Miércoles , 7 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Los 7 pecados capitales del management

    Todos cometemos errores. Algunos pueden ser nimios y los cometemos casi a diario, otros pueden tener cierta consideración, y finalmente un tercer grupo pueden llevarnos al desastre si los repetimos con cierta frecuencia, sin darnos cuenta.

    En el mundo corporativo, especialmente en el terreno de las pymes, los errores se pagan caro. Para ayudaros a no cometerlos (y no lamentarlos a posteriori) os ofrecemos un “ranking” de los 7 errores que no podemos permitirnos el lujo de cometer.

    1. Asumir que nuestro equipo conoce los objetivos de la empresa

    Es probable que nuestra empresa haya definido un gran plan estratégico, con unos objetivos concretos que aspiramos a cumplir a fin de año. En teoría todas las piezas encajan a la perfección y tenemos sobre la mesa un documento impecable.

    Sin embargo…¿nos hemos planteado quién va a ejecutar ese plan tan ambicioso? ¿Cuánto conocen nuestros empleados de lo que queremos de ellos? ¿Conoce nuestro equipo cuáles son nuestros objetivos y la mejor forma de llegar a ellos?

    Incluso en las empresas más pequeñas las barreras de comunicación pueden llegar a ser insavables si no se hace un esfuerzo por parte de la”dirección de la empresa” que en demasiadas ocasiones da por supuesto que “todo se conoce”, “todo se sabe” por el simple hecho de venir todos los días a trabajar.

     

     

    2. Asumir que nuestro equipo tiene la formación necesaria

    En un mundo cada vez más globalizado, la formación de nuestros trabajadores es un activo fundamental para resultar competitivos. Los empresarios deben convencerse que la formación no es un gasto más, sino una inversión que desarrolla el talento de nuestro equipo y que a medio plazo puede marcar la diferencia.

    Y no sólo se trata de invertir en nuevas habilidades, sino en crear un ciclo de reciclaje y de formación continua periódica, de forma que nuestro equipo siempre “esté a la última” en el desempeño de sus funciones.

    3. Poco interés en el proceso de selección y contratación

    ¿Es fácil contratar un buen empleado? Según afirman expertos en recursos humanos, en el mejor de los casos sólo uno de cada cuatro nuevos empleados ofrecerá el rendimiento deseado.

    Aunque nosotros no necesariamente compartimos esta opinión, sí pensamos que el proceso de selección de trabajadores no es algo que podamos dejar a la ligera, y que son muchas las empresas que optan únicamente por una breve entrevista en la que no se tienen en cuenta aspectos importantes como la evaluación de competencias, la adecuación al puesto o la obtención de referencias externas.

    4. No implantar herramientas de medición y evaluación

    Muchos pequeños empresarios “repiten automáticamente” las mismas tareas y procesos porque así lo han hecho “toda la vida”. Al no implantar herramientas de medición y análisis dejan pasar información relevante. Información que puede incluir desde la rentabilidad de ciertas operaciones, la productividad de determinados procesos (que pueden haber quedado obsoletos) o incluso el potencial para poder descubrir nuevas oportunidades y nichos de mercado.

    El análisis y la medición en definitiva, representan una fotografía de la situación real de un negocio en un contexto determinado. Una fotografía a partir de la cual podemos tomar decisiones más o menos trascendentes. Actualmente, herramientas informáticas como un ERP son de gran utilidad para ofrecernos esa fotografía, ese estado concreto en el que se encuentra nuestra empresa y que marca una tendencia hacia un lugar determinado.


    5. No apostar por el feedback

    Nuestros clientes, nuestros empleados, nuestros colaboradores… todos proporcionan un feedback que debe ser recogido, medido y evaluado. Sólo así podremos mejorar la gestión de nuestro negocio, la relación que mantenemos con clientes y proveedores, el índice de satisfacción y de motivación de nuestro equipo. No podemos encerrarnos en nuestro “depacho de cristal”, ajenos a lo que sucede a nuestro alrededor.

    La falta de feedback puede llevarnos a pensar que, en términos generales, todos nuestros clientes están contentos con el servicio que les estamos prestando, y que si estamos perdiendo algunos de ellos no es por nuestra culpa, sino quizás por la crisis económica. ¿En qué espejo nos estamos reflejando?

     

     

    6. No entender la importancia del marketing

    El marketing, entendido como la suma de  relaciones públicas, investigación y publicidad, es una herramienta clave para identificar nuevos mercados, comunicarse con su mercado potencial y con sus clientes y difundir y consolidar nuestra imagen de marca y nuestro mensaje. La falta de desarrollo activo de tales estrategias perjudica nuestra capacidad para competir.

    7. Tratar a nuestros empleados como un recurso más

    Cualquier empresa que sufra el alto coste de la rotación de empleados, entiende lo que significa pagar este peaje: costes de reemplazo, pérdida de productividad y moral baja. Normalmente esto se debe a que si tratamos a nuestros empleados como un “material de oficina” estos nos responderán de la misma forma: marchándose de nuestra empresa a la menor oportunidad

    En estepunto y relacionado con el feedback debemos preguntarnos lo siguiente: ¿Cuál es la motivación de nuestros empleados? ¿Qué les hace trabajar para nosotros (aparte del salario)? ¿Cuál es el clima laboral de nuestra empresa?

    También te gustará

    clientes-insatisfechos

    ¿Qué lleva a tus clientes a serte ‘infiel’?

    Más complicado que atraer nuevos usuarios es conseguir fidelidad a aquellos que ya han confiado …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.