Viernes , 18 agosto 2017 Impresion Pyme
  • Convence, vende y gana en sólo 15 minutos

    Tienes un estupendo plan de negocios en tus manos, sabes que la idea es buena, que lo has detallado y trabajado, estás convencido de que puede funcionar… pero de lo que no estás tan seguro es cómo persuadir a la persona que tiene que aprobarlo, ya sea un socio, un inversor o un director de banco.

    Si posees un buen plan de ataque, sólo basta un cuarto de hora (más o menos) para que ese proyecto que tienes en mente ilusione y convezca a los demás. Te ofrecemos una hoja de ruta para que su exposición sea brillante.

    Antes de comenzar la presentación, te aconsejamos que prepares a conciencia las ideas fundamentales. La única manera de evitar que los nervios te venzan es preparando a fondo los mensajes que deseas transmitir. Tienes que saber muy bien qué es lo importante de tu discurso, creer que va a funcionar y defenderlo ciegamente (evita exageraciones y mentiras).

    Por último, no caigas en el error habitual de hablr de acciones muy lejanas en el tiempo. Por ejemplo, a veces el emprendedor se entretiene hablando de cómo va a expandir el negocio por la fórmula de la franquicia o de la cadena, y se le olvida explicar cómo va a abrir su primera tienda y cómo va a hacerla funcionar.

    Inicio de la “hoja de ruta”

    1 – Arrancar con una anécdota, un comentario, algo que haya en el despacho, una noticia, una película o similar, que te permita enlazar con tu negocio, puede ser muy efectivo para acercar posturas. Esta fase durará tres minutos.

    2 – Formula preguntas abiertas y establece una escucha activa para extraer el máximo de información de las respuestas que te den. Calcula que esta fase también puede durar tres minutos.

    3 – En función de las respuestas arrancarás tu argumentación. Lo mejor es hacerlo en plan story teller, tienes que contar tu historia y tu plan de negocio como si fuese un cuento.

    4 – Es importante utilizar los verbos en presente porque el pasado no interesa y el futuro se ve como algo lejano. Y mejor la primera persona del plural, “nosotros”, que la del singular, “yo”.

    5 – Es bueno apoyar nuestras afirmaciones con números o cifras, pero éstas siempre deben estar extraídas de algún estudio o estadística que ha de nombrarse y mejor si podemos mencionar dos fuentes, para evitar que nos contrargumenten.

    6 – Al igual que el reconocimiento de las debilidades refleja madurez y solvencia, la ponderación en las expectativas económicas demuestra mentalidad gerencial. Que sean realistas, con plazos también verosímiles y, preferiblemente, dibuja el peor escenario posible.

    7 – Es importante que a la hora de presentar el plan, hayas analizado muy bien cuáles son tus debilidades y de qué manera piensas solucionarlas. En este sentido, también es importante que identifiques otras posibles propuestas similares y cómo han afrontado la idea que tú propones.

    8 – Tienes que lanzar el mensaje de qué el tipo de proyecto que estás presentando es perfecto para ti y que tú eres perfecto para él, es lo que dominas, es lo que más te gusta hacer en la vida y estás como pez en el agua en esta iniciativa. Es el momento de la presentación del equipo, enfatizando la idoneidad del mismo para llevarlo a cabo.

    9 – Una buena forma de descubrir las posibles grietas de tu plan es hacer un role play con alguien que haga de abogado del diablo. Y en función del temor que hayas detectado en el punto 2, deberás poner enfásis en determinados argumentos.

    10 – Da las gracias por el tiempo robado a tus interlocutores y elabora un microresumen remarcando los cinco “síes” por los que tienen que darnos su apoyo, apóyate en el dossier escrito y ofrécete a resolver cualquier duda que pueda haber quedado en la presentación.

    También te gustará

    compra venta de segunda mano

    La mitad de los usuarios españoles vende artículos de segunda mano en Internet

    Rastreator ha publicado un estudio que señala como aproximadamente la mitad de los españoles está …