Viernes , 9 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Desvelamos 15 secretos de e-mail marketing

    En muchas ocasiones hemos comentado en MuyPymes como una campaña de e-mail marketing no sólo es una forma económica de darnos a conocer y promocionar nuestra empresa, sino que también puede ser muy efectiva si respetamos algunas reglas básicas.

    En esta ocasión nuestros compañeros de MuyInternet han desglosado algunos de los secretos de lo que consideran que es una buena acción de marketing por correo electrónico. ¡No te pierdas el reportaje, seguro que descubres algo que no sabías!

    Brevedad

    Cuando alguien se sienta delante del ordenador a ver su correo electrónico, no espera tener delante El Quijote. El mensaje corto y conciso debe primar para que el internautas capte realmente lo que le queremos decir.

    Claro

    Además de corto y conciso, el mensaje debe ser claro. No debemos irnos por las ramas, para eso ya buscará el receptor más información si quiere o le podemos dar la opción de más información.

    Sencillez

    Ser preciso y definir con exactitud lo que queremos es una fórmula que ayudará al internauta a comprender lo que le queremos transmitir.

     

    Peso del correo

    Antes de enviar cualquier e-mail, debemos tener en cuenta que éste no sea muy pesado. Cuanto más pesado sea, más tardará el lector en abrirlo y, por tanto, las posibilidades de que se canse y directamente lo tire a la basura también aumentarán.

    Cuidar el asunto

    Lo primero que cualquier usuario ve al entrar un correo electrónico en la bandeja de entrada es el asunto. Muchas veces este título es suficiente para tomar la decisión de abrir el e-mail, dejarlo para más tarde o tirarlo a la papelera. Por ello, es esencial que el asunto capte la atención del internauta pero a la vez sea claro, conciso y sencillo.


    Ortografía y gramática

     

    Recibir un correo electrónico de una compañía o servicio con frases mal formuladas o faltas ortográficas puede ser el primer paso para decidir dejar de usar ese servicio o mirar con malos ojos a ese ente. Así, una revisión por el correcto ortográfico antes de enviar el e-mail puede ahorrarnos este bochorno. 

    Invertir tiempo

    Los e-mails se pueden escribir en dos minutos o dos horas dependiendo de lo que se trate. Sin embargo, si queremos dar una buena impresión al usuario debemos tener en cuenta todos los detalles y tomarnos nuestro tiempo para que todo sea perfecto.

    Comprobar los enlaces

    No será el primer e-mail que llega a los destinatarios con un enlace roto o que simplemente no va a la destino que tiene que ir. Este fallo provoca un desconcierto y desagrado en el receptor que es fácilmente evitable si revisamos los enlaces antes del envío.

     

    Identificación

     

    En muchas ocasiones los internautas se apuntan a miles de cosas y después les llegan correos que no saben exactamente a quién pertenecen o de dónde han salido. Por ello, es necesario que el emisor se identifique para que no cause confusión en el receptor.

    Destinatarios

    Es imprescindible saber a quién hay que mandarles que cosas. Si por ejemplo somos una agencia de comunicación y envíamos una nota de prensa sobre salud a periódicos especializado en economía, nuestro esfuerzo caerá en saco roto porque la información no será interesante para estos medios.


    Personalización de mensaje

    A todos nos gusta que nos llamen por nuestro nombre en vez de tú o usted. Por ello, si sabemos los datos personales de la persona a la que nos dirigimos es un bonito detalle dirigirnos directamente a esa persona. Con esta característica aumentan las posibilidades de que lean el e-mail con más atención y cuidado.

    Día y hora

    Se dice que los mejores días para enviar e-mail son los martes o miércoles porque están en la mitad de la semana. Aunque dependiendo de qué asuntos será mejor un día y una hora, debemos tener en cuenta esta variable para que nuestro correo tenga un éxito.

     

     

    Uniforme

    Si siempre utilizas la misma firma, estructura o plantilla será más sencillo para los destinatarios reconocer que eres tú o determinada empresa la que envía ese e-mail.

    No abusar

    Lo poco gusta y lo mucho aburre. Con este dicho podríamos definir esta recomendación. Los usuarios quieren estar informados pero no desean tener 20 e-mail diarios sobre el misma tema.

    Pensar en el receptor

    No podemos dirigirnos de igual manera a un joven nativo de la Red que a un hombre de 60 que se está iniciando en las nuevas tecnologías. Por ello, debemos investigar cuál es el perfil al que nos dirigimos y actuar en consecuencia.

     

    También te gustará

    microinfluencer

    Microinfluencers: el nuevo y cuestionable objetivo de las marcas

    Youtubers, bloggers y estrellas de Instagram. Desde hace unos años la palabra “influencer” se ha …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.