Miércoles , 7 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • ¿Qué debemos saber antes de emprender?

    Muchos dirán que ésta no es la época más propicia para emprender: crisis económica, paro y congelación del consumo son tres factores que pueden desanimar a buena parte de los que están considerando crear su primera empresa.

    Sin embargo, si decidimos arriesgarnos a emprender en un momento como el actual, las posibilidades de salir adelante son buenas si partimos de una muy buena idea inicial. Y es aquí dónde está el quiz de la cuestión, ¿qué ideas son buenas y cuáles conviene descartar?

    Una gran parte de las empresas no superan su primer año de vida. Buena parte de la responsabilidad del fracaso empresarial (aunque no toda) está íntimamente relacionado con un fallo en el análisis previo, la base de la empresa. Quizás hemos apostado por un producto que no tiene mercado potencial, o no hemos sabido calibrar de forma adecuada las condiciones o barreras de entrada del sector en que nos hemos propuesto triunfar. Por ello, cualquier idea que consideremos que tiene futuro, exige un trabano concienzudo de análisis previo.

    Sin embargo, como nadie puede predecir a ciencia cierta qué va a ocurrir en un futuro, a priori puede resultar complicado determinar si una idea tiene posibilidades reales de cristalizar en una empresa con futuro. En este sentido, el proceso de creación de nuestra idea empresarial, debe tener en cuenta si se cumple alguno de estos factores.

    1. La repetición (con sus correspondientes adaptaciones) de experiencias ajenas que han sido positivas en épocas de expansión de la economía.
    2. La aparición de nuevas ideas de negocio en mercados que, a priori, tienen un alto potencial de crecimiento.
    3. Apostar por negocios “seguros” basados en la experiencia previa del futuro emprendedor.

    Una vez que nuestro pensamiento ha cristalizado en una idea de negocio que en principio parece atractiva, deberemos someterla a una serie de exigentes preguntas a las que hemos de responder con total sinceridad si queremos que nuestra vida como emprendedor dure más de un suspiro. Las principales son las siguientes:

    1. ¿Existe un mercado para nuestro producto?
    2. ¿Cuáles son las barreras de entrada en el sector? ¿Y sus requisitos?
    3. ¿Quién es nuestra competencia? ¿Cómo funcionan las empresas y los productos con los que queremos competir?
    4. ¿Cuáles son las condiciones del mercado para productos complementarios y cómo afectarán al negocio desde el punto de vista financiero?
    5. ¿Qué estrategias de marketing sigue nuestra competencia?
    6. ¿Podemos ofrecer precios competitivos y atractivos para el consumidor?
    7. ¿Cuál es la situación del mercado laboral en este momento? ¿De qué forma nos afecta como empresa?
    8. ¿Qué regulaciones autonómicas, estatales o de la Unión Europea afectan negativamente a nuestro negocio? 
    9. ¿Qué organismos pueden facilitarnos la ayuda financiera que necesitamos para empezar? ¿Conocemos los distintos productos financieros, ayudas estatales y comunitarias, etc.?

    Estos son los factores que, a grandes rasgos, hemos de empezar a considerar antes si quiera de plantearnos crear nuestro plan de negocio. Si después de realizar este estudio previo seguimos convencidos de que tenemos una buena idea entre manos, y que tiene futuro, no lo dudemos más, es hora de emprender.

    También te gustará

    clientes-insatisfechos

    ¿Qué lleva a tus clientes a serte ‘infiel’?

    Más complicado que atraer nuevos usuarios es conseguir fidelidad a aquellos que ya han confiado …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.