Viernes , 9 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Teletrabajo: 8 errores que debemos evitar

    Ordenadores ultraportátiles, smartphones, netbooks, redes 3G… en los últimos meses hemos asistido a una explosión de soluciones de movilidad que permiten a pymes y autónomos estar siempre conectados con su oficina.

    Estamos asistiendo a una nueva forma de trabajar, nuevos usos y costumbres que no obstante, también requieren de reglas específicas y buenas prácticas para que la seguridad y la eficiencia de nuestra empresa no se resienta. En este artículo te mostramos diez errores que debemos evitar si trabajamos en movilidad.

    No realizar copias de seguridad de tus datos

    Nunca nos cansaremos de repetir lo importante que es que dispongamos de una buena política de copias de seguridad en nuestra empresa, independientemente del tamaño de la misma. Ya seamos un autónomo o una pyme mediana, los datos son nuestro máximo activo y no podemos permitirnos el lujo de perder información vital porque nos hemos dejadao el teléfono en un taxi o porque de repente nos han robado el portátil.

    Recortar gastos en conectitividad

    Las nuevas tecnologías no sólo nos ayudan a recortar costes sino que además nos permiten trabajar de una forma mucho más eficiente y productiva.

    En este sentido, no es una buena idea en ahorrar en conceptos como banda ancha, aplicaciones de colaboración on-line y en general todas las herramientas (tanto on-line como off-line( que nos pueden ayudar a mejorar en nuestro trabajo.

     

     

    Perder el sentido de las perspectiva

    En ocasiones muchos teletrabajadores no se adaptan bien al cambio que supone el trabajar en una oficina siguiendo unos horarios y una rutina determinada por trabajar en la comodidad de su hogar.

    Se pierden ciertos hábitos de trabajo y es fácil caer en peligros como la procrastinación. En todo momento hay que recordar que estamos trabajando en una oficina, aunque ésta sea virtual.

    Dejar de socializar

    Otro de los peligros que subyace en el teletrabajo es que corremos el riesgo de aislarnos cada vez más. Al perder el contacto diario con nuestros compañeros, jefes, clientes, etc. dejamos de fomentar ciertas relaciones sociales que favorecen nuestro desempeño laboral.

    En este sentido no está demás reservar espacio en nuestra agenda para asistir a eventos, conferencias, seminarios y en general recuperar cierto “contacto humano”.


    Trabajar sin un plan TIC preestablecido

    En un entorno de trabajo “virtual” muchos parecen disponer de una idea bastante aproximada de la tecnología que consideran apropiada para realizar su trabajo con eficacia. Algunos adoran trabajar con Mac, otros prefieren un PC; los hay que aman su BlackBerry y los hay que nos pueden vivir sin su iPhone.

    Sin embargo esta forma de relacionarse con las nuevas tecnologías puede resultar un tanto problemática cuando nos enfrentamos a un entorno laboral sin un plan previo. Debemos elegir la solución que se integre de la forma más natural con nuestras necesidades (para lo cual deberemos conocer cuáles son) evaluando previamente la relación coste-beneficio.

     

     

    Control excesivo de tus trabajadores ¨virtuales¨

    Una de las razones por las que una empresa apuesta por la movilidad es precisamente por la flexibilidad de la que pueden disfrutar sus empleados a la hora de trabajar. 

    En este sentido, no podemos esperar poder controlar el trabajo que realizan nuestro colaboradores de la misma forma como la hacíamos cuando estábamos en la oficina.

    No sólo nos resultará totalmente imposible sino que debemos de tener en cuenta de que este tipo de relación laboral se basa sobre todo en la confianza de que a lo largo del día el trabajo estará terminado.

    Falta de control de nuestros trabajadores ¨virtuales¨

    Tan negativo es un control excesivo (como apuntábamos en el punto anterior) como una falta de control total. Debemos ser capaces de fijar los objetivos de productividad con claridad, estableciendo fechas de entrega, reuniones puntuales, etc. Hay que ser flexibles, pero al final de la cuerda siempre debe de haber alguien tirando de ella.

    Olvidar las fronteras

    Todos sabemos cuáles son los límites de nuestra oficina. Incluso si trabajamos en una oficina realmente moderna y ¨cool¨que dispone de espacios para el ocio y que nos hacen la vida más confortable, no dejamos de olvidarnos que ése es el espacio en el que trabajamos.

    En caso de trabajar en nuestra hogar la diferencia puede a llegar a ser mucho más sutil, ya que también es el espacio que compartimos con nuestra familia, donde recibimos a nuestros amigos y donde se encuentra buena parte de nuestro ocio. Incluso así debemos aprender a distinguir la frontera entre nuestra vida doméstica y nuestra vida laboral.

     

     

    También te gustará

    clientes-insatisfechos

    ¿Qué lleva a tus clientes a serte ‘infiel’?

    Más complicado que atraer nuevos usuarios es conseguir fidelidad a aquellos que ya han confiado …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.