Sábado , 10 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Comunicación corporativa: 6 errores a evitar

    Mejorar tu imagen de marca, gestionar una crisis, resultar más visible para los medios de comunicación o conseguir más clientes son algunas buenas razones para contar con los servicios de una buena agencia de comunicación.

    Sin embargo la decisión de contar con una agencia no debe ser tomada a la ligera. Si nuestros motivos no son los adecuados o no dimensionamos bien nuestras necesidades, las posibilidades de  fracaso están aseguradas. En este reportaje os mostramos seis errores que debemos evitar en este campo. 

    1. Quieres salir en “Saber Vivir”

    El conocido como fenómeno Oprah Winfrey se ha estudiado hasta la saciedad en los cursos de marketing. Basta con que la famosa presentadora afroamericana mencione un producto o empresa en su programa de televisión para que dicho producto experimente un aumento de ventas espectacular.

    A un nivel mucho más modesto, Manuel Torreiglesias, presentador hasta hace unos meses del programa de salud “Saber Vivir”, se había convertido en un gran “influencer” en el sector de la tercera edad, de forma que los productos y empresas que se promocionaban en su espacio aumentaban de forma notable su cifra de ventas.

    Sin embargo, y a pesar de que puede parecer muy atractivo ser recomendado por un personaje famoso, no es una de las mejores estrategias para empezar nuestra aventura en el mundo de la comunicación.

    En primer lugar, porque la cantidad inmensa de dinero que tendremos que invertir para ser recomendados puede ser invertida en una campaña de comunicación mucho más atractiva y global. En segundo lugar, porque no necesitamos contar con una agencia si todo lo que queremos es “salir en televisión”.

    2. Quieres invertir menos tiempo en comunicación y relaciones públicas

    Muchos directivos piensan que al contar con los servicios de una agencia de comunicación o relaciones públicas, podrán dedicar mucho menos tiempo a estas actividades, delegando el grueso de las tareas sobre la agencia.

    Con lo que no cuentan es que el principal cometido de la agencia es potenciar nuestras relaciones públicas, por lo que pronto descubriremos que estamos invirtiendo mucho más tiempo que antes en estas actividades “sociales”.

    Si nuestra empresa cuenta con un portavoz, enseguida observaremos cómo su carga de trabajo aumenta aproximadamente un 20% y es que al contar con una buena agencia, aumentan significativamente los canales de comunicación en los que podremos estar presentes, se nos presentarán nuevas oportunidades, entrevistas, encuentros, etc.

    En definitiva, si lo que queremos es desentendernos de la comunicación (que lo hagan por nosotros), contratar una agencia no es la mejor opción.

    3. Es la opción más barata que hemos podido encontrar

    El tradicional refrán castellano “lo barato sale caro” cobra pleno sentido en el mundo de las agencias de comunicación. Si a similares servicios nos decantamos por la agencia más barata, porque pensamos que va a hacer el mismo trabajo por nosotros que las más caras, estaremos cometiendo un error del que no tardaremos en arrepentirnos.

    En el mundo de la comunicación, la experiencia no es un factor importante, sino que probablemente es el factor más importante que tenemos que tener en cuenta. Si queremos salir en los medios y que nuestra empresa sea dada a conocer, debemos contar con personas que realmente saben cómo hacerlo.

    Todos pueden ofrecernos estrategias muy similares, pero la verdadera diferencia se encuentra en muchas ocasiones no tanto en la red de contactos de la agencia (que puede similar), sino en la fortaleza de esa red. Es verdad que en demasiadas ocasiones la disparidad de tarifas o fees parece no estar justificada pero en cualquier caso, no hay que olvidar la premisa principal: si algo es demasiado barato para ser verdad, es que no es verdad.

     


    4. La agencia nos cobra por casa inserción en medios

    Aunque hoy en día muchas agencia de comunicación suelen cobrar a sus clientes una tarifa mensual que incluye un determinado grupo de servicios, muchas otras lanzan “atractivas” ofertas en las que sólo cobran a sus clientes cada vez que obtienen una referencia o inserción en medios de comunicación. Es decir, en teoría, si no consiguen que se hable de nosotros, no nos cobran.

    Esto que puede parecer atractivo a muchas empresas, no lo es tanto si vamos al fondo del asunto. En primer lugar, porque hay que tener en cuenta de que no es lo mismo cantidad que calidad ,ya que la agencia hará todo lo posible por conseguir el mayor número de referencias: cuantas más referencias, más gana.

    Esto no quiere decir que todas esas referencias vayan a ser de calidad, ni que se enfoquen claramente a nuestro público objetivo, o que se traduzcan en gancho atractivo para posibles clientes. Simplemente estamos “comprando” espacios, no comunicación o relaciones públicas. En este sentido, si a pesar de todo lo que nos interesa es la cantidad, nos conviene contar antes con los servicios de una agencia de publicidad.

    5. La agencia nos garantiza un número mínimo de referencias

    Relacionado con el punto anterior. Si todo lo que queremos es salir en los medios (no importa cómo ni dónde) entonces puede ser una buena idea… pero si lo que queremos es calidad y realmente dar de lo que hablar, conviene evitar estas agencias a toda costa.

    6. La agencia nos garantiza que vamos a “salir” enseguida

    Otra estrategia clásica de muchas agencias de comunicación es la de garantizarnos que pueden conseguir promocionar nuestra empresa en medios de comunicación en menos de un mes. No nos mienten. Cuando nos garantizan esta inserción descubriremos fascinados cómo en pocas semanas comenzamos a ser conocidos en algunos medios de comunicación y parece que todo marcha bien.

    Lo que no nos cuenta la agencia es que su círculo de medios de comunicación y periodistas es reducido y trillado, por lo que bien por afinidad personal, bien por otros motivos, son capaces de “colocar” a cualquier empresa en poco tiempo. A cambio, nos veremos atrapados en una agencia que no va a ser capaz de explorar nuevas oportunidades, por lo que después de un inicio prometedor comprobaremos como nuestras relaciones públicas languidecen.



     

    También te gustará

    microinfluencer

    Microinfluencers: el nuevo y cuestionable objetivo de las marcas

    Youtubers, bloggers y estrellas de Instagram. Desde hace unos años la palabra “influencer” se ha …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.