Domingo , 11 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Freelance: qué hacer cuando trabajas demasiado

    Como freelance, estamos seguros que normalmente te enfrentas a jornadas maratonianas, en las que tu puesto de trabajo acaba por convertirse en un pequeño potro de tortura y es que, especialmente al principio, es habitual pasar más de diez horas frente a la pantalla del ordenador.

    Aunque en MuyPymes no podemos ayudarte a trabajar menos horas, sí que te podemos ofrecer algunos consejos para que todas esas horas que pasas en tu puesto de trabajo no se te hagan tan duras. ¿Quieres saber cuáles son? 

    Pausas regulares

    Más que un consejo, esto es una obligación. Por cada hora de trabajo que pases frente a tu ordenador, deberías levantarte de la silla y caminar durante cinco minutos. Al principio puede que te cueste abandonar tu puesto de trabajo, especialmente si te encuentran en pleno proceso creativo, pero es muy importante que lo hagas.

    Desconectar de tu trabajo cada hora te permite relajarte, rebaja tus niveles de estrés, evita posibles contracturas musculares y además, aunque parezca increíble, aumenta tu productividad. Aprovecha estos cinco minutos para tomar un café, pasear o simplemente observa el paisaje desde tu ventana. Enseguida notarás como la vista se relaja…aprovecha estos momentos para realizar pequeños estiramientos.

    Come (lejos del ordenador)

    Cuando nos encontramos enfrascados en un proyecto, nos olvidamos de todo, incluso de comer. Es importante dedicar un tiempo a la comida, y que ese tiempo sea de calidad. Lo ideal es comer algo cada tres o cuatro horas, y hacer siempre lejos de nuestro ordenador.

    Una de las peores prácticas que erróneamente se confunde con ser más productivos es comer mientras se controla el correo electrónico o se actualiza esa base de datos. La nutrición es importante, si no respetamos horarios, comidas, etc. nuestro cuerpo acabará pasándonos factura.

    Ejercicio

    A estas alturas pocos ignoran ya los beneficios que tiene el deporte para nuestra salud y forma física. Hacer ejercicio es importante, sobre todo para todos aquellos que pasan la mayor parte de su día sentados frente a una pantalla.

    Si además de hacer deporte consigues unirte a un grupo de personas que compartan tu misma afición, habrás ganado por partida doble.

    Desconecta del trabajo: vida social

    El freelance es por definición una persona que suele pasar muchas horas en la soledad de su hogar. No suele ver a muchas otras personas a lo largo del día y cuando lo hace, suelen estar estrechamente relacionadas con su trabajo.

    Descansar significa entre muchas otras cosas, dedicar parte de nuestro tiempo a actividades que no tienen nada que ver con nuestra profesión. Hacer un esfuerzo para quedar con personas que hace tiempo que no veíamos, quedar para un café, etc. reduce los efectos negativos de trabajar todos los días en la soledad de nuestro apartamento.

    Planifica “horas abiertas”

    Si eres de los que planifica meticulosamente su semana laboral, una buena idea es añadir a esta planificación lo que los anglosajones denominan “Open Hours”, es decir, cuatro o cinco horas semanales que en teoría no vas a ocupar en nada, pero que al final tendrás que ocupar porque surgen imprevistos de última hora, encargos urgentes, etc.

    Reservando estas horas, te dotas a tí mismo de un pequeño margen temporal que te permitirá ser mucho más flexible para encarar este tipo de imprevistos, sin que se resienta el resto del trabajo.

    Otra forma de trabajar

    Si descubres que algunos días acabas por trabajar más de diez horas, es probable que tu puesto de trabajo comience a parecerse más a un sillón de tortura que a otra cosa. Para mitigar los efectos físicos de trabajar tantas horas, puedes probar a trabajar de otra forma.

    Por ejemplo, si buena parte de tu trabajo consiste en escribir mucho, puedes intentar dedicar una hora a escribir a mano, utilizar una grabadora o utilizar otro ordenador. Aunque parece mentira, estos simples cambios puedes ser extremadamente beneficiosos.

     


    Ergonomía

    Cuando trabajas en tu hogar, una de las áreas en las que no debes reparar en gastos es la ergonomía de los muebles y elementos con los que trabajas. Si vas a trabajar muchas horas seguidas, más vale que lo hagas en las mejores condiciones posibles.

    Tendrás que encontrar la silla que mejor se adapta a tus necesidades, un teclado y ratón adecuados, un buen monitor que no te canse demasiado la vista, etc.

    Define tus horarios

    Incluso cuando tengas que hacer horas extra que te obliguen a trabajar hasa altas horas de la madrugada, intenta no perder tu rutina y despiértate a la hora habitual.

    En caso contrario, puedes verte en jornadas en que las noches se alargan, pasas la mayor parte del día durmiendo y te pierdes buena parte de las cosas que transcurren en un día normal.

    Prueba nuevos espacios

    A veces es recomendable trabajar en nuevos espacios y cambiar de ambiente. Por ejemplo, si tenemos una reunión con un cliente por la tarde, podemos localizar una cafetería o bar que se encuentre cerca del sitio de nuestra cita, y trabajar desde ahí unas horas antes.

    Al cambiar de ambiente, podemos encontrar nuevas fuentes de inspiración y energía.

    Madruga

    Aunque a muchas personas les gusta trabajar de noche, cuando la ciudad está más tranquila, la realidad es que la mayoría de las personas tienen más energía (y por lo tanto son más productivas) a primera hora de la mañana.

    Pasada la hora de comer, la curva de productividad comienza a caer en picado y aunque a media tarde o por la noche puede empezar a subir de nuevo, merece la pena aprovechar los momentos en que nos sentimos más despejados. Por este motivo, madrugar (incluso más de lo que en España se considera normal) puede ser una gran idea para exprimir nuestro día con eficacia.

    No mezcles tu trabajo con tu vida personal

    Aunque estés en la comodidad de tu hogar, no te olvides de que estás trabajando. Esto implica que todo el tiempo que inviertas en contestar e-mails personales, controlar lo que te dicen en Facebook, ver tu serie favorita o hacer “esporádicas” excursiones a la nevera, es tiempo en el que no estás trabajando. 

    Cuando determinas tus horarios de trabajo, debes comprometerte a cumplirlos, de la misma forma que harías en una oficina. Si te ciñes a unas determinadas horas, descubrirás que la jornada laboral no se alarga tanto como pensabas.

     

     

     

    También te gustará

    clientes-insatisfechos

    ¿Qué lleva a tus clientes a serte ‘infiel’?

    Más complicado que atraer nuevos usuarios es conseguir fidelidad a aquellos que ya han confiado …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.