Jueves , 8 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Seis trucos de ahorro energético en tu empresa

    Combatir el cambio climático a través del ahorro de energía se ha convertido en una de los principales caballos de batalla de las organizaciones ecologistas, que con acciones como “La hora del planeta”apuestan por concienciar a ciudadanos y empresas sobre los beneficios de la eficiencia energética.

    ¿Cómo pueden contribuir las pymes a que este cambio sea posible? Siguiendo alguna (o todas) de las cinco prácticas que en MuyPymes detallamos en el siguiente artículo, porque salvar el planeta es una responsabilidad de todos.

    Ser ecológicamente responsables nos ahorra dinero. Ésta es la principal conclusión a la que llegaremos si aplicamos algunos principios de eficiencia energética en nuestras oficinas. Seguir este tipo de políticas, por lo tanto, produce un doble beneficio. Por un lado contribuimos a frenar el cambio climático y por otro, recortamos unos gastos que, dependiendo del tamaño y del equipamiento de nuestra pyme, pueden ser bastante considerables. Algunas medidas que podemos seguir para desarrollar una política de ahorro energético eficiente, son las siguientes:

    Evitar los salvapantallas

    Aunque parezca mentira, los salvapantallas aumentan increíblemente el consumo de energía de nuestros equipos informáticos. Una política responsable en este área, puede ser indicar a nuestros equipos que pasado un cierto tiempo, en vez de activar el salvapantallas, entren en el “modo de suspensión”. Para ello, tanto en Windows XP como en Windows Vista, tenemos la posibilidad de acudir al panel de control y configurar nuestras preferencias energéticas en el menú “Opciones de energía”.

    Utilizar herramientas de ahorro energético

    Una solución completa de ahorro energético consiste en instalar en la empresa un conjunto de herramientas destinadas a este fin. Algunas, como el HP Power Manager, permiten controlar y optimizar en tiempo real el consumo energético de todos nuestros equipos informáticos. De esta forma, podemos ahorrarnos la emisión anual de hasta 240 kg de dióxido de carbono. Con dichos programas podemos estimar incluso el coste de kilowatios/hora, y ajustar la configuración energética que nos resulte más rentable.

     

     

    Apostar por el material reciclable

    Hay equipos que están especialmente diseñados para ser reciclados una vez finalice su vida útil. Si estamos pensando en renovar nuestro parque informático o, simplemente comprar una nueva impresora o un portátil, resulta muy buena idea averiguar cuáles son las marcas y los equipos que mejor se adaptan a una política de reciclado. En la actualidad, existen numerosos equipos (servidores, impresoras, ordenadores, etc,) en los que se pueden reciclar hasta el 95% de sus componentes. 

    Hacer más con menos

    Normalmente si somos una micropyme no producimos tanto material como para necesitar además de una impresora, una fotocopiadora, un escáner y un fax independientes. Apostar por equipos multifunción no sólo ahorra espacio, sino también energía y dinero. Los multifunción se ganaron en sus comienzos una justa fama de no rendir de forma óptima al ser comparados con equipos independientes. Sin embargo, las nuevas generaciones de equipos han demostrado que pueden adaptarse perfectamente al trabajo corporativo en pequeñas y medianas empresas.

    Utilizar monitores LCD

    Aunque hoy en día es impensable comprarse un monitor de tubo (CRT) todavía existen muchísimas empresas que, al no haber renovado sus equipos, siguen utilizándolos. Los monitores LCD necesitan para funcionar muchísima menos energía que un monitor de tubo, y a cambio, sus prestaciones y su diseño son mucho mejores. Además, en los últimos meses se ha abaratado tanto la tecnología LCD, que renovar nuestros viejos monitores no tiene porqué suponer un desembolso económico importante.

    Política de impresión

    El proceso de impresión de documentos es uno de los más caros y contaminantes que se producen en una oficina. No solo porque consumimos mucha energía y papel, sino porque genera residuos (tóner, cartuchos) que además de difíciles de reciclar, son caros. Antes de imprimir cualquier documento, hemos de preguntarnos si realmente necesitamos imprimirlo. Por otro lado, muchas de las impresoras que se destinan hoy en día al mercado corporativo, ofrecen la posibilidad de imprimir a doble cara. Utilicemos siempre que sea posible esta opción.

    También te gustará

    clientes-insatisfechos

    ¿Qué lleva a tus clientes a serte ‘infiel’?

    Más complicado que atraer nuevos usuarios es conseguir fidelidad a aquellos que ya han confiado …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.