Viernes , 9 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Teletrabajo: cinco hábitos que debemos evitar

     

    A pesar de que el teletrabajo tiene muchas ventajas, la comodidad de nuestro hogar puede ser sin embargo un arma de doble filo. Si bien por un lado podemos ser más productivos y ser “dueños” de nuestro trabajo, por otro las fuentes de distracción de multiplican por mil.

    En Freelance Folder recogen algunos de los hábitos más perjudiciales en los que podemos caer cuando trabajamos desde nuestra casa, como por ejemplo trabajar en pijama o no disponer de un espacio propio que nos permita ser productivos.

    1. Trabajar en pijama o incluso en ropa interior

    Hay que reconocer que una de las grandes ventajas que tiene trabajar en casa es que no nos tenemos que vestir para ir a trabajar, o almenos no tenemos que hacerlo todos los días.

    Recién salidos de la ducha, podemos ponernos cómodos, y comenzar a trabajar en nuestro despacho dejando que la luz de la mañana entre por la ventana. Sin embargo muchos llevan este no “tener que vestirse” a una comodidad excesiva y aprovechan para trabajar en pijama o incluso en ropa interior, recién salidos de la cama.

     

     

    Aunque parezca mentira, trabajar en pijama es un claro error, que afecta decididamente a nuestra productividad. En primer lugar porque al vernos en pijama no nos visualizamos “en modo trabajo”; es decir, no desconectamos de nuestro tiempo de ocio o descanso.

    En segundo lugar, esa informalidad excesiva, de manera inconsciente se refleja en nuestro trabajo. Si somos informales “por fuera” tarde o temprano también lo seremos por dentro. Evidentemente no se trata de ponernos un traje o arreglarnos, pero un simple chándal o unos vaqueros son una buena idea cuando pensamos en trabajar.


    2. No definir nuestro horario de trabajo

    Cuando trabajamos en nuestra casa, a nadie le suele importar las horas que pasamos durmiendo, viendo la tele, trabajando o charlando con nuestros amigos. Lo único que les interesa es que entreguemos el trabajo encomendado en el plazo previsto.

    Sin embargo, debemos aprender que nuestro cuerpo tiene su propio “ritmo natural” por lo que aunque nadie nos obliga es más que recomendable que nos ciñamos a un horario laboral más o menos estricto. Es evidente que una de las grandes ventajas del teletrabajo es su flexibilidad, pero el problema es que muchos confunden flexibilidad con elasticidad.

     

     

    Así, no resulta tan extraño observar como freelancers que tienen toda una semana para entregar un trabajo, se dedican a procrastinar los primeros cinco días para después encarar sesiones maratonianas de trabajo de 18 horas. Este tipo de prácticas no sólo no son productivas, sino que tampoco son sanas.

    Otra situación común es no ser capaces de distinguir nuestro tiempo de trabajo de nuestro tiempo de ocio una vez que estamos en casa. En este sentido muchas personas no consiguen desconectar del todo del trabajo por lo que puede decir que cuando no trabajan, están pensando en el trabajo. 


    3. No salir de casa en todo el día

    Un dicho común entre los freelancers es que durante el primer año de trabajo la mayoría suele engordar una media de 15 kilos, especialmente si su trabajo consiste en pasar ocho horas o más sentados frente a la pantalla de su ordenador, aprovechando pausas “momentáneas” para realizar excursiones a la nevera, picoteando sin parar entre horas y olvidando completamente el ejercicio físico para una mejor ocasión.

     

     

    Nuestro cuerpo necesita actividad y si no se la damos vamos a engordar, sí o sí. En este sentido aunque es recomendable acudir al gimnasio o practicar algún deporte con frecuencia, algo tan sencillo como reservar una o dos horas al día para pasear, es más que suficiente como para mantenernos en forma. 

    Otra práctia que hay que tener en cuenta es la de intentar no darnos “grandes sentadas” frente al ordenador. Resulta mucho más productivio trabajar en periodos de 45 o 50 minutos, y aprovechar esos diez o quince minutos de descanso para estirar las piernas o realizar una pequeña tarea que no tenga que ver con nuestro trabajo.


    4. Olvidarnos de que nos merecemos unas buenas vacaciones

    Los autónomos y los freelances no tienen vacaciones pagadas, por lo que la tendencia natural de un gran número de miembros de este colectivo es tomarse las mínimas vacaciones posibles o incluso no tomárselas.

     

     

    A la hora de pensar en nuestro tiempo de descanso, resulta más productivo tomar vacaciones cortas (3-4 días) pero frecuentes, antes que destinar un mes entero a nuestro periodo vacacional. Es verdad que muchos autómos aprovechan el verano (cuando el trabajo decae) para tomarse unas vacaciones largas, pero muchos otros no pueden permitírselo.

    Aún así no hay que subestimar el poder del descanso. Ignorarlo puede conducirnos directamente al burn out (sentirnos quemados), el estrés o la depresión.


    5. Trabajar en un espacio poco productivo

    Dado que nuestra casa es nuestro espacio de trabajo, podríamos trabajar en cualquier sitio que nos pareciera oportuno: en nuestro garage, en el sótano, en el sofá, en la cama o incluso en el jardín. En ocasiones incluso podemos coger nuestro portátil e ir a un café, para quizás obtener una nueva perspectiva al salir de nuestra casa.

     

     

    Sin embargo, y aunque todos estos sitios son perfectamente válidos para trabajar de vez en cuando, necesitamos disponer de un auténtico espacio de trabajo. Necesitamos tener nuestro pequeño despacho, con muebles y material informático apropiado. Bien iluminado (si es posible con una gran ventana), y alejado de fuentes de distracción como la televisión o la cocina.

    El espacio físico en el que trabajamos afecta directamente a nuestra productividad, y el orden  o desorden de nuestro espacio de trabajo suele reflejarse en el orden o desorden de nuestro interior.

     

     

    También te gustará

    clientes-insatisfechos

    ¿Qué lleva a tus clientes a serte ‘infiel’?

    Más complicado que atraer nuevos usuarios es conseguir fidelidad a aquellos que ya han confiado …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.