Viernes , 2 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Cómo elegir el servidor para tu pyme

    El uso de servidores y almacenamiento centralizado en pymes abre muchas oportunidades de eficacia y productividad y facilita la incorporación de nuevas herramientas de colaboración, gestión de clientes, etc.

    Cuando nuestro negocio alcanza cierto tamaño, el uso de servidores empieza a convertirse en una posibilidad. Un servidor aporta centralización, optimización de procesos, escalabilidad y otras ventajas. Te ayudamos a que elijas el mejor servidor para tu pyme.

    En primer lugar hay que establecer qué es un servidor. Se trata de un ordenador que en vez de estar orientado a la ejecución de aplicaciones para un usuario individual, proporciona servicios de los que se pueden beneficiar todos los empleados de una empresa. Estos servicios son accesibles desde ordenadores personales tanto conectados a la red local de la empresa como desde Internet.  Aunque el término servidor se refiere al papel que desempeña un ordenador y en teoría cualquier PC podría realizar tareas de servidor, lo cierto es que el término se ha venido asociando con unos determinados perfiles de hardware de altas prestaciones

    en los que destacan el rendimiento del procesador o procesadores, de los sistemas de almacenamiento y de las conexiones de red.

    Existen servidores de distintos tamaños y prestaciones que se adaptan por un lado al tipo de servicios que tienen que desempeñar. El primer planteamiento para una empresa será si realmente necesita un servidor y eso dependerá mucho del tipo de servicios y aplicaciones que queramos incorporar a la empresa.

    El objetivo de la implantación de estos servicios y aplicaciones deben ser facilitar y mejorar el control sobre procesos productivos y de comunicación interna y externa de nuestra empresa. Bien utilizadas estas herramientas no solo pueden incrementar nuestra efectividad sino también reducir costes e incluso facilitar el cumplimiento de la legislación vigente (por ejemplo en materia de protección de datos).

    Algunos usos para un servidor:

    Servidor de ficheros e impresión: Permite por un lado centralizar el almacenamiento de algunos documentos clave de trabajo y por el otro mejorar y controlar los procesos de impresión.

    – Cliente de correo / herramientas colaborativas: Se trata de aplicaciones como Microsoft Exchange Server que permiten centralizar las comunicaciones electrónicas de la compañía y facilitan herramientas colaborativas para la gestión de reuniones, centralización de la base de datos de contactos o el seguimiento del desarrollo de proyectos.

    – ERP: Se trata de herramientas que facilitan la planificación de recursos de la empresa con distintos módulos de software. Sus componentes abarcan desde herramientas financieras, de distribución, aplicaciones para la gestión de recursos humanos, del ciclo de vida de productos, gestión de almacén e inventario, soporte para la toma de decisiones y el famoso CRM, un sistema automatizado para la gestión de clientes.

     

    – Bases de datos: Aplicaciones que permiten centralizar datos de clientes, productos, operaciones, activos, inventarios y mucho más.

    – Servidor web: Los servidores web no solo dan servicio al exterior a través de Internet proporcionando acceso a páginas de información sobre la empresa, sino también pueden ofrecer servicio e información interna. Por ejemplo Microsoft Sharepoint ofrece herramientas de gestión de proyectos, gestión de documentos, alertas y otros servicios web visibles dentro y fuera de la empresa pero para uso interno. Un servidor web puede permitirnos también el acceso a aplicaciones web como herramientas de ofimática y otras alojadas en el servidor y sin necesidad de instalar aplicaciones en los ordenadores clientes.

    – Herramientas de seguridad: Un servidor puede proporcionar herramientas de seguridad como filtro antispam, antivirus y sobre todo soluciones Firewall para controlar los accesos desde el exterior a la intranet o red local de la empresa.

    En general cualquier aplicación que requiere o se puede beneficiar de que se comparta información por parte de más de un usuario requerirá un servidor.

    En algunos casos ciertas aplicaciones que hemos mencionado pueden ser contratadas externamente y estar alojadas en servidores remotos. Sin embargo, la ventaja de disponer de nuestro propio servidor es que controlamos internamente su funcionamiento y disponemos de acceso físico a los datos almacenados y no dependemos de terceros para su almacenamiento y protección.

    Otras ventajas de un servidor frente a otras soluciones:

    – Son más fiables: Por sus características los servidores son más fiables (en funcionamiento y prestaciones en bases de datos) que una red de ordenadores personales

    – Permiten la colaboración: La información es compartida por un gran número de usuarios y permiten realizar tareas colectivas de forma mucho más fácil.

    – Centralización de la protección y seguridad de los datos: Permiten realizar copias de seguridad de forma centralizada y velar por la protección frente a malware y otras amenazas de forma centralizada.

    – Reduce los problemas de acceso a la información: Como los datos están centralizados y el servidor ofrece un buen ancho de banda para la conexión, se reducen los cuellos de botella y la ralentización del acceso a los datos.

    – Permite crecer: Un servidor facilita el escalado para reflejar el aumento de necesidades o el crecimiento de la empresa.

    ¿Cómo es un servidor?

    Vamos a ver alguno de los componentes clave de un servidor, que como hemos visto tienen que ofrecer prestaciones y sobre todo fiabilidad muy superiores a lo que se puede encontrar en un ordenador de sobremesa.

    Procesador

    Los servidores suelen disponer de uno o más procesadores específicos para este tipo de equipos. Por parte de Intel los modelos de Xeon son que la marca comercializa para servidores. Son procesadores que actualmente se basan en tecnología de cuádruple núcleo. En el caso de AMD, los Opteron son la competencia en el mercado de servidores.

    Almacenamiento

    Uno de los apartados clave a la hora de emprender una estrategia de instalación de servidores es el almacenamiento. Ya sea este el propio del servidor o con módulos externos conectados a la red. Disponen de tecnología de redundancia y protección de datos basada en tecnología RAID.

    Sistema operativo

    La competencia en este sentido se divide entre las soluciones basadas en tecnología Unix como Linux (con distribuciones como Red Hat o SUSE), Solaris o FreeBSD, y las basadas en Windows, con Windows Server. La elección de uno u otro dependerá también del tipo de software que queramos instalar en el servidor. También es posible que convivan varios sistemas operativos en el servidor gracias a la tecnología de virtualización.

    Creo que necesito un servidor, ¿ahora que hago?

    Si al consultar la información que hemos proporcionado llegas a la conclusión de que necesitas un servidor, el siguiente paso es contactar un proveedor. El comercial nos indicará dependiendo del perfil de la empresa (número de empleados, conectividad externa) y del tipo de aplicaciones que nos interese implementar nos mostrará las posibilidades que tenemos en el catálogo de soluciones.

    En el caso de Gateway el contacto se hará a través de sus distribuidores. Para localizar el que nos corresponde podemos acceder al formulario de contacto especificando que necesitamos un servidor para que el distribuidor se ponga en contacto con nosotros y nos asista en la elección

     

    También te gustará

    comunicaciones_unificadas_estudio

    Participa en nuestro estudio “El futuro de las comunicaciones unificadas”

    Las comunicaciones unificadas se han convertido en toda una revolución para muchas empresas. Simplificar la …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.