Sábado , 3 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • 8 preguntas prohibidas en una entrevista laboral

    entrevistaAunque en la Red abundan los artículos que explican cómo prepararse para una futura entrevista laboral, no son tantos los artículos que muestran a los empresarios o a los técnicos de selección cuáles son los errores que no pueden cometer.

    En este artículo repasamos 8 preguntas que el entrevistador nunca debe plantear a un aspirante a trabajar en su empresa. La inmensa mayoría son sobradamente conocidas por todos, pero dado que algunas personas las siguen planteando, creemos que no viene mal un pequeño repaso. 

    Raza

    Aunque existe una fina delgada línea que separa lo que puedes y no puedes preguntar en el transcurso de una entrevista de trabajo, definitivamente debes tener muy claro que preguntar a qué grupo étnico pertenece tu entrevistado no es de lo más apropiado. Si la persona parece claramente inmigrante o extranjera puedes preguntar si dispone de los permisos necesarios para trabajar en nuestro país, pero nunca deberías pasar de ahí.

    Ten en cuenta que en algunos países como Estados Unidos preguntar sobre la raza o grupo étnico durante una entrevista de trabajo es directamente ilegal, y puede acarrear una demanda judicial.

    ¿Estás casado/a? ¿Tienes novio/a?

    La situación sentimental de nuestro entrevistado nunca debe ser un factor a tener en cuenta para el proceso de selección. No sólo no es ético preguntar acerca de esta cuestión, sino que además puede resultar muy molesto para la persona a la que entrevistamos. Dicho lo cual, mucho peor es preguntar por la orientación sexual de la persona a la que estamos entrevistando. 

    Estamos seguros que los que leen estas líneas jamás se plantearían preguntar a una persona si es o no homosexual, bisexual o heterosexual, pero si lo indicamos en este artículo es porque desgraciadamente, estos casos se dan con bastante más frecuencia de lo que podemos imaginar.

    ¿Estás planeando quedarte embarazada? ¿Quieres tener hijos en un futuro próximo?

    Esta pregunta puede parecer muy inocente para muchos entrevistadores, pero es altamente ofensiva para la mujer que la recibe. En primer lugar porque de entrada se mete en un terreno muy personal, que queda totalmente al margen de cualquier relación laboral. En segundo lugar, porque parece indicar que las mujeres lo van a tener difícil en esa empresa, especialmente si deciden tener un niño. 

    En cualquier caso os podemos asegurar que la imagen de la empresa que se dedique a hacer esta pregunta durante su proceso de selección quedará seriamente dañada, especialmente ahora cuando con las redes sociales, todo se sabe.

    ¿Sueles beber? ¿Eres fumador? ¿Te has drogado en alguna ocasión?

    Por mucho que la empresa se “preocupe” por la salud de sus empleados, resulta totalmente inaceptable preguntarles por sus hábitos de consumo (tabaco, alcohol, drogas) pasado. Ciertamente, la empresa tiene todo el derecho a efectuar una revisión médica y rechazar a aquellos candidatos que por razones objetivas no puedan rendir adecuadamente en el puesto que se está ofertando, pero no resulta ético realizar esta clase de preguntas durante la fase de entrevista personal.

    ¿Has sufrido alguna enfermedad recientemente? ¿Has estado internado últimamente en un hospital?

    Como en el caso anterior, en ningún caso la empresa puede preguntar sobre el historial clínico de ninguno de sus candidatos. No hay que recordar que el historial médico de una persona es un documento totalmente privado al que sólo tienen derecho a acceder el paciente y el médico que le está tratando.

    Otra cosa distinta es que a lo largo de la entrevista el técnico responsable explique al candidato que para el puesto es necesario reunir una serie de requisitos físicos, o que el puesto es incompatible con determinadas enfermedades, como por ejemplo, aquellos puestos muy físicos que no se llevan bien con enfermedades cardíacas, respiratorias, etc.

    ¿Has sufrido alguna vez una depresión? ¿Acudes al psicólogo/psiquiatra?

    La salud mental de nuestro candidato se demuestra a diario durante su desempeño en su puesto de trabajo. Si ha sufrido depresión, si tiene un trastorno obsesivo compulsivo o si hace años se le diagnosticó una esquizofrenia que se está tratando, es algo que no nos debe interesar averiguar.

    ¿Tienes alguna discapacidad de la que quieras informarme?

    Realmente sobra la explicación sobre esta pregunta, pero lo que realmente nos sorprende es que siga habiendo empresarios y técnicos de selección que la sigan planteando durante el proceso de reclutamiento de un nuevo empleado.

    ¿De qué religión eres? ¿Crees en Dios?

    Aunque para el empresario pueda ser importante conocer la fe que profesan sus empleados, o si profesan alguna en concreto, tiene que tener muy en cuenta que el candidato no está obligado a responder a ninguna pregunta que esté relacionada con sus creencias o la ausencia de las mismas.


    También te gustará

    clientes-insatisfechos

    ¿Qué lleva a tus clientes a serte ‘infiel’?

    Más complicado que atraer nuevos usuarios es conseguir fidelidad a aquellos que ya han confiado …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.