuum, la característica que permite ejecutar algunas aplicaciones de Windows 10 Mobile en un PC …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.