Martes , 6 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Freelance: 7 pasos para exprimir tu verano

    Para muchos freelancers la llegada del verano significa esencialmente dos cosas: poder tomarse un merecido respiro vacacional y pasar uno o incluso dos meses sin encargos o clientes para lo que trabajar.

    El verano, por lo tanto, puede ser una de las épocas del año más duras. Y no tanto por la falta de ingresos (que también) sino por la pérdida de una rutina diaria que después del boom vacacional, comienza a echarse de menos. Sin embargo, si nos planificamos bien también puede ser una época muy productiva. 

    Llega el verano y la historia se repite año tras años. Nuestros clientes se van de vacaciones, los encargos escasean y aunque nos podemos tomar unas semanas libres para desconectar, nos encontramos con tanto tiempo libre que comenzamos  a sentir una pequeña angustia. Casi deseamos que llegue septiembre para volver a trabajar, para engancharnos a una rutina que ansiamos recuperar. 

    Sin embargo, a falta de trabajo fijo, el periodo estival puede ser útil para dedicarlo a otras tareas para las que normalmente no tenemos tiempo, que solemos posponer en un teórico “Algún día” que nunca acaba por llegar. En Freelance Folder nos muestran algunos ejemplos de qué podemos hacer con tantísimo tiempo libre.

    1. Pon en orden tu oficina

    Después de un año de trabajo, probablemente tu espacio productivo sea un pequeño-gran caos que necesite de tu atención. Aprovecha el tiempo para reciclar todos esos papeles que se acumulan en los cajones, para eliminar todos esos archivos que ya no necesitas, limpiar la bandeja de entrada de tu correo electrónico y en general, convertir tu oficina en un espacio de trabajo verdaderamente productivo.

    2. Vuelve a leer

    No nos vamos a engañar. Vivir como freelance supone entre otras cosas renunciar a muchas de nuestras otras pasiones, incluida en buena medida, la lectura. Disponemos de tan poco tiempo libre que solemos aprovecharlo para pasarlo con nuestros seres queridos o descansando. Precisamente por esto, el verano constituye una buena oportunidad para volver a leer, para formarnos sobre esos temas que han quedado pendientes…incluso para apuntarnos a un curso para el cual antes no teníamos tiempo.

    3. Evalúa tus necesidades tecnológicas

    ¿Hace cuánto tiempo no cambias de ordenador? ¿Echas de menos alguna aplicación? ¿Deberías actualizar tu sistema operativo? ¿Qué tal si compras ese escáner que te llamó la atención hace uno meses? El verano es una buena época para reflexionar sobre tus necesidades tecnológicas reales, alejadas de la compra por impulso a la que puedes estar expuesto el resto del año. 

    Tómate unos ideas y piensa seriamente qué es lo que realmente necesitas. Tal vez no necesites cambiar nada pero en caso de lo necesites, es la mejor época para tomar una decisión.

    4. Planifica el resto del año

    La llegada del verano implica entre otras cosas que ya ha pasado medio año. ¿Cómo han ido las cosas durante los seis primeros meses? Es una buena época para evaluar el trabajo realizado, revisar las áreas en las que podemos mejorar y realizar una pequeña planificación de lo que queremos que sea el resto del año. ¿Qué objetivos nos vamos a plantear hasta diciembre? ?Qué aspectos queremos potenciar? 

    5. Apuesta por el marketing

    El trabajo suele tenernos tan absorbidos el resto del año, que rara vez podemos dedicar tiempo a promocionar nuestra marca personal o construir una estrategia de marketing sólida. Si tienes pensado crear tu propia página personal, lanzar un podcast o enfocar tu estrategia en redes sociales, en esta época dispondrás de todo el tiempo del mundo para empezar desde cero.

    Lo que hagas ahora, podrás aprovecharlo durante los próximos seis meses, tiempo tras el cual podrás evaluar sus resultados. En definitiva, es la época para ocuparte de todas esas cosas para las que nunca tienes tiempo.

    6. Conecta con el mundo

    Seguro que hace meses que no sabes nada de ese colega de tu anterior trabajo, o que hace tiempo que tienes que hacer esa otra llamada para hablar de un teórico proyecto que…

    El verano es la época para salir de tu cascarón invernal. Revisa tu agenda y exprime tu red de contactos. Nunca se sabe donde va a surgir una nueva oportunidad y quizás, después de una larga charla con ese amigo de la infancia, encuentras esa idea ganadora que te lleva a conocer a potenciales clientes.

    7. Descansa

    No necesitas ir al fin del mundo para descansar. Incluso si no puedes permitirte salir de vacaciones, seguro que encontrarás más tiempo para pasarlo con tus seres queridos, para dedicarlos a ese hobby que te encanta, hacer ejercicio… sencillamente para disfrutar.

     

    También te gustará

    clientes-insatisfechos

    ¿Qué lleva a tus clientes a serte ‘infiel’?

    Más complicado que atraer nuevos usuarios es conseguir fidelidad a aquellos que ya han confiado …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.