Sábado , 10 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • 10 errores que no hay que cometer en Twitter

    Twitter puede ser una herramienta de marketing y comunicación para la empresas muy útil si se utiliza correctamente. Sin embargo, es frecuente encontrar muchos usuarios y empresas que no cumplen las normas de cortesía de esta red social o que no saben cómo actuar. Veamos los 10 errores más habituales.

    1. Twitter no es una herramienta de spam

    Utilizar Twitter como medio para difundir spam es el primero y probablemente el peor de los errores que podemos cometer en esta red social. No sólo ocasionamos un perjuicio a las personas que nos siguen, que se ven inundadas por nuestros tweets publicitarios, sino también a nosotros mismos. Si entras en la categoría de spammer, date por “muerto” en esta red social.

    2. Bloquear a nuestros seguidores

    Los usuarios que se unen a nosotros lo hacen por dos motivos: porque les interesa lo que tenemos que decir y porque quieren que nosotros escuchemos lo que ellos tienen que decir.  Como en tantos otros ámbitos, las relaciones en Twitter se basan en el interés mútuo, en un “toma y daca”. La persona que bloquea las actualizaciones de sus contactos, no se convierte en el más popular de Twitter.

    3. Darse autobombo

    Incurrimos en una práctica de autobombo cuando cada uno de los tweets que publicamos hacen referencia o enlazan a contenidos de nuestra página. Muchas empresas se limitan a alimentar su cuenta de twitter con el feed RSS que genera su página web o blog; otras únicamente utilizan su Twitter para promocionar sus artículos y ofertas. Ambas son prácticas erróneas.

    A menos que seamos un medio de comunicación con decenas de informaciones interesantes publicadas a diario, el autobombo acaba cansando a nuestros usuarios, por lo que pronto dejarán de seguirnos.

    4. No cuidar la homepage

    Debemos entender nuestra home en Twitter como un lienzo en blanco en el que podemos aportar información sobre quiénes somos, cómo pueden contactarnos, cuál es nuestra página web, etc. Es nuestra puerta de entrada a esta red social.

    5. Cantidad no es mejor que calidad

    Nuestro éxito en Twitter no depende tanto del número de seguidores que tengamos sino de la “calidad” y “relevancia” de los mismos. Tener más de 1.000 seguidores no debería ser un motivo de orgullo si resulta que el 80% son usuarios que nunca se conectan a la red o que rara vez aportan comentarios de interés. Es preferible contar con pocos pero muy activos.

    6. Tweets sin importancia

    En una cuenta corporativa no tiene demasiado sentido escribir cosas como “Parece que hace buen tiempo”, “No encuentro el tippex” o “Hoy el café de la máquina está peor que nunca”. Son tweets que entre amigos son divertidos, pero no lo son tanto cuando actuamos como empresa.

    7. Re-twittear todo lo que nos llega

    Una de las prácticas más habituales es re-twittear los mensajes que nos parecen interesantes. No vamos a negar que es interesante, pero sin abusar. Cuando lo hagamos, hemos de hacerlo por algún motivo. El principal de los mismos es que aporta valor a nuestros seguidores. Re-Twittear por sistema puede considerarse una forma de spam.

    8. Abandonar los tweets

    Algunos estudios indican que el 60% de los usuarios dejan esta red social después del primer mes de uso. Esto quiere decir que, o bien no acaban de comprender cómo funciona, o bien no encuentran contenidos interesantes que justifiquen su presencia.

    9. No aportar valor añadido

    Insistimos  en este punto en lo que ya hemos dicho anteriormente. No basta con “copiar” lo que dicen otros. Si lo hacemos, hemos de ofrecer una nuevas perspectiva, completar lo que dicen con nuestra propia visión.

    10. Malgastar el tiempo

    Seamos honestos. Seguir un manual de buenas prácticas en Twitter, evitando cometer todos los errores que hemos reseñado hasta aquí, implica invertir una gran cantidad de nuestro tiempo. Lo mejor para no quedar “atrapados” es definiir previamente cuáles son las “líneas rojas” que no vamos a traspasar. Podemos limitar el uso de la cuenta a un horario determinado (por ejemplo una hora al día) o dividirla entre varias personas. Vamos, que en nuestra empresa tenemos que definir una política de actuación en las redes sociales.

    También te gustará

    microinfluencer

    Microinfluencers: el nuevo y cuestionable objetivo de las marcas

    Youtubers, bloggers y estrellas de Instagram. Desde hace unos años la palabra “influencer” se ha …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.