Viernes , 9 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Marketing on-line: ¿Corporativo o personal?

    Pocas veces se le ha dado la oportunidad a las empresas de tener un acercamiento a los consumidores tan directo como en las redes sociales. Por esta razón, son muchas las empresas que destinan parte de su presupuesto al marketing online, y a su vez, destinan una porción de éste a las redes sociales.

    Sin embargo todos estos esfuerzos pueden quedarse en nada si no sabemos identificar a nuestro público objetivo dentro del gran mapa que es Internet porque…¿estás seguro de que Facebook o Tuenti es lo ideal para tu campaña? 

    “No todas las redes sociales son iguales ni están destinadas a lo mismo. Tal vez Twitter, Tuenti o Facebook estén de moda, pero puede que nuestro público objetivo no se encuentre en sus usuarios”, comenta Miguel Ángel Gago, director de Marketing de Actions Data. “Como en toda campaña el primer paso estratégico es identificar a nuestro público y dónde se encuentra para no malgastar presupuesto”.
    Así, el “Community Manager” será la persona destinada a gestionar las relaciones de las empresas en las redes sociales que seleccionemos. Sin embargo, esta no deja de ser una nueva figura, que muchas veces no pasa de tener funciones que se le atribuyen o bien al director de comunicación o a la agencia en cuestión. Además cada vez son más los directivos y empleados que tienen perfiles personales en las redes sociales.
    Esto nos hace plantearnos una serie de preguntas antes de comenzar con nuestra estrategia de marketing online ¿hasta dónde los perfiles corporativos deben contener información personal? ¿Debemos restringir toda información personal dejando un perfil corporativo impersonal? ¿Debemos controlar la información que se publica en los perfiles personales relacionados con nuestra empresa? Aún es pronto para tener una respuesta clara sobre este reciente fenómeno, pero Actions Data, empresa española especializada en servicios avanzados de gestión de clientes, propone algunas directrices:
    Comparte con tus empleados la política a seguir en redes sociales desde el primer momento para evitar malentendidos. Principalmente en dos puntos: uso del perfil corporativo y uso de los perfiles personales.  Es beneficioso que tus empleados tengan un contacto personalizado con los bloggers mediante sus perfiles, pero puede resultar difícil controlar que no escriban información no favorable a la empresa o sus partners.
    Estate orgulloso de tu empresa, pero no conviertas tu perfil en un perfil corporativo. La gente se suscribe a tu blog o perfil personal con intención de informarse sobre tus conocimientos, opiniones… Es normal publicar información sobre hitos de tu empresa, pero convertirlos en un “RSS” corporativo puede producir rechazo.
    Elige bien al Community Manager, o las personas que vayan a desempeñar ese papel. Muchas empresas debido al tiempo que requieren las redes sociales, optan por poner al cargo de éstas a un becario o a alguien sin la suficiente preparación. Sin embargo, un community manager debe conocer a la perfección la política de comunicación, ya que un comentario inapropiado puede ser el principio de una crisis de imagen.
    El blog corporativo, pero personalizado. Un blog corporativo hay que planteárselo al igual que una publicación interna: partiendo de un manual de estilo. Sin embargo, hay que recordar que muchas de las relaciones en las redes se consolidan a través de una persona, por lo que suele resultar beneficioso identificar varios perfiles de las personas que escriben “detrás” del perfil corporativo.

    “No todas las redes sociales son iguales ni están destinadas a lo mismo. Tal vez Twitter, Tuenti o Facebook estén de moda, pero puede que nuestro público objetivo no se encuentre en sus usuarios”, comenta Miguel Ángel Gago, director de Marketing de Actions Data.

    “Como en toda campaña el primer paso estratégico es identificar a nuestro público y dónde se encuentra para no malgastar presupuesto”.
    Así, el “Community Manager” será la persona destinada a gestionar las relaciones de las empresas en las redes sociales que seleccionemos.

    Sin embargo, ésta no deja de ser una nueva figura, que muchas veces no pasa de tener funciones que se le atribuyen o bien al director de comunicación o a la agencia en cuestión. Además cada vez son más los directivos y empleados que tienen perfiles personales en las redes sociales.

    Esto nos hace plantearnos una serie de preguntas antes de comenzar con nuestra estrategia de marketing online ¿hasta dónde los perfiles corporativos deben contener información personal? ¿Debemos restringir toda información personal dejando un perfil corporativo impersonal? ¿Debemos controlar la información que se publica en los perfiles personales relacionados con nuestra empresa? Aún es pronto para tener una respuesta clara sobre este reciente fenómeno, pero Actions Data, empresa española especializada en servicios avanzados de gestión de clientes, propone algunas directrices:

    Comparte con tus empleados la política a seguir en redes sociales desde el primer momento para evitar malentendidos.

      Principalmente en dos puntos: uso del perfil corporativo y uso de los perfiles personales.  Es beneficioso que tus empleados tengan un contacto personalizado con los bloggers mediante sus perfiles, pero puede resultar difícil controlar que no escriban información no favorable a la empresa o sus partners.

    Estate orgulloso de tu empresa, pero no conviertas tu perfil en un perfil corporativo.

    La gente se suscribe a tu blog o perfil personal con intención de informarse sobre tus conocimientos, opiniones… Es normal publicar información sobre hitos de tu empresa, pero convertirlos en un “RSS” corporativo puede producir rechazo.

    Elige bien al Community Manager, o las personas que vayan a desempeñar ese papel.

    Muchas empresas debido al tiempo que requieren las redes sociales, optan por poner al cargo de éstas a un becario o a alguien sin la suficiente preparación. Sin embargo, un community manager debe conocer a la perfección la política de comunicación, ya que un comentario inapropiado puede ser el principio de una crisis de imagen.

    El blog corporativo, pero personalizado.

    Un blog corporativo hay que planteárselo al igual que una publicación interna: partiendo de un manual de estilo. Sin embargo, hay que recordar que muchas de las relaciones en las redes se consolidan a través de una persona, por lo que suele resultar beneficioso identificar varios perfiles de las personas que escriben “detrás” del perfil corporativo.

    También te gustará

    microinfluencer

    Microinfluencers: el nuevo y cuestionable objetivo de las marcas

    Youtubers, bloggers y estrellas de Instagram. Desde hace unos años la palabra “influencer” se ha …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.