Jueves , 8 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Analizamos el Samsung Omnia II: lujo asiático

    El Samsung Omnia II supone un nuevo intento del gigante asiático para posicionarse en el mercado de smartphones de alta gama, compitiendo directamente con el Apple iPhone y los últimos lanzamientos de HTC

    Esta propuesta de Samsung destaca por sus impresionantes especificaciones técnicas, la gran cantidad de software disponible para la plataforma y sus completas opciones de conectividad. Analizamos el nuevo Samsung Omnia II (I8000), un buen ejemplo de lujo asiático en versión móvil.

    Hemos recibido la muestra del Samsung Omnia II directamente del fabricante y sin el embalaje final, aunque sí con todos los accesorios que incluye el modelo disponible en tiendas: cargador, cable de sincronización, auriculares con manos libres, batería recargable y manual de instrucciones.

    A primera vista el terminal recuerda mucho al Samsung Jét S8000, un modelo que ya analizamos en nuestro laboratorio técnico. El Samsung Omnia II no es un terminal pequeño y sus dimensiones son similares a las de un iPhone 3GS (mide 118 x 59,6 x 11,9 mm y pesa 117 gramos), aunque los bordes redondeados le hacen parecer más pequeño.

    La mayoría de smartphones con pantalla táctil ofrecen un diseño similar pero Samsung ha sabido dotar de cierta personalidad a su propuesta gracias a los originales botones metálicos sobre una placa de alumino negra.

    La parte posterior está fabricada con plástico de alta calidad y resistente a arañazos. Son mejorables el tacto de los botones laterales y el sistema de anclaje de la tapa posterior, suceptible de deteriorarse con el uso y con sujecciones poco sólidas, pero en términos generales debemos reconocer la gran evolución que ha experimentado la marca asiática en sus últimos lanzamientos.

     

     

    Además de la pantalla de 3,7 pulgadas encontraremos tres botones de acceso directo en el frontal, dos para llamar y colgar/cancelar y un pad hexagonal para navegar por los menús. En la parte superior veremos la cámara secundaria -para realizar videoconferencias-, el auricular y unos minúsculos sensores de proximidad y luminosidad.


    Los perfiles del terminal están ocupados por los botones de volumen, tecla de bloqueo y el botón para tomar fotografías. En la zona superior encontramos la ranura microUSB (para sincronización y recarga de la batería) y una toma de auriculares estándar de 3.5 mm.

     

    Sobre la tapa de plástico trasera vemos la óptica de una cámara con sensor de 5 megapíxeles y flash LED. La lente está protegida únicamente por un borde metálico que evita arañazos cuando situamos en móvil sobre una superficie plana, aunque sí queda más expuesta que en otros modelos con tapa deslizante.

    Es probable que algunos usuarios echen de menos unos altavoces estéreo integrados dadas las capacidades multimedia del dispositivo. Aunque la calidad de sonido que suelen ofrecer suele ser bastante pobre, sí es una funcionalidad presente en muchos de sus rivales y que debería estar presente como opción en una propuesta de esta categoría.

     

    Esta propuesta está gobernada por Windows Mobile 6.5 aunque Samsung ha trabajado mucho en una interfaz de usuario que funciona sobre el sistema operativo de Microsoft llamada TouchWiz. A diferencia de otros dispositivos la integración de la capa de software abarca todas las funciones de Windows Mobile y sólo la presencia del botón inicio en la parte superior revela su presencia.

    El sistema se organiza en tres escritorios personalizables con widgets y fondos de pantalla diferentes. El botón inicio ofrece acceso directo a un menú principal muy bien organizado y con iconos de diseño renovado. Si deslizamos el dedo pasamos a otra pantalla de iconos (es posible tener hasta 10), de forma muy similar al sistema que usa Apple en iPhone OS.

    Aunque la interfaz basada en un cubo giratorio que ya vimos en el Samsung Jet sigue estando presente en este modelo, Samsung la orienta en esta ocasión hacia el terreno multimedia. Gracias al sistema Samsung 3D Media es posible navegar de forma muy visual por los diferentes apartados de vídeo, fotos, musica, etc.


    Lamentablemente y como suele ser habitual con este tipo de artificios gráficos, una vez pasada la fase de sorpresa inicial nos daremos cuenta que resulta mucho más práctico acceder a estas opciones desde la barra de accesos directos situada en la parte inferior de la pantalla.

     

     

     

    En términos generales, el teléfono ejecuta el sistema operativo y cualquier aplicación con gran fluidez gracias a la potencia de su procesador (un Samsung S3C6410 800MHz) y a los 256 Mbytes de RAM que incorpora. No tuvimos problemas incluso en escenarios con varias aplicaciones corriendo al mismo tiempo o trabajando con contenido multimedia, ofreciendo una de las mejores experiencias multitarea que hemos visto en dispositivos Windows Mobile.

    El Samsung Omnia II incorpora una impresionante pantalla AMOLED de 3,7 pulgadas que ofrece una resolución nativa de 800 x 480 píxeles. La marca coreana continua apostando por paneles resistivos que, en nuestra opinión, ofrecen una respuesta mejorable cuando prescindimos de puntero y requieren un período de adaptación superior al de las pantallas con tecnología capacitiva.

    Como teléfono no podemos poner ningún pero al dispositivo de Samsung. Ofrece una calidad de sonido excelente, buena recepción de señal y todas las funciones que demandan los usuarios avanzados incluyendo un completo sistema para la gestión de nuestros contactos, historial de llamadas, identificación con fotografía, etc.

     

     

     

     

     

    La configuración de nuestra cuenta de correo electrónico es prácticamente automática y se incluye un teclado en modo apaisado especialmente adaptado para utilizarse sin puntero (hubiera sido una ardua tarea esribir algo con el que trae por defecto Windows Mobile). Aunque también incluye un sistema de reconocimiento de escritura no resulta práctico si no disponemos de un puntero y, a la larga, resulta más lento e incómodo que teclear.

    El Samsung Omnia II es un telefono tribanda (900/1900/2100 MHz) capaz de conectarse a redes 3G con HSDPA (7.2 Mbps) y HSUPA (5.76 Mbps) e incorpora soporte para WiFi 802.11 b/g y Bluetooth con AD2P.


    De serie, la propuesta de Samsung viene con los navegadores Internet Explorer Mobile y Opera Mobile 9.5. En el laboratorio nos decantamos claramente por la segunda opción, más rápido y con un sistema de zoom mejor implementado que en el desarrollo de Microsoft. Además incorpora soporte para web en flash, se adapta automáticamente a los cambios de orientación y ofrece un renderizado de fuentes idóneo para una pantalla con gran densidad de puntos como la que monta el dispositivo analizado.

     

     

     

     

    Entre las aplicaciones incluidas de serie merece la pena detenerse en la galería de fotos, dotada de una interfaz tan espectacular como práctica y funciones avanzadas de rotación, zoom, desplazamiento, presentaciones automáticas, etc. Gracias a las excelencias técnicas de la pantalla AMOLED la visualización de fotografías es una experiencia fantástica.

    El reproductor multimedia es otro apartado donde más se hace notar el trabajo de personalización realizado por Samsung. El aburrido reproductor de Windows Mobile ha sido sustituido por una aplicación propietaria de agradable interfaz muy similar a la que ofrecen los mejores smartphones del mercado. El teléfono viene con 8 Gbytes de memoria interna que podemos ampliar de forma sencilla gracias a la ranura para tarjetas microSD de hasta 32 Gbytes así que no tendremos problemas en almacenar gran parte de nuestra colección multimedia.

     

     

     

    Podemos ver las carátulas de nuestros discos, organizar listas inteligentes, realizar búsquedas de forma sencilla, etc. ofreciendo una experiencia de usuario que poco tiene que envidiar a la de un reproductor multimedia dedicado. Como cabía esperar atendiendo a las especificaciones técnicas la visualización de vídeos es una gozada con una pantalla de esta categoría. Nos ha gustado especialmente la compatibilidad con vídeo en DivX y XviD, evitando al usuario pasar por el siempre tedioso proceso de conversión en el ordenador.

     

     

    Este smartphone incorpora una cámara con sensor de 5 megapíxeles (2560 x 1920) con autoenfoque, geoposicionamiento de fotos y estabilizador de imagen. Aunque incorpora un flash LED las limitaciones de la óptica hacen muy complicado tomar fotos de cierta calidad sin una buena iluminación natural.

     

     

    En nuestras pruebas obtuvimos unas imágenes de notable calidad, con colores ricos y un nivel de ruido torerable, siempre teniendo en cuenta que hablamos de un móvil. Además de tomar fotos es posible grabar vídeo hasta a 720 x 480 píxeles a 30 fps y realizar tomas a cámara lenta (120 fps) aunque bajando la resolución a VGA.

     

     

    Los usuarios interesados en este smartphone como herramienta profesional encontrarán un completo organizador de tareas, calendario, un sistema para tomar notas escritas, de voz o a partir de fotos, y un completo sistema de avisos programables. Además la plataforma Windows Mobile dispone de algunas de las mejores aplicaciones orientadas al mercado empresarial disponibles en el mercado, a las que podemos acceder y descargar de forma sencilla desde el teléfono.


    Samsung incluye instalado Pocket Office, muy útil para visualizar y realizar pequeños cambios sobre archivos de Word, Excel y PowerPoint y Adobe Reader LE, un visor de archivos en formato PDF.

    Entre las aplicaciones preinstaladas (detallamos todas en la ficha técnica adjunta) que hemos probado nos gustaría destacar Smart Reader, un lector de tarjetas de visita que utiliza la cámara del móvil para pasar los datos a nuestra agenda. Funciona realmente bien -mucho mejor de lo que esperábamos- y es posible configurarlo de forma automática para que toma la imagen cada vez que situamos una tarjeta enfrente de la cámara (ideal para procesar un lote de varias).

    Gracias al receptor A-GPS incorporado es posible utilizar el Samsung Omnia II como navegador. En nuestra muestra no venía ninguna aplicación preinstalada pero probamos Google Maps y Route 66 con resultados satisfactorios. Como ocurre con otros terminales es fundamental esperar unos minutos para que localize satélites por primera vez y puede perder señal en escenarios complicados pero, en términos generales, el comportamiento es más que correcto.

     

     

    Conclusiones

    El Samsung Omnia II es un smartphone de altas prestaciones que se sitúa entre los mejores que hemos probado basados en Windows Mobile. Merece la pena destacar la implementación de TouchWiz, la excelente calidad de la pantalla AMOLED y las aplicaciones incluidas de serie. Una alternativa interesante al que sólo podemos achacar que no cuente con pantalla capacitiva y la escasa utilidad del flash incorporado (por otra parte mál común en casi todos los móviles del mercado).

    En España el terminal lo comercializa en exclusiva Movistar asociado a su programa de puntos desde 0 euros. Si preferimos comprarlo libre el precio ronda los 500 euros.

    También te gustará

    comunicaciones_unificadas_estudio

    Participa en nuestro estudio “El futuro de las comunicaciones unificadas”

    Las comunicaciones unificadas se han convertido en toda una revolución para muchas empresas. Simplificar la …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.