Domingo , 11 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • ¿Eres una víctima del micromanagement?

     

    La situación es conocida. Asignamos una tarea a un miembro de nuestro equipo y establecemos los plazos. Sin embargo, en contra de lo que parecería razonable, le atosigamos preguntándole constantemente, le mandamos 20 e-mails diarios con preguntas redundantes, y no le dejamos trabajar.

    Si hemos sido protagonistas de esta situación, o la hemos sufrido, podemos dar por seguro que en nuestra empresa estamos sufriendo el “efecto micromanagement” un estilo de gestión que se caracteriza por un control absolutode los pequeños detalles.

    Ser un micromanager no es necesariamente negativo, pero desde luego no es es el mejor estilo de gestión. Obsesionados por el control, pueden transmitir a sus empleados una sensación de deconfianza en su trabajo, y como consecuencia, pueden afectar a su productividad.

    En este sentido, las personas que se sienten controladas hasta ese punto, tienden a ser menos productivas, y a medio plazo, sentirse desmotivadas.

    Afortundamente, hay formas de indentificar si nos estamos convirtiendo en un emprendendedor obsesionado por el control, y estrategias para dejar de serlo progresivamente.

    Signos de Micromanagement

    Algunos signos característicos del micromanagement son los siguientes:

    1. Dificultad para delegar tareas, incluso en personas muy competentes

    2. Se inmiscuyen en proyectos sobre los que no tienen competencia directa.

    3. Se centran en corregir pequeños detalles (muchas veces sin importancia) en vez de centrarse en tener una visión general del proyecto.

    4. Exigen tener en sus manos tareas que han delegado, sólo para corregirlas, a sabiendas de que estarán incompletas y que aún quedan muchos días para cumplir con los plazos.

    5. No favorece las iniciativas de los demás. Exige ser constantemente consultado en cualquier asunto.

     

    Lo peor del micromanagement

    Lo peor del micromanagement es que muchos emprendedores aún siendo consciente de que lo son, tienen la firme convicción de que es la mejor forma de llevar la empresa, de que es “lo único que funciona para que los proyectos salgan adelante”. En este sentido, suelen pensar: “si les dejo que hagan lo que quieran, hunden la empresa”.

    Como consecuencia, incluso si nuestros empleados tienen un talento excepcional en un área determinada, probablemente comenzarán a perder la confianza en su capacidad, convencidos de que “hagan lo que hagan” nunca estarán a la altura de que se les exige, siempre habrá “algo que corregir”.

    El micromanager corta de raíz la autonomía de sus empleados, cercenando las mejores ideas, corrigiendo y evitando que las mejores ideas puedan ver la luz.

     

    Pero no sólo se trata de un estilo de dirección perjudicial para los empleados, también lo es para el propio manager que se obliga a sí mismo a estar pendientes de un gran número de tareas que le impiden centrarse en lo realmente importante.

    Escapar del micromanagement

    Escapar del micromanagement no siempre es fácil. Sobre todo, porque representa un estilo de dirección que se ha practicado durante años, y que el propio dueño de la empresa ha heredado. El trabajor en este caso es quien muchas veces tiene que tomar las riendas y convencer poco a poco al manager que puede dejar de serlo. ¿Cómo hacerlo?

    1. Promoviendo una delegación más efectiva de las tareas.

    2. Siendo proactivos y solicitando proyectos en los que estamos convencidos que podemos hacerlo realmente bien.

    3. Ser nosotros los que tengamos una política de comunicación activa con nuestro superior. Informar de los primeros resultados antes de que nos sean solicitados. Mantener una política de comunicación activa.

    4. Si tenemos la posibilidad, ayudar a nuestro superior a corregir uno de sus hábitos de micromanagement.

    No obstante, es necesario que el micromanager también llegue a ser consciente de que lo es, que sea receptivo al cambio, y aunque no podemos cambiar un estilo de un plumazo, los pequeños hábitos pueden desembocar en un gran cambio

    También te gustará

    clientes-insatisfechos

    ¿Qué lleva a tus clientes a serte ‘infiel’?

    Más complicado que atraer nuevos usuarios es conseguir fidelidad a aquellos que ya han confiado …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.