Martes , 6 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Qué hacer cuando nos quedamos sin ideas

     

    No sólo los escritores se enfrentan al drama de la “página en blanco”. Todos los emprendedores y en general todos los que en su trabajo la creatividad juega un aspecto fundamental, se enfrentan de vez en cuando a periodos en los que la musa de la inspiración les abandona y se quedan “sin ideas”.

    La falta de ideas, la frustración de no poder avanzar genera estrés, y el estrés actúa como un una fantástica barrera defensiva ante nuevas vías de creatividad. En estos casos, ¿qué podemos hacer para que “las ideas vuelvan a fluir”?

    Aunque la falta de ideas es especialmente angustiosa para profesiones directamente relacionadas con la creatividad como escritores, diseñadores gráficos, publicistas, periodistas, etc. en realidad afecta de una u otra forma a todos los sectores de actividad económica. Dirigir una empresa, conducirla hacia nuevas metas, explorar nuevos mercados, emprender acciones de marketing, etc. requieren en parte una buena dosis de creatividad, un “eureka” cuando damos con la tecla justa en el momento apropiado.

    Por eso, la falta de ideas, el bloqueo mental que se produce cuando tenemos la sensación de que no podemos avanzar, resulta angustioso y provoca que los sentimientos más pesimistas sobre nuestro futuro y el de nuestra empresa se ciernan sobre nosotros. Sin embargo, el bloqueo creativo no es tan grave si lo afrontamos desde una perspectiva adecuada, y tal y como proponen en Lifehack, todo comienza con tomar una profunda inspiración y ser conscientes de que, en realidad las ideas no se han ido, sino que están ahí a la vuelta de la esquina, esperando ansiosas a que las llamemos por su nombre. Pero hasta que este momento tenga lugar, hay un breve camino que podemos recorrer.

    Darnos cuenta de que en realidad no nos hemos quedado sin ideas

    Muchas veces cuando nos quedamos en blanco, cuando nos asalta el bloqueo mental, tenemos la sensación de que no vamos a poder superarlo, que ya nunca seremos tan ingenioso o innovadores como antes. No nos damos cuenta de que nuestro cerebro es una fuente inagotable de nuevas ideas y pensamientos, que es un órgano que está siendo constantemente estimulado con emociones, sentimientos, conocimientos… que no se han ido a ninguna parte, siguen ahí. 

    Reducir nuestro nivel de estrés

    En muchas ocasiones, el estrés y la ansiedad son los grandes responsables de nuestra falta de creatividad. Y precisamente suele coincidir el hecho de que cuando estamos más estresados, tenemos menos ideas, somos menos creativos y al revés: el no tener ideas nuevas aumenta nuestra ansiedad y nuestro estrés. Por eso llegados a este punto llega el momento de relajarnos y tomárnoslo todo con más calma. En MuyPymes publicamos la semana pasada un reportaje especial con técnicas para reducir el estrés que podéis consultar si os interesa el tema.

     

     

    Olvidarnos del problema 

    Normalmente si en un día no se nos ocurre cómo podemos solucionar un problema, en dos días tampoco hallaremos la solución, ni en tres tampoco. Es decir, resolver un problema de creatividad o de falta de ideas no sigue la misma mecánica que un problema matemático o financiero: no es una cuestión de tiempo, ni de insistencia o ahínco. En estos casos, olvidarnos del problema que nos atormenta durante unos días, suele dar buenos frutos.

    De repente, en el momento menos pensado, la solución llegará sola, y se presentará clara y diáfana en nuestra mente. Con esto no queremos decir que hemos de dejar de lado el problema indefinidamente, sino que concentrarse sobre el mismo indefinidamente tampoco nos ayudará.

    Alimentar nuestro cerebro

    Una de las mejores recetas que podemos recomendar cuando nos quedamos sin ideas es dar a nuestro cerebro justo lo que necesita: estímulos creativos. En este sentido, si dedicamos más tiempo a leer buenos libros, escuchar buena música o pasear en la naturaleza, es muy probable que las ideas vuelvan más rápido a nuestra cabeza que si decidimos no hacer nada y angustiarnos. 

    ¿Qué se está haciendo en nuestro sector?¿Qué hace nuestra competencia?

    A veces, nos centramos tanto en nuestro propio trabajo que no dedicamos tiempo a descubrir, analizar y valorar cuáles son las últimas tendencias en nuestro propio sector o cuales son las estrategias que están siguiendo nuestros competidores. ¿Quién está innovando? ¿Cómo lo hace? ¿Por qué lo hace? Quizás no sea un trabajo tan divertido como hacer las cosas por nosotros mismos pero es igualmente necesario, sobre todo cuando en esta ocasión somos nosotros los que no tenemos muy claro cuál ha de ser nuestro próximo movimiento.

     

     

    ¿Qué se está haciendo en otros sectores?

    En ocasiones, algunos sectores tienen una capacidad única para aislarse del mundo que les rodea. Por eso, nunca está mal aplicar todo lo que hemos dicho en el punto anterior desde una perspectiva global. Quizás es ahí donde encontraremos fuentes de inspiración que nos puedan servir de guía para volver a la senda de la creatividad.

    En este sentido, recordar que muy pocas ideas son enteramente originales. La mayoría de las ideas que consideramos innovadoras suelen ser copias y adaptaciones, actualizaciones de conceptos que ya existían.

    No dejes que la creatividad te pille desprevenido

    Las ideas vienen y van. ¿Cuántas veces, en las situaciones más insospechadas nos han alcanzado? Y hemos pensado “Qué gran idea tengo que recordarla cuando llegue a la oficina”. Pero tan rapido como llegan, las ideas se van, y si no hemos tomado nota, ni siquiera seremos conscientes de que las hemos tenido. Por eso, es tan recomendable tener siempre a mano una agenda, un cuaderno o un teléfono en que podamos tomar nota de todo lo que se nos ocurra.

     

    También te gustará

    clientes-insatisfechos

    ¿Qué lleva a tus clientes a serte ‘infiel’?

    Más complicado que atraer nuevos usuarios es conseguir fidelidad a aquellos que ya han confiado …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.