Martes , 6 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • D-Link DCS-3415: videovigilancia para la pyme

    D-Link dispone de soluciones de videovigilancia para todas las audiencias. El modelo DCS-3415  dispone de características especialmente atractivas para los responsables IT más exigentes. PoE, autofoco, zoom óptico y digital o entradas y salidas de audio e interfaz DI/DO son algunas de sus virtudes.

    El aspecto de la cámara D-Link DCS 3415 perteneciente a la gama SECURICAM es excepcional y transpira robustez. Es destacable la integración de una lente Sony como responsable de la óptica de esta solución profesional de vigilancia IP.

    En resumen

    Una cámara IP profesional idónea para empresas y organizaciones que deseen incorporar un sistema de vigilancia IP versátil y fácilmente monitorizable que además permita interactuar con otros dispositivos.

    Lo mejor Lo peor

    Autofoco, zoom óptico y digital, ranura para memorias Compact Flash, interfaz DI/DO, micrófono incorporado, entrada y salida de audio. Streams de vídeo múltiples con calidades distintas adaptadas a distintos sistemas de monitorización.

    La resolución máxima es de 640 x 480 píxeles. La tarjeta de memoria no está protegida y es fácilmente extraíble. No integra WiFi. No está motorizada

    En el mercado de la vigilancia IP hay varias categorías de productos. Desde las soluciones domésticas con una óptica limitada y habilidades de gestión remota escasas junto con una construcción poco robusta, hasta las soluciones profesionales ultra-resistentes y con características sumamente exigentes que garanticen la mejor visibilidad de los escenarios que vigilan, así como una gestión remota cómoda y ágil en entornos con decenas de cámaras más.

    El modelo D-Link DCS-3415 pertenece al segmento profesional, con un repertorio de características suficientes como para satisfacer las necesidades de oficinas y negocios que demanden un sistema de vigilancia IP versátil pero sin alcanzar unas cotas de calidad de imagen excepcionales.

    La resolución máxima proporcionada por esta cámara es de “sólo” 640 x 480 puntos, pero por lo demás, pocas carencias se pueden encontrar en ella. No incorpora WiFi, pero lo cierto es que en una instalación de vigilancia que vele por la máxima fiabilidad el cable de red sigue siendo la solución óptima.

     

     

    Además, gracias a la compatibilidad con PoE, sólo se necesita el cable de red para conectar la cámara al sistema de vigilancia, así como para proporcionar alimentación a la misma. Lo ideal es disponer de un sistema SAI integrado junto con el inyector de alimentación para el concentrador de red PoE, de modo que incluso ante corte de suministro se pueda seguir monitorizando la oficina o el negocio.

    La óptica es buena, con un zoom óptico de 18 aumentos y digital de 4, accionables remotamente. El enfoque también está motorizado, de modo que en cualquier momento se puede buscar una mayor ampliación de la zona vigilada con rapidez y una calidad correcta. Existen distintas resoluciones y códecs seleccionables para la transmisión del vídeo y el audio, con una máximo de 640 x 480 píxeles y un mínimo de 176 x 144 píxeles. En todos los casos se consiguen 30 fps, de modo que se asegura una buena fluidez en el vídeo. La iluminación mínima que se puede monitorizar es de 1,6 lux, aunque con el filtro infrarrojo se consiguen 0,38 lux.

    La gestión de la cámara se puede realizar a través de una completa interfaz web, o bien a través del software D-ViewCam, mediante el que se pueden gestionar hasta 32 cámaras simultáneamente. También se puede realizar la monitorización mediante un teléfono móvil y otros dispositivos que admitan reproducción del formato 3GPP, de modo que las posibilidades de seguimiento se amplían considerablemente.

     

     

    Desde luego, la gestión de acceso es completa y se pueden configurar distintas cuentas de usuario, así como permisos. En cualquier caso, se trata de una tarea que debería dejarse en manos del personal IT de modo que las ajustes se ciñan a los protocolos de seguridad definidos por la empresa, pues de otro modo es fácil dejar puertas abiertas a accesos no deseados que invaliden el despliegue de seguridad.

    Conclusiones

    El precio de la cámara es elevado, desde luego, pero está a la altura de lo que se obtiene a cambio. De todos modos, es necesario invertir previamente en una buena infraestructura de red, así como en la propia instalación de las cámaras y su conexión con dispositivos externos a través del puerto DI/DO de modo que se activen alarmas o sistemas de apertura o cierre de puertas y ventanas, de acuerdo con la configuración de la cámara, o como respuesta a la detección de movimiento a partir del análisis del vídeo grabado por ella.

    Se trata de características comunes a este tipo de dispositivos, que desde luego están presentes en el modelo D-Link DCS-3415, con la ventaja añadida de su zoom y enfoques motorizados, así como su audio bidireccional o la interfaz de conexión con dispositivos externos. No está motorizada, de modo que el campo de visión se limita al proporcionado por la óptica, por lo que es preciso definir con cuidado su ubicación de forma que cubra la zona más interesante.

    También te gustará

    comunicaciones_unificadas_estudio

    Participa en nuestro estudio “El futuro de las comunicaciones unificadas”

    Las comunicaciones unificadas se han convertido en toda una revolución para muchas empresas. Simplificar la …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.