Sábado , 3 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Nuevos consejos para nuevos emprendedores

    Emprender, montar un negocio es para algunos una alternativa válida para dejar de engrosar las listas de INEM. La aventura, que puede ser apasionante, no es fácil, y hay que estar preparado tanto para lo mejor, como por supuesto para el peor de los escenarios.

    En este sentido, la revista “Entrepreneur” acaba de publicar un reportaje que incluye algunos consejos que deben tener en cuenta aquellos que se deciden a emprender por primera vez. En MuyPymes rescatamos los más interesantes.

    1. Focalizar

    Muchos jóvenes emprendedores sienten la necesidad de saltar sobre cualquier supuesta “oportunidad” que se cruza en su camino. Parecen sentirse rodeados de grandes oportunidades de negocio, de ideas que más vale no dejar pasar. Sin embargo, hay que tener cuidado, porque muchas de estas oportunidades pueden resultar finalmente “lobos vestidos con piel de cordero”.

    Es mucho más importante tener claro cuál es nuestro negocio, cuál es la idea que está detrás, y no perder nunca el rumbo, teniendo claras cuáles son las etapas que hemos de quemar hasta llegar a la meta.

    2. Aprovecha tu conocimiento previo

    Siguiendo con la reflexión del punto anterior, es importante que si decidimos apostar por nuestro negocio lo hagamos por algo en lo que realmente creemos, y que además nos apasiona. Puede que como afirmábamos unas líneas más arriba, nos encontremos ante la posibilidad de embarcarnos en una aventura empresarial que nos “promete” grandes márgenes de beneficio y un ROI casi inmediato.

    Es verdad que no hemos de desconfiar sistemáticamente de todos estos “chollazos” y es posible que realmente exista un pequeño “tesoro” que acabe cayendo en nuestras manos sin saber muy bien cómo. Sin embargo, las posibilidades que nos encontremos envueltos en este tipo de situación son bastante remotas. Por es es importante apostar por aquéllo que conocemos, que amamos, porque cuando lleguen los tiempos difíciles, sabremos reaccionar mejor.

     

     

    3. Habla de tu negocio

    Mantener unas buenas relaciones públicas es de vital importancia en un negocio que empieza. Aprovecha por lo tanto cualquier oportunidad que surja para darte a conocer. Participa activamente en seminarios, conferencias, congresos. Mantén contactos con tu Cámara de Comercio, con las Asociaciones Empresariales de tu sector… etc.

    Aprende a colocar tu mensaje, a transmitir tus objetivos, tus valores, tu visión y misión como empresario. Muchas veces no obtendrás ningún resultado tangible, pero muchas otras, casi sin ser consciente de ello, estarás transmitiendo tu mensaje a la persona adecuada: un futuro cliente, un socio, un posible inversor… etc.

    4. Busca y solicita ayuda

    Por muchos masters en dirección de empresas que poseas, crear tu negocio es casi tan difícil (o tan fácil) como aprender a nadar. No puedes hacerlo sólo, y cuanto antes tomes conciencia de esta realidad mejor será. Aprovecha las primeras etapas para obtener asesoramiento profesional en todas las áreas en las que crees que tu conocimiento personal no es suficiente.

    Existen decenas de profesionales y empresas cuya única función es la de orientar a los jóvenes empresarios que dan sus primeros pasos. Además, puedes en un primer momento hacer uso de los servicios públicos de apoyo al emprendedor como por ejemplo los viveros de empresas, o la oficina de apoyo al empresario de tu comunidad autónoma. No desperdicies una oportunidad formativa y aprovecha los cursos (muchas veces gratuitos) que se imparten en Cámaras de Comercio y demás organismos.


    5. Ahorra

    Ahorrar en todo lo que no sea imprescindible para tu negocio. Por ejemplo…¿estás realmente seguro que necesitas una oficina para trabajar? Quizás puedas hacerlo desde casa, manteniendo una red de colaboradores on-line.

    Aprovéchate al máximo de las posibilidades que ofrecen hoy en día las Nuevas Tecnologías, y limita al mínimo los gastos fijos que has de afrontar cada mes. Apuesta por lo virtual, limita viajes y desplazamientos innecesarios…. conviértete en definitiva en un emprendedor 2.0

    6. Aprende de tus errores y de las circunstancias que te rodean

    Es evidente que nadie debería lanzarse al mundo empresarial sin tener antes un plan de negocio bien redactado, un plan de marketing e incluso un plan de contingencias por si las cosas no salen tal y como deberían. Sin embargo, aunque todos estos documentos son imprescindibles y sirven como guía dentro de la carrera empresarial, por sí mismos no nos garantizan nada. El mundo es imprevisible y lo que hoy era blanco mañana puede ser negro.

    Con esto queremos decir que no esperes a tener un plan perfecto antes de “lanzarte al ruedo”. Los planes perfectos no existen. Tendrás que asumir que te vas a equivocar, y no sólo una vez sino muchas veces. Probablemente en los primeros meses el número de errores sea superior incluso al de aciertos. Sin embargo no puedes permitir que esto te afecte, más bien, has de aprender de tus errores, mejorar gracias a ellos, llegar más alto porque antes te has equivocado.

     

     

    7. Nadie va a invertir en tu negocio

    Y menos ahora, en plena crisis económica. Es verdad que existen muchas formas de encontrar financiación, y deberías sondearlas todas. No esperes encontrar un “alma caritativa” dispuesta a invertir en tu idea. Por eso, si tienes una gran idea, que requiere de muchos fondos, es mejor que empieces a trabajar en una idea algo más pequeña, para después ir creciendo.

    8. Cuida tu salud

    Parece una idea de perogrullo, pero no lo es. Estar sano, hacer ejercicio y tener una dieta saludable es una de las bases que te permitirán ser más productivo, pensar con más claridad y tener una idea global de tu negocio que no podrías tener si te pasas el día lidiando con pequeño achaques y problemas de salud.

    9. Admite tu posible fracaso

    Por muchos esfuerzo, ilusión y ganas que le pongas, no todas las aventuras empresariales están llamadas a triunfar. Por eso es importante reconocer el momento en el que tienes que “abandonar” el barco antes de que sea peor. Hay un refrán que dice que el capitán de hunde con su propia embarcación.

    Por favor, no lo apliques al mundo empresarial. Esto no implica que debas abandonar tu proyecto a su suerte en cuanto percibas las primeras grandes dificultades, es más debes luchar con todas tus fuerzas… pero si llegas a la conclusión de que nada de lo que hagas va a salvar tu empresa, no sigas insistiendo… las consecuencias serán mucho peores si te quedas.

     

    También te gustará

    clientes-insatisfechos

    ¿Qué lleva a tus clientes a serte ‘infiel’?

    Más complicado que atraer nuevos usuarios es conseguir fidelidad a aquellos que ya han confiado …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.