Domingo , 4 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Cómo diseñar nuestra oficina ideal

    Una oficina no sólo es un espacio de trabajo, sino que también tiene que ser un centro creativo, un lugar en que fluyan las ideas cristalizando en mejores proyectos, fruto de la colaboración de todo un equipo.

    En este sentido, diseñar nuestra pequeña oficina tiene mucho más que ver con lo que queremos ser, que con el dinero que tengamos disponible para invertir en muebles de Ikea. En Inc.com una de las publicaciones para pymes más conocidas del mundo, nos muestran las bases de un buen diseño.

    Apostar por un diseño que refleje la estructura de nuestra empresa

    Antes de colocar la primera mesa en este nuevo espacio que acabamos de alquilar, debemos plantearnos algunas cuestiones. La primera y fundamental es la siguiente: ¿Cómo se toman las decisiones en nuestra empresa?

    Tal y como nos explican en Inc.com, nuestra oficina no sólo debe reflejar nuestro modelo de negocio, sino la forma en que se estructura la toma de decisiones. ¿Es el director el que toma todas las decisiones? ¿Se trata por el contrario de un ambiente colaborativo en el que todos aportan? ¿Queremos apostar por un espacio inclusivo (todos los trabajadores entorno a una misma idea)? o ¿preferimos un espacio exclusivo en el que sea el espacio el que defina cargos y responsabilidades?

    Incluso cuando se trata de una oficina pequeña, la posición espacial que ocupa cada uno de los empleados es importante. ¿Vamos a aislar al CEO en un despacho/esquina de la oficina? ¿Lo vamos a situar en un ambiente abierto? La forma en que organizamos estos “pequeños” detalles refleja claramente el clima laboral que se vive en la empresa.

    2. Crear un ambiente abierto y flexible

    Hace más de 10 años, un estudio realizado por la Universidad de Cornell demostró que los ambientes de trabajo abiertos incrementaban el intercambio de información entre los trabajadores, favoreciendo el desarrollo de un ambiente social más positivo y flexible lo cual no iba en contra de la productividad general.

    Hasta entonces el cubículo, el panel de separación y los estrechos pasillos eran la forma habitual de organizar el espacio en empresas de todos los tamaños.

    Es verdad que no se puede apostar exclusivamente por espacios completamente abiertos, más que nada por la ausencia de privacidad que se puede experimentar, pero en la medida de lo posible resulta conveniente apostar por un diseño balanceado, con algunas zonas “privadas” pero en el que predominen los espacios sin “muros”.

    3. Reflejar el espíritu de la empresa

    Si solemos recibir a clientes en nuestras instalaciones, deberíamos asegurarnos que nuestra oficina de alguna forma refleja cuáles son nuestros objetivos, el espíritu de la empresa.

    ¿Cuál es la imagen que queremos transmitir? Por ejemplo, en las agencias de publicidad y marketing suelen apostar por diseños atrevidos y vanguardistas, que reflejen su creatividad, las start-ups tecnológicas suelen desenvolverse en ambientes desenfadados y en los bufetes de abogados el rey indiscutible es el estilo clásico y la seriedad.

    Incluso si teóricamente nos vamos a recibir visitas en nuestra oficina, deberíamos reflejar una imagen que fuese percibida por nuestros futuros empleados, de modo que el ambiente sea un reflejo de lo que somos.

    4. Ahorra y atrévete a ser diferente

    La inmensa mayoría de las empresas, cuando deciden adquirir el equipamiento para su nueva oficina siguen la misma rutina. Consultan un catálogo de muebles para empresas, eligen los que mejor se ajustan a su presupuesto y los encargan.

    ¿Por qué no innovar? Cada vez son más las empresas que apuestan por algo diferente. Muebles usados, mesas de mercadillo, lámparas de anticuario…etc. son sólo algunas de las ideas que les ayudan a crear ambientes de trabajo diferente, coloridos, impactantes.

    Si no quieres tener la misma noticia que tienen la mayoría de las empresas del planeta, ¿por qué no atreverse a innovar?

    5. La importancia de los pequeños detalles

    Una oficina no deja de ser un espacio en el que pasamos buena parte del día. ¿Por qué no hace que nuestros trabajadores se sientan más cómodos? Pequeños detalles como ofrecer una buena máquina de café (Nespresso o similar), o una máquina de refrescos gratuita (o a poco precio) son sólo algunos ejemplos de cómo los pequeños detalles pueden marcar la diferencia.

    También te gustará

    clientes-insatisfechos

    ¿Qué lleva a tus clientes a serte ‘infiel’?

    Más complicado que atraer nuevos usuarios es conseguir fidelidad a aquellos que ya han confiado …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.