Lunes , 5 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • ¿Cometes alguno de estos 10 errores en tu blog?

    Si en otras ocasiones nos hemos ocupado de analizar qué prácticas son las mejores para comenzar y gestionar un blog corporativo, ésta vez queremos dar un repaso a los principales errores que suelen cometer los blogs empresariales que dan sus primeros pasos.

    En este sentido algunos de los más frecuentes son la falta de actualización de los blogs (o el exceso de la misma), no acertar a la hora de titular los posts, o no presentar la información para que sea lo suficientemente atractiva para el lector.

    1. No escribir lo suficiente

    Si decidimos tener nuestro propio blog corporativo no podemos permitirnos el lujo de no tenerlo actualizado. Los bloggers “aficionados” suelen tardar semanas en actualizar su bitácora personal. En su caso no pasa nada porque no viven del tráfico que generan sus páginas.

    En nuestro caso es diferente. Un blog corporativo sólo tiene sentido si genera tráfico y por lo tanto llega a cada vez más personas. Y si queremos generar tráfico, no nos queda otra opción que actualizar nuestra web con cierta frecuencia.

    2. Escribimos demasiado

    Un error de entusiastas principiantes es escribir demasiadas entradas en nuestro blog corporativo. Normalmente, en el caso de una pyme, escribir un post al día es más que suficiente como para “cubrir el expediente”. Si escribimos más corremos dos riesgos.

    El primero, y más evidente es que nuestros artículos menos recientes “morirán” antes de ser descubiertos por buena parte de nuestros lectores. El segundo (menos evidente) es que la cantidad en muchas ocasiones puede ir en perjuicio directo de la calidad. En este punto basta recordar la máxima: menos es más.

     

    3. Nuestro post es demasiado largo.

    Un post no es un artículo en prensa, ni el reportaje de un dominical. Tiene sus propias reglas, y es normal que al principio nos cueste un poco descubrirlas.

     

    Una de las fundamentales es que nuestros posts no deben ser demasiado largos si lo que queremos es retener la atención de nuestra audiencia. Muchos aseguran que lo ideal es no exceder las 500 palabras, y aunque se puede ser algo flexible en este punto, en teoría nunca se deben sobrepasar las 1.000 palabras.

    4. No resultamos relevantes

    Si descubrimos que con el paso del tiempo no aumentamos nuestras visitas, apenas tenemos comentarios, y no somos mencionados en ninguna de las redes sociales más populares es que algo estamos haciendo mal.

    Quizás no estemos tratando eligiendo bien los contenidos, quizás estemos siendo demasiado densos… en cualquier caso después de un tiempo prudencial (6-12 meses) deberíamos evaluar a fondo la situación de nuestro blog y determinar si estamos en el buen camino.

    5. No participar en la conversación

    Como hemos dicho en otras ocasiones, un blog es entre otras muchas cosas, un espacio para el diálogo con nuestros lectores.

    Es un espacio en el que se lee, se comenta y… en teoría se responder a esos comentarios. No nos cansaremos de decir que el lector debe percibir que hay alguien al otro lado de la pantalla, escuchando y respondiendo sus dudas, quejas, ideas… etc.


    6. Nuestro contenido no es accesible

    No es fácil leer en la web. En parte porque resulta cansado para la vista, en parte porque no es sencillo interactuar con el texto que nos presentan.

    Nuestra tarea como bloggers es por lo tanto la de facilitar la vida al lector, y no ponerle más trabas de las que son necesarias.

    Apostaremos pues por un tipo de letra muy legible, un espaciado generoso, el uso de numeraciones, listas, ladillos, intertítulos… etc. todo lo que sea necesario para que nuestro texto no sea un “mazacote”.

     

     

     

    7. No acertamos con nuestros titulares

    Brian Blank, el editor de Copyblogger (probablemente la mejor publicación on-line que versa sobre la gestión de blogs personales y corporativos) asegura que el 80% de las personas únicamente leen el titular de la noticia, y sólo el 20% restante hace click y se interesa por el resto del contenido.

    Nuestra tarea es aumentar ese ratio de clicks y para ello necesitamos contar con un titular realmente atractivo, que actúe como gancho.

    8. Nuestra entradilla (o primer párrafo) es flojo

    Siguiendo con el punto anterior, si hemos conseguido un buen titular no podemos enganchar definitivamente a nuestro lector si nuestro primer párrafo es flojo.

    Como en tantas otras cosas de la vida, las primeras impresiones son decisivas. Esto no quiere decir que podamos relajarnos en los siguientes párrafos, sino que debemos ser especialmente cuidadosos con el primero.

    9. Nuestro post no encaja en nuestro blog

    Una de las primeras cosas que debemos determinar antes si quiera de escribir el primer post en nuestro blog es sobre qué temas vamos a escribir.

    Tenemos que tener en cuenta que estamos escribiendo en un blog profesional, por lo que no podemos convertirlo en un patiburrillo en donde todo cabe. Es cierto que en alguna ocasión podemos permitirnos la licencia de escribir alguna entrada off-topic, pero esta no debe ser la normal general sino la excepción.

    10. Escribir sobre nosotros

    A menos que seamos famosos o realmente conocidos en nuestro sector, muy pocas personas van a estar interesadas en saber cómo nos fue en la boda de nuestro primo, o cuáles son nuestras películas favoritas.

    También te gustará

    mejor-cms-para-tu-empresa

    El mejor CMS para tu empresa 

    El debate de si hay que estar o no en Internet es cosa del pasado. …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.