Lunes , 5 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Guía para librarnos de la Google dependencia

    Cada vez son más los usuarios y profesionales que gestionan cada aspecto de su vida on-line con un producto “made in Google” y lo hacen no sólo porque el nivel de los productos de este gigante de Internet es altísimo, sino también porque no se paran a considerar otras alternativas igualmente válidas.

    En MuyPymes hemos querido realizar un pequeño ejercicio práctico que últimamente está muy de moda: intentar vivir sin Google. ¿Es posible? ¿Existen servicios de calidad con los que reemplazar a los de MountainView? 

    Antes de poner en marcha nuestro ejercicio práctico nos hemos marcado algunas premisas. De lo que se trata no es trasladar todos los datos que mantenemos en Google a otro gran compañía (migrando todo a Microsoft o a Yahoo no resolveríamos nuestra dependencia) si no más bien de encontrar pequeños proveedores de servicios que nos puedan asegurar un servicio de calidad. Después de unas semanas de prueba os ofrecemos nuestras conclusiones:

    Google Search

    ¿Existen alternativas válidas al famosísimo buscador de Google? Teniendo en cuenta que en España el 95% de los usuarios realizan sus búsquedas exclusivamente con Google, uno se inclinaría a pensar que los resultados que ofrece su competencia son, como mínimo, decepcionantes.

    Sin embargo, existen productos bastante interesantes en Internet y que si bien para muchos nunca estarán al nivel del gigante de Internet, si nos ceñimos exclusivamente a los datos descubriremos que las diferencias son mínimas.

    Microsoft, por ejemplo, ha realizado un gran trabajo con Bing, un buscador que supera con mucho a su predecesor Windows Live Search. De hecho, en aspectos tan interesantes como la búsqueda de imágenes el motor de Bing supera en mucho a Google, ofreciéndonos más filtros de búsqueda y una navegación entre las imágenes más natural.

    Otras alternativas interesantes aunque menos conocidas para el público español son Clusty, ixquick y Scroogle. Tanto ixquick como Scroogle utilizan los servidores y el motor de búsqueda de Google, pero cuentan con la ventaja de que nos permiten realizar búsquedas anónimas, por lo que nuestra IP no será registrada.

    Gmail

    Nos encanta Gmail. Por eso no somos precisamente imparciales cuando decimos que probablemente sea el mejor cliente de correo electrónico de toda la historia. Afortunadamente, no todo el mundo piensa como nosotros y los datos indican que tampoco es el gestor de correo electrónico más utilizado del mundo.

    Buenas alternativas y conocidas por todos son Yahoo Mail o Windows Live Mail o incluso Exchange Online pero si lo que queremos es no depende de una gran empresa que “comercialice con nuestros datos con fines oscuros” también podemos encontrar otras alternativas interesantes. 

    Fastmail por ejemplo cuenta con una interfaz muy similar a la de Gmail y por sólo 5 euros al año podemos obtener una dirección bajo nuestro dominio, evitar la publicidad y contar con soporte técnico.

    Otro servicio que nos ha impresionado gratamente es Zenbe un servicio de e-mail diseñado con un gusto exquisito que incluye además una completa agenda personal y un gestor de tareas.

    Google Docs

    Son muchos los que se han acostumbrado a utilizar Google Docs como suite de productividad. Sin embargo Docs no es, ni mucho menos, el mejor producto que podemos encontrar en su categoría.

    Docs cuenta con la ventaja de que nos ofrece un servicio minimalista, muy en la línea de sus otros productos pero las opciones que nos ofrece pueden resultar escasas para el usuario más profesional. En este sentido, productos como Zoho ofrecen poor ejemplo, un editor de textos mucho más completo que asocian a otro conjunto de aplicaciones de marcado carácter empresarial. 

    Otro proveedor interesante de este tipo de soluciones es Adobe, que en su web Acrobat.com nos ofrece una serie de aplicaciones on-line con las que gestionar nuestros documentos.

     


    Google Calendar

    Calendar ha sido durante algunos años uno de los productos a los que Google ha prestado menos atención. Sin embargo en el último año la situación ha cambiado y de una forma muy similar al fenómeno Gmail, se ha convertido en un producto de referencia para miles de profesionales que quieren acceder a su agenda personal en cualquier lugar.

    Es cierto que en este campo no existen demasiadas alternativas de calidad, sobre todo porque una gran parte de los usuarios siguen confiando en agendas de escritorio como las de Outlook o iCal. Sin embargo en este campo queremos destacar 30 boxes una completa agenda on-line inspirada en los principios GTD (Getting Things Done)

    Google Reader

    Si en otros campos existen alternativas de gran nivel a los productos de Google, a la hora de leer feeds, las alternativas en la nube brillan por su ausencia. Hace unos años, Bloglines se convirtió en el gran impulsor de los agregadores de feeds, pero durante los últimos meses el servicio que ofrecen dista mucho de ser óptimo.

    En este sentido, si queremos encontrar una alternativa válida para Google Reader, deberemos optar por un producto de escritorio. En la redacción nos ha gustado especialmente NetNewsWire. Volviendo a los agregadores on-line podemos probar  Netvibes o Pageflakes, pero como hemos comentado anteriormente, tienen mucho por mejorar.

    Picasa

    Seamos honestos. Picasa sólo tiene sentido si además de su servicio on-line tenemos instalado en nuestro ordenador la versión de escritorio. De no ser así, no podemos sino remitirnos al que es el mejor servicio on-line en su campo: Flickr.



    También te gustará

    comunicaciones_unificadas_estudio

    Participa en nuestro estudio “El futuro de las comunicaciones unificadas”

    Las comunicaciones unificadas se han convertido en toda una revolución para muchas empresas. Simplificar la …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.