Viernes , 9 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Todos los problemas caben en una servilleta

    ¿Existe una forma divertida de resolver problemas? ¿Existen soluciones más sencillas que enfrentarnos a reuniones eternas y poco productivas? La hay. Se llama “pensamiento visual”, una idea que desarrolla Dan Roam en su aclamado libro “Tu mundo en una servilleta”.

    La base del planteamiento de Roam es sencillo: una imagen vale más que mil palabras y por lo tanto, casi todos los problemas podemos resolverlos con un simple dibujo en una servilleta. En MuyPymes, analizamos el libro.

    Como descubrimos desde las primeras páginas de “Tu mundo en una servilleta”, no hace falta ser un Da Vinci o un Ibáñez para poder aplicar el pensamiento visual a nuestra vida diaria y profesional. De hecho, unos trazos sencillos y esquemáticos es todo lo que necesitamos para empezar a trabajar, a visualizar ese problema engorroso y por lo tanto, comenzar a atisbar su posible solución.

    Escrito en un tono bastante divertido, el libro se estructura entorno a cuatro grandes secciones (más dos apéndices) en las que Roam nos explica los fundamentos del pensamiento visual. Progresivamente aprendemos que los adultos han olvidado a expresarse visualmente (algo que los niños pequeños hacen a la perfección) pero que al recuperar esta habilidad, estamos dando vía libre a un nuevo mundo de ideas que están esperando ser atrapadas.

    Así la parte central del libro “Descubriendo ideas” y “Desarrollando ideas” nos muestra todo lo que necesitamos saber (y tener a mano) para mejorar nuestro pensamiento visual y por lo tanto, enfrentarnos a nuestros problemas de una forma mucho más creativa. Y la verdad, después de experimentar un poco con el método que sugiere el autor, no podemos sino concluir que nos hemos divertido.

    Porque reconozcámoslo: no hay nada más aburrido que enfrentarnos a interminables hojas de cálculo, a gráficos y diagramas, a listas ordenadas… cuando en realidad, puede que todo lo que necesitemos sea un simpático monigote que apunte con su dedo en la dirección adecuada.

    Sin embargo, hemos de dejar muy claro que no se trata únicamente de ponernos a dibujar, ni de expresar lo primero que cruza por nuestra mente. Hay un método preciso, normas “estrictas” y preguntas a las que responder, cuando nos enfrentamos a nuestras primeras servilletas en blanco. Como si de un diseño en CAD se tratase, existen unas bases sobre las que debemos construir, unos “andamios” en los que plasmar nuestro esquema mental y una lógica que nos va a llevar a las posibles soluciones.

    El último capítulo del libro “Vendiendo ideas” nos enseña finalmente a realizar la transición del mundo de la servilleta al mundo “real”. No siempre es fácil traducir en acciones concretas lo que estamos visualizando, especialmente cuando llevamos tanto tiempo sin hacerlo. Roam apunta en este capítulo algunas claves aquí y allá. Sin lugar a dudas, esta es la parte más compleja, orientada al profesional “de la decisión”, quizás menos pensada para un público general.

    Al terminar el libro nos descubrimos a nosotros mismos con ganas de ponernos a dibujar, pero también con un montón de preguntas que nos gustaría hacerle al autor personalmente. Es en este sentido, uno de esos libros que requiere de una segunda lectura más pausada, exigiendo al lector el convencimiento de que este método realmente le puede ayudar.

    También te gustará

    gates_reading

    Cinco libros que según Bill Gates deberías empezar a leer

    Si hay una persona que no necesita presentación es Bill Gates. El fundador de Microsoft …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.