Lunes , 5 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Profesiones de futuro: Coolhunter

    La velocidad cada vez más rápida de los cambios e innovaciones sociales está propiciando el desarrollo de una nueva profesión, el cazador de tendencias o coolhunter, un puesto cada vez más demandado por las empresas.

    En un reciente debate mantenido en la Fundación Telefónica, se analizaron los secretos y técnicas de esta profesión. Para la ocasión, se contó con la presencia de Victor Gil, autor del libro “Crossumer y Coolhunting” y Manuel Serrano, presidente de la Asociación Española de Coolhunting. 

    Los ritmos de adopción de tendencias cada vez más veloces, la web 2.0 y las redes sociales están propiciando el que cada vez haya más mercados que se rigen por los criterios de la moda y el concepto de “temporada”. De hecho, para los expertos, cada vez que se crea una tendencia, aparece un nuevo nicho de mercado.

    Para Víctor Gil, la principal misión del coolhunter es proveer de información válida y relevante sobre innovaciones y tendencias que puedan tener un impacto positivo (oportunidades) o negativo (amenazas) sobre el negocio.

    Su metodología permite anticipar los gustos y las tendencias y se ha puesto de moda precisamente por “la sorprendente velocidad de la difusión de la innovación, que ahora es más rápida que nunca”. De ahí que un buen coolhunter, ante todo, tenga que haber desarrollado una gran capacidad de observación, semejante a la que tienen los niños.

    En ese sentido, las competencias esenciales para desarrollar un trabajo serían, en primer lugar, saber dónde mirar recurriendo a fuentes documentales y físicas; saber cómo mirar, librándose de los propios prejuicios; saber interpretar recurriendo a todos los indicios; comunicar y aplicar la creatividad estratégica, ya que “un coolhunter no es sólo un investigador social, sino que ha de llevar sus descubrimientos al terreno del negocio”.

    Según Gil, al campo del coolhunter va más allá de la moda y hoy en día aún hay pocos profesionales desarrollando esta nueva disciplina por su perfil un tanto disperso y poco profesionalizado.

    Por otro lado, el coolhunter según Manuel Serrano es aquel que detecta tendencias, las identifica y analiza, aquel capaz de convertir las amenazas en oportunidades y obtienen información de una tendencia y la materializan económicamente.

    Señaló también que cada coolhunter tiene su propio método y que su tarea es la de identificar los nichos de mercado, anticipándose en cuatro o cinco años.

    Las TIC también tienen un papel importante a la hora de la creación y expansión de las tendencias, ya que “las tendencias iniciales van casi siempre de la mano de las tecnologías de la información”. En ese sentido, el panel etnográfico resulta fundamental para realizar un seguimiento continuo del mercado y debe contener aplicaciones que sirvan para registrar, compartir y visualizar las tendencias, como agregadores de feeds, alertas, foros de discusión, etc.

    Manuel Serrano también ha destacado que un coolhunter no debe limitarse a seguir las tendencias actuales, sino “mirar un paso más allá”; debe identificar también las carencias y fallos de las tendencias actuales y tener cuidado a la hora de asumir tendencias marcadas por los grandes prescriptores o trendsetters, puesto que “a veces no se sabe si responden a la realidad o a intereses propios.”

    También te gustará

    Casi un tercio de los universitarios españoles quieren emprender

    ¿Quieren emprender los jóvenes? Si tenemos en cuenta los datos que se desprenden del “Perfil …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.