Sábado , 3 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Vexia 430 Econav: el GPS más ecológico

    El Vexia Econav es un GPS muy especial por el plus de valor que aporta: todo un sistema de ayuda a la conducción que nos permite ahorrar gasolina recomendándonos la marcha más idónea y la presión que debemos ejercer en el acelerador y el freno en cada momento.

    Para ello cuenta con una base de datos parametrizada de más de 7.000 modelos. Está desarrollado en España y en su lado más convencional, como GPS, cuenta con una buena cartografía de TeleAtlas.

    Aunque ya lleva tiempo en el mercado (cerca de un año), recientemente Crambo -empresa española que se mueve en el ámbito del I+D tecnológico- nos prestó una muestra de su reconocido Vexia Econav 430, la versión alta de su GPS. La verdad es que teníamos ganas de meterle el diente a este GPS que ha revolucionado por sus prestaciones ecológicas la forma de conducir de miles de españoles. Y tenemos que decir, antes de entrar en faena, que no nos ha defraudado lo más mínimo, sobre todo teniendo en cuenta que su coste -a partir de 156 euros- es muy similar a los modelos de gama baja de TomTom.

    Esta aportación tecnológica le ha significado a la madrileña Crambo un gran reconocimiento internacional. De hecho, el pasado 24 de septiembre recogió el premio Frost & Sullivan 2009 European Telematics Product Innovation Green Excellence Award que otorga la prestigiosa consultora orientada al crecimiento empresarial. La verdad es que Crambo no es nueva en este negocio. De hecho, hasta 2007 distribuía y soportaba los prestigiosos GPS Navman hasta que esta firma fue adquirida por Mio.

     

    Aspecto exterior de Vexia Econav utilizado en nuestras pruebas.

    Crambo dispone de dos versiones de su dispositvo que a su vez se pueden adquirir con dos sets de mapas distintos. La más económica -y pequeña- es la dotada de pantalla de 3,5 pulgadas que se comercializa con mapas de España, Andorra y Portugal por 156 euros. Esta misma versión con pantalla de 4,3 pulgadas sube hasta los 199 euros. Eso sí, el software y los mapas son idénticos. También se comercializa con mapas europeos, excepto Rusia, ascendiendo su precio hasta los 250 euros.

    Un copiloto ecológico para todos los usuarios

    A los de Crambio les gusta llamar su Vexia Econav el primer copiloto GPS ecológico del mundo. La verdad es que su publicidad es de lo más agresiva. Se basa en argumentos tales como el ahorro de hasta 500 euros y un 30 % del consumo habitual, mayor duración del motor, aumento de la seguridad,  reducción de emisiones CO2 hasta en un 30%… Vamos, la panacea universal para el problema de la escasez energética.

    Por supuesto, no es para tanto. No esperemos milagros porque no los hay. Lo que sí aporta este dispositivo es una buena herramienta electrónica para educarnos a una conducción más cívica y tranquila. Nosotros en nuestras pruebas -siendo muy conscientes de ir suaves y cumpliendo a rajatabla las indicaciones- hemos reducido un litro a los cien, que no está mal. 


     

    El Vexia Econav se suministra en una atractiva caja que incluye todo lo necesario para comenzar a operar en cuestión de minutos. En el interior de la misma se encuentra el GPS, el soporte ventosa para el automóvil, el cargador de coche y el cable USB mini USB de alimentación. No se incluye cargador eléctrico. También encontramos un buen manual explicativo de todas las funciones.

     

     

    El Vexia econav se suministra en un estuche de lujo. Todos los componentes son robustos, hechos para su manipulación diaria.

    El GPS en sí es robusto y está bien acabado con protecciones de caucho., No es excesivamente fino ni ligero frente a otras alternativas que hemos evaluado, pero a cambio transmite solidez. Se instala de forma fácil en el parabrisas del coche con el adaptador incluido. No obstante, para los más sibaritas, en la web de Crambo podemos adquirir soportes adicionales o cargadores.

    Los Vexia Econav tienen tres modos de funcionamiento: Econav, Ecomap y navegación GPS. Al encender el dispositivo, y tras los pertinentes avisos de seguridad, debemos elegir entre el modo GPS convencional o el modo Econav. Sobre el primero no nos vamos a extender mucho. Sólo decir que funciona perfectamente, que la cartografía de TeleAtlas -por lo menos en Madrid- está a la última y que ofrece todo lo que se puede pedir a un GPS: mapas claros, modo nocturno, información de carril, nombre de calles, aviso de radares, interacción simple gracias a su pantalla táctil, favoritos, puntos de interés….

    La entrada de datos es muy simple gracias a su teclado virtual. Hay que elegir país, ciudad y calle.

     

    En un uso intensivo de una semana sólo se nos “tostó” una vez. Eso sí, en frío necesita un buen par de minutos en encontrar la señal de GPS, pero esto es muy común en este tipo de dispositivos.

    Econav: la revolución ecológica

    Donde se encuentra el plus de valor de este dispositivo es en su opción Econav. Lo primero que hay que hacer al instalarlo es parametrizarlo con nuestro modelo de automóvil.  El dispositivo cuenta con más de 7.000 coches preconfigurados -la base de datos se actualiza de forma continua por lo que es bueno conectarse asiduamente a la web de este fabricante-.

    Además, si no encontramos nuestro modelo podemos crear de forma manual nuevos perfiles introduciendo datos como el tipo de carrocería, número de marchas, tipo de cambio, combustible y el tipo de coche.  Por supuesto, el sistema nos permite almacenar los parámetros de dos o más modelos para con un simple clic cambiar de uno a otro.

     

     

    Pantalla de configuración inicial de Econav. Podemos seleccionar preferencias de ocupación y por supuesto nuestro modelo de coche.

     

    Teniendo en cuenta estos datos, el Vexia Econav nos ofrece recomendaciones como la marcha más eficiente, la distancia de seguridad o si vamos demasiado rápido respecto a la velocidad de la vía. También podemos indicar datos adicionales como la ocupación del coche (pesada o ligera) para adaptar los consejos a cada situación.

    Nosotros lo probamos con dos modelos diferentes -un Volvo S-80 de gasolina y un XC 90 Diesel automático- y los resultados fueron diferentes. En el primer caso, que sí estaba en la base de datos, el software funcionaba razonablemente bien y los consejos encajaban con la situación real de la conducción (en algunos casos llegaban tarde por el retraso que tiene el GPS en interpetrar la información). En el caso del coche automático, al no controlar las marchas, los consejos se reducen a frenada y aceleración. Aun así, en esta modalidad la información que aporta el Vexia Econav es interesante: velocidad que llevamos, velocidad de la vía (te avisa si te pasas), información de rádar, marcha recomendada, freno o aceleración, distancia de frenada…

     

     

    Pantalla principal del modo Econav: nos avisa de velocidad de la vía, freno o aceleración, distancia de frenada…

     

    Desde luego, los resultados obtenidos no se acercan ni de lejos a los que cuenta la publicidad pero sí notamos una conducción más suave, una mayor preocupación por llevar la marcha correcta y un ahorro cercano al 10%.

    Existe un modo intermedio, muy recomendable cuando uno ya maneja el dispositivo, que es el llamado Ecomap. En este caso nos aparace una mapa del terreno por el que circulamos -pero sin ruta definida- y en un lateral se nos informa de la marcha, velocidad de la vía… También nos avisa de forma acústica de los radares.

    En este terreno, decir que Crambo aporta la garantía de actualización gratuita constante del firmware con nuevos modelos de coches así como los puntos negros y radares. El tema de la actualización de los mapas sí tiene coste ya que dependen de la cartografía de TeleAtlas.


     

    Conclusión: una alternativa a TomTom

    El Vexia Econav no es la panacea para el ahorro de gasolina. De hecho, lo que nos sugiere lo sabemos la mayoría de los conductores (no pisar a fondo ni apurar la frenada; llevar la marcha correcta…) pero sí aporta una visión e información diferente a los GPS convencionales. Y nos permite utilizar el dispositivo en todo momento, como ordenador de conducción, algo que no hacemos con los GPS tradicionales. Y es que la mayoría de las rutas (de casa al trabajo, colegios…) las sabemos de memoria. En este caso, en su función Econav nos permite tener información de velocidad media, radares, marcha aconsejable, frenada… En definitva, conocer mejor nuestro vehículo.

    Eso sí, echamos en falta versiones de gama alta con Bluethooth, manos libres, conexión a Internet… que disponen sus competidores. De hecho, a la hora de elegir un buen GPS, aconsejamos echar un vistazo a este especial que elaboramos hace unos meses donde se analizan las distintas alternativas existentes.

    De hecho, imaginamos que tarde o temprano Crambo lanzará una versión de su software para dispositivos móviles tipo iPhone que incluyan chip GPS. Sería el camino para popularizar su software a nivel global, uno de sus retos. Por ahora cuentan con una base de 18.000 clientes en España y están muy ilusionados con la expansión internacional en mercados como el inglés. Suerte, porque el producto lo merece.

    También te gustará

    comunicaciones_unificadas_estudio

    Participa en nuestro estudio “El futuro de las comunicaciones unificadas”

    Las comunicaciones unificadas se han convertido en toda una revolución para muchas empresas. Simplificar la …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.