Viernes , 2 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • ¿Sabes cómo proteger tu idea de negocio?

    Todos tenemos ideas a lo largo de nuestra vida. Si tenemos espíritu emprendedor, algunas pueden ser ideas de negocio y si además damos con la tecla adecuada pueden convertirse en ideas factibles y lucrativas.

    Para Flavio Soares, abogado especialista en tecnología y en propiedad intelectual e industrial, “cuando crees que tener una de estas grandes ideas lo mejor es protegerla”  y nos propone cinco fases para asegurarnos de que nuestra idea se encuentre a buen recaudo. El éxito, vendrá luego. 

    1. Hacer tangible tu idea: derechos de autor

    Las ideas son intangibles, así que no se pueden proteger. Sin embargo una práctica recomendable es escribir detalladamente en un documentouna idea como si fuera un proceso, un producto o un servicio.

    El derecho de autor protege la forma mediante la cual se expresa la idea detalladamente; pero cuidado, no protege la idea. Así que no siempre es recomendable y sería adecuado pedir asesoramiento a un profesional en propiedad intelectual.

    2. Protección tangible: patente

    Una vez escrito un documento detallando todas las características de tu idea, que se puede proteger o no con el derecho de autor, habría que describir exactamente su funcionamiento. Por ejemplo si nuestra idea es tecnológica, deberíamos escribir el código fuente o algoritmo que será utilizado por una maquina u ordenador.

    En este mismo escenario, si la idea ya puede ejecutar una función mecánica en una determinada máquina u ordenador, la idea se puede patentar. Para patentar, lo más recomendable es recibir asesoramiento de profesionales en propiedad industrial.

    3. El nombre de la idea: la marca

    Los derechos de autor y las patentes protegen hasta cierto punto nuestras ideas , pero  no las protegen completamente.  Para que una idea funcione debe ser vendible. Dicho en otras palabras: debemos tener la posibilidad de comercializarla.

    En este sentido, el primer paso para vender cualquier idea es destacarla en el mercado. Así que necesita un nombre, una denominación, que se protege mediante el registro de marca a nivel nacional, comunitario o internacional, según la perspectiva de crecimiento que tenga el negocio, y obviamente, del presupuesto inicial.

    4. Protección comercial: la contratación del know-how

    El siguiente paso es preparar la idea para que sea lucrativa. Es decir, desarrollar el plan de empresa, conseguir socios capitalistas, desarrollar la producción y la comercialización.

    Por consiguiente, es recomendable protegerse mediante contratos con socios, proveedores, clientes y distribuidores. Los emprendedores olvidan a menudo que la mayor protección de sus ideas está en los contratos que firman cuando venden o explotan sus ideas.

    Si es posible, lo más adecuado sería vender las ideas a través de contratos que incluyan suministro y asesoramiento que permita una explotación más amplia en el tiempo.

    5. Consejo profesional

    Lo ideal es que la protección de las ideas y sus fases deben estar siempre supeditadas a la revisión de uno o varios profesionales que conozcan el entorno jurídico económico del sector de la idea de negocio, y que sepan utilizar las herramientas legales disponibles para la consecución de nuestro objetivo

    También te gustará

    clientes-insatisfechos

    ¿Qué lleva a tus clientes a serte ‘infiel’?

    Más complicado que atraer nuevos usuarios es conseguir fidelidad a aquellos que ya han confiado …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.