Sábado , 10 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Seis pasos esenciales para crear una Startup

     

     

    El auge de las nuevas tecnologías ha provocado que prácticamente cualquier persona que se lo proponga pueda fundar su pequeña empresa y, en este sentido, casi todos los días las noticia de una  startup de éxito se hace con un hueco relevante en los principales medios de comunicación.

    Y aunque esto es así, y emprender en el siglo XXI parece mucho más sencillo que hacerlo en el siglo XX, hay algunos pasos que obligatoriamente hemos de dar antes de plantearnos “lanzarnos de cabeza” a un proyecto empresarial.

     

     1. Investigación de mercado

    El primero de los pasos es averiguar cuál es nuestro mercado potencial, o en otras palabras, a quiénes podemos vender nuestros productos o servicios. ¿Quién necesita lo que ofrecemos? Además, hemos de analizar la situación en la que se encuentra el sector en el que queremos entrar.

    ¿Se trata de un mercado saturado? ¿Es un nicho de mercado? ¿Podemos definir un perfil de nuestro cliente ideal?  Este primer paso no es baladí y es que no son pocos los emprendedores que se han lanzado “de cabeza” a una idea y han comprobado frustrados más tarde como no había “más espacio en el mercado”.

     

     

    2. Finaciación

    Antes de crear nuestra empresa hemos de determinar con honestidad, los recursos financieros que necesitaremos para poner en marcha nuestro proyecto y los que, de hecho, tenemos. En este punto es importante describir un plan sobre cómo acceder a la financiación.

    ¿A qué recursos o ayudas podemos acceder? ¿Debemos solicitar un crédito ICO? ¿Qué ayudas a emprendedores se están ofreciendo en nuestra comunidad autónoma? ¿Existen entidades bancarias que premian el espíritu emprendedor? ¿Podemos presentarnos a algún concurso? Una vez perfilemos nuestro “mapa de financiación” podremos decidir si podemos (o no) seguir adelante.

    3. Contratar los servicios de una gestoría /asesoría legal

    A menos que realmente tengamos una buena base sobre gestión de una empresa, necesitaremos contratar los servicios de una gestoría para que nos ayude, sobre todo en los momentos iniciales, a dar un impulso a la actividad de nuestra pyme.

    El papel del gestor/asesor va mucho más allá de ayudarnos con la declaración de impuestos, puede echarnos una mano con los contratos de nuestro personal, la financiación de nuestro proyecto e incluso determinar cuál es la estructura empresarial que mejor se adapta a nuestras necesidades.


    4. Decidir el tipo de sociedad que vamos a constituir

    La mayoría de las pymes suelen presentarse bajo la figura de Sociedad Limitada (SL) pero puede que en un primer momento  nos interese otro tipo de figuras legales como la Sociedad Limitada Laboral, Sociedad Unipersonal, de Responsabilidad Limitada, etc.

    Cada tipo de sociedad tiene sus pros y sus contras por lo que ésta no es una de esas decisiones que podemos tomar a la ligera. Además tenemos que tener en cuenta que el tipo de sociedad que adoptemos en un primer momento, va influir en el desarrollo de nuestro negocio a medio plazo.

    5. El nombre de nuestra empresa

    Muchos pensarán que ésta es una cuestión menor, sin embargo hay que tener en cuenta que el nombre de nuestra empresa determina la forma en la que a partir de ahora nos van a conocer en todo el mundo. El nombre dice mucho, transmite valores y una idea de negocio, constiuyéndose como uno de los pilares fundamentales en los que se apoya cualquier plan de marketing.

    Por estos motivos, hemos de determinar un nombre que, describiendo la actividad de nuestra compañía en pocas palabras, tenga gancho,¡ y sea fácil de recordar y pronunciar. Además hay que tener en cuenta que tarde o temprano tendremos que dar el salto a la web por lo que una buena idea es evitar caracteres especiales como acentos. símbolos, etc.

    6. Obtener todos los permisos necesarios

    Dependiendo del tipo de proyecto que vayamos a construir, necesitaremos lidiar con todo el papeleo legal y burocrático necesario para obtener todas las licencias y permisos necesarios para desarrollar nuestra actividad dentro del marco legal. En este sentido, antes de empezar a trabajar no está de más averiguar todos y cada uno de los requisitos que regulan nuestra actividad económica, más que nada, para evitar sorpresas a posteriori.

    También te gustará

    clientes-insatisfechos

    ¿Qué lleva a tus clientes a serte ‘infiel’?

    Más complicado que atraer nuevos usuarios es conseguir fidelidad a aquellos que ya han confiado …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.