Domingo , 4 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Diez personajes que no querrías tener en tu pyme

     

    Visten de traje y corbata, se codean con los VIPS más exclusivos y tienen una vida de lujo y “glamour”. Además de eso son estafadores que han llevado a la quiebra a algunas de las empresas más importantes del mundo, acumulando ganancias ilegales por miles de millones de euros.

    Terminando por Bernard Madoff, pasando por el escándalo Enron y empezando por Martin Frankel, en MuyPymes hemos realizado un especial Top 10 de los que consideramos que han sido los grandes criminales de “guante blanco” de los últimos años.

    10. Martin Frankel (200 millones de euros)

    En 2004, Martin Frankel, fue declarado culpable por estafar a varias compañías de seguros  repartidas por el medio oeste americano, apropiándose de más de 200 millones de euros (aunque algunos afirman que pudo hacerse con un botín de más de mil millones de dólares).

    Frankel actuaba a través de un fideicomiso creado ad hoc para ocultar su participación en la compra de estas compañías, ya que su modo de actuación era conocido por un caso similar ocurrido algunos años antes en el estado de Ohio. Frankel hacía creer a los inversores y a las juntas de accionistas de estas compañías que invertía los activos de las empresas en nuevas oportunidades de negocio, cuando en realidad utilizó los 200 millones de dolares para comprarse dos mansiones de lujo, y unos cuantos coches deportivos.

     

    Cómo fue capturado

    Cuando comenzaron a recaer sobre él las primeras sospechas, declaró públicamente que sus empresas en realidad estaban alineadas con los intereses de la Iglesia, y que había realizado generosas donaciones a la Fundación San Francisco de Asís.

    No obstante esto no impidió que en 1999 el estado de Missisipi comenzara una investigación sobre tres de sus empresas. Para intentar escapar de la acción de la justicia convirtió una buena parte de sus activos en diamantes, falsificó sus documentos de identidad y adquirió un jet privado con el que escapó a Alemania. En 2004 fue arrestado en Hamburgo y extraditado a Estados Unidos.

    9. El Fondo de Capital-Riesgo Bayou (300 millones de euros)

    Samuel Israel III y Daniel Marino crearon el grupo de Bayou en 1996, atrayendo una inversión inicial de 300 millones de euros y prometiendo a los confiados inversores un retorno de 7.100 millones.

    Los inversores, sin embargo, fueron engañados desde el principio, ya que los fondos fueron sustraídos para uso personal por parte de los creadores del grupo. A partir de 1998, cuando comenzaba a ser visible que el fondo no era rentable, la pareja creó una empresa de contabilidad falsa, Richmond-Fairfield, que sería la encargada de darle credibilidad a través de resultados maquillados.

     

     

    Cómo fueron capturados

    En cierta forma fueron descubiertos de la forma más tonta. En 2005 la firma de inversión Silver Creek Capital Management intentó retirar sin éxito un total de 53 millones de euros, pero por aquel entonces el fondo ya se había secado, especialmente por la codicia de Samuel Israel, que  había gastado buena parte de lo recaudado en su “nueva vida”.

    Para intentar escapar de las autoridades, simularon el suicido de Israel. Escribieron una nota de suicido de 6 páginas, e incluso abandonaron su coche cerca de un puente, con la esperanza de “despistar” a las autoridades policiales, cosa que finalmente no pasó. Finalmente Samuel Israel se entregó a la policía el 2 de julio de 2008 y fue condenado a 22 años de cárcel. por su parte Daniel Marino fue condenado a 20 años.

    8. John Rusnak (691 millones de euros)

    En 1993, el Banco Allfirst contató a John Rusnak como operador de divisas, con el objetivo de mejorar las operaciones de esta entidad bancaria en el Forex. Rusnak apostó fuertemente que tras el estallido de la burbuja financiera japonesa el Yen volvería a apreciarse frente al dólar.

    En un primer momento, sus movimiento especulativos comenzaron a proporcionar beneficios reales para el banco, pero una serie de cambios en las políticas económicas de los principales países asiáticos provocaron una caída sin precedentes del Yen y otras monedas del continente.

    En vez de reconocer sus pérdidas, Rusnak falseó el sistema haciendo creer al banco que sus inversiones estaban cubiertas, confiando ciegamente que finalmente el yen acabaría por recuperarse y nadie notaría nada de lo ocurrido. La jugada le salió mal, y cuando finalmente fue descubierto, había provocado pérdidas por 691 millones de euros.

     

     

    Cómo fue capturado

    Aunque al principio las pérdidas provocadas por Rusnak eran apenas imperceptibles por el banco, poco a poco comenzó a cometer errores de más calado.

    Cuando finalmente se descubrió el engaño también se descubrió que Rusnak no había robado nada, y dado que en todo momento se mostró dispuesto a cooperar con el FBI, la pena de cárcel que se le impuso fue sólo de 7 años.


    7. El escándalo de Enron (1.200 millones de euros)

    En sólo 15 años Enron pasó de ser prácticamente una pyme a convertirse en las séptimas empresa más importante de Estados Unidos, empleando a más de 21.000 personas en 40 países.

    Sin embargo tras este éxito internacional había un meticuloso plan fraudulento. El uso creativo de una doble contabilidad, los informes financieros falsificados, la creación de sociedades fantasma y otras argucias legales se convirtieron en el día a día de su cúpula directiva que de esta forma fue capaz de ocultar miles de millones de dólares en pérdidas. Entre otras cosas se les achacan la manipulación de los mercados eléctricos de Texas y California.

     

     

    Cómo fueron descubiertos

    Un artículo de prensa publicado en 2001 por Bethany McLean titulado “¿Está Enron sobrevaluado?” comenzó a despertar algunas tímidas sospechas de lo que estaba pasando. McLean señaló que era complicado entender cómo Enron podía obtener ingresos, y en un informe posterior señaló que ciertas operaciones realizadas por la compañía eran como mínimo sospechosas.

    Ese mismo año la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) inició una investigación forma sobre la empresa, en la que entre otras cosas se descubrió que se habían ocultado a los accionistas pérdidas por más de 1.200 millones de euros, más otros 586 millones correspondientes exclusivamente al último cuatrimestre. Cuando toda esta información salió a la luz pública la inmensa mayoría de los inversores y accionistas abandonó la compañía a su suerte, lo cual la llevó a la bancarrota. El CEO de Enron Jeffrey Skilling fue condenado a 24 años de cárcel.

    6. Toshihide Iguchi (más de 1.000 millones de euros)

    La carrera de Iguchi empezó mal desde el principio, cuando perdió varios cientos de miles de euros en inversiones arriesgadas. Para cubrir sus pérdidas se dedicó a la “lucrativa” actividad de vender bonos falsos, falsificando para ello la autorización del propio banco central de Japón.

    Se cuenta que gracias a este método consiguió “colocar” más de 30.000 documentos falsos. Lo curioso del caso es que cuando los clientes querían canjear los bonos, o cuando debían pagar los intereses por los bonos contratados, Iguchi se las ingeniaba para venderles nuevas participaciones en fondos o bonos que cubrían los anteriores, siendo igualmente falsos. En total consiguió amasar una fortuna de más de 1.000 millones de euros.

     

     

    Cómo fue capturado

    En septiembre de 1995, “preocuado” por el daño que sus acciones podían generar en la economía japonesa Iguchi escribió una carta de confesión al Presidente del Banco de Japón, detallando lo que había sucedido. Sorpendentemente esta confesión sólo le costó 4 años de cárcel.

    5. Nick Leeson(1.400 millones de euros)

    Desde 1992, nuestro amigo Nick Leeson comenzó su carrera en el lucrativo campo del comercio especulativo, consiguiendo grandes beneficios en bolsa para Barings, la empresa en la que trabajaba por aquel entonces. Ese mismo año fue recomensado con un bonus de 200.000 dólares por su “buen trabajo”.

    Sin embargo su suerte cambió cuando comenzó a utilizar ciertas cuentas de la empresa (conocidas como cuentas de error) para cubrir sus propias pérdidas. Leeson comenzó a utilizar sistemáticamente este método para ocultar unas pérdidas que se multiplicaban día tras día, fracasando en la mayoría de las operaciones por las que apostaba.

    El principio del fin se produjo el 16 de enero de 1995, cuando Leeson apostó fuertemente a que la bolsa asiática no experimentaría cambios sustanciales durante esa noche. Sin embargo un terremoto en la ciudad de Kobe tuvo lugar durante esa madrugada, y la bolsa de Tokio vivió una de las caídas más fuertes que se recuerdan. Para cubrir sus pérdidas, Leeson utilizaba métodos cada vez más arriesgados consigueindo finalmente la quiebra de la empresa.

     

     

     

    Cómo fue capturado

    En un intento desesperado por huir, Leeson voló hasta Madrid el 23 de febrero de ese mismo año, dejando tras de sí una nota de disculpa. Las pérdidas que produjo a su compañía superaron los 1.500 millones de euros. Fue sentenciado a 6 años de cárcel.

    4. El escándalo Worldcom (3.800 millones de euros)

    El Presidente ejecutivo de WorldCom, Bernard Ebbers se convirtió en uno de los hombres más ricos del planeta cuando comenzó a subir increiblemente y de forma especulativa el precio de las acciones de su empresa. Sin embargo en el año 2000 llegó el estallido de la burbuja punto com, y la estategia agresiva de World Com sufrió un duro revés cuando del departamento de Justicia de Estados Unidos vetó su fusión con Sprint.

    A partir de este momento las acciones de WorldCom comenzarón a caer en picado, mientras que al mismo tiempo los bancos reclamaban los márgenes por acción que había utilizado para financiar sus otras empresas.

     

     

    Cómo fue capturado

    En 2002 un pequeño equipo de auditores de la propia compañía descubrió un fraude masivo de más de 3.500 millones de euros. Poco después, la mayoría de los ejecutivos fueron despedidos y la SEC comenzó una investigación formal. Con el tiempo se descubrió que el fraude era mucho mayor de lo que se pensaba, lo que provocó que el 21 de julio de 2002 Worldcom se declarara en quiebra (la más grande de la historia en ese momento).


    3. Jérôme Kerviel (4.900 millones de euros)

    En 2007 Jérôme Kerviel, comenzó a trabajar como operador de bolsa  el banco francés Société Générale, en un puesto (el mercado de futuros) que ofrecía un trabajo muy estable y en el que en teoría no tenía que asumir muchos riesgos.

    Sin embargo Kerviel se excedió en sus “responsabilidades” y comenzó a actuar por su cuenta, realizando operaciones en mercados especultativos por miles de millones de euros. Kerviel trató de ocultar su actividad perdiendo dinero intencionalmente con el fin de cubrir sus ganancias iniciales, de forma  que a principios de 2008 consiguió almacenar una pequeña fortuna de más de 1.000 millones de euros.

     

     

    Cómo fue capturado

    Uno los trucos utilizados por Kerviel para ocultar sus actividades consistía en enviar correos electrónicos falsos con los cuales justificaba algunas de sus supuestas pérdidas.

    Además robó  los datos de acceso de algunos de sus compañeros de trabajo para realizar operaciones fraudulentas en su nombre, así como el robo de registro de sus colegas-en los detalles para llevar a cabo operaciones en su nombre.

    Finalmente fue descubierto precisamente por el servidor de correo electrónico, que no fue capaz de rastrear muchos de los datos que Kerviel afirmaba como reales. Cuando fue descubierto había ocasionado pérdidas de casi 5.000 millones de euros. Actualmente se enfrenta a un juicio en el que se piden para él 5 años de cárcel.

    2. Allen Stanford (8.000 millones de euros)

    En 2006, Stanford se convirtió en el primer americano en ser nombrado caballero del Imperio Británico por una nación de la Commonwealth.  Unos años más tarde se supo que su empresa, Stanford International Bank, vendió 8 mil millones de los llamados ‘certificados de depósito para los inversores‘, con la promesa improbable de una alta rentabilidad que nunca se materializó.

     

     

    Cómo fue capturado

    Stanford fue pillado cuando un inversor aficionado que se estaba planteando la posibilidad de invertir en el Stanford International Bank contrató a Alex Dalmady, un analista financiero venezolano, para que le diese una segunda opinión sobre las cuentas del banco.

    En cuestión de horas vio lo que creía que era un agujero de 50 mil millones dólares  y aconsejó a su amigo a retirar sus inversiones. Al poco tiempo la publicación económica Business Week se hizo eco de esta historia, y como es de esperar la investigación que comenzó a raíz de lo ocurrido tuvo como consecuencia la detención de Stanford y su ingreso en prisión, donde se enfrenta a una condena de 20 años.

    1. Bernard Madoff (68.000 millones de euros)

    Bernard Madoff era hasta unos meses antes de su arresto uno una especie de guía de los hombres de negocios para el mundo de las finanzas, ya que formaba parte de los respetados inversores de Wall Street. Sin embargo, y como ocurre con parte de las acciones de estos ”señores”, las cosas terminan mal.

    En diciembre de 2008 el FBI y la SEC lo han acusado de llevar a cabo el mayor fraude en la historia de los Estados Unidos, después de que su empresa realizase una estafa multimillonaria afectando a inversores de todo el mundo.

     

     

    La estafa

    Según ha confesa el mismo, la estafa se realizó a través de un gigantesco esquema Ponzi, que consiste en un fraude por el cual la rentabilidad prometida se paga con el dinero ingresado mediante la entrada de nuevos clientes.

    El magnate por medio de una firma inversora comunicó que a comienzo de este año gestionaba 17.000 millones de euros y se calcula que acumuló pérdidas por 60.000 millones.

    Madoff, con fama de filántropo, no sólo ha engañado a entidades bancarias y a grupos inversores. También son víctimas de su estafa algunas fundaciones y organizaciones caritativas. El 29 de junio de 2009 fue condenado a 150 años de prisión por montar y mantener durante más de dos décadas un fraudulento esquema de inversiones calculado en más de 68.000 millones.

     

    También te gustará

    clientes-insatisfechos

    ¿Qué lleva a tus clientes a serte ‘infiel’?

    Más complicado que atraer nuevos usuarios es conseguir fidelidad a aquellos que ya han confiado …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.