Martes , 6 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Nueve increíbles ideas para trabajar con texto

    textoTexto. Nuestro trabajo diario frente al ordenador de la oficina trata en gran medida de la relación que mantenemos con el texto. Ya sea a la hora de escribir e-mails, redactar informes o realizar cualquier otra tarea administrativa, parece claro que el tiempo que pasamos con nuestro teclado ocupa más de la mitad de nuestra jornada laboral. Ahora bien, nuestra relación con el texto puede ser bastante tortuosa en según que escenarios (trabajar con PDF, copiar y pegar, reconocimiento OCR…). Por este motivo en este artículo te mostramos hasta nueve ideas que te van a facilitar la vida a la hora de realizar las tareas más pesadas.

    1. Copiar y pegar sin formato

    El clásico copy-paste es seguramnente una de las operaciones que más veces repetimos a lo largo del día. Es una operación sencilla que nos produce un resultado inmediato, pero que no está excenta de quebraderos de cabeza cuando trabajamos con varios programas: los malditos formatos que producen resultados extraños cuando pegamos el texto que deseamos.

    Para evitar esta situación, algunos programas ofrecen la opción de “Pegar como texto plano”, pero muchos otros todavía no la ofrecen y llegado el caso, a menos que queramos pasar por el “Bloc de Notas”, lo mejor es contar con pequeñas aplicaciones externas que nos ayuden a automatizar todo el proceso.

    En entornos Windows podemos contar por ejemplo con Text Scrubber, mientras que los usuarios de Mac OSX estarán agradecidos de contar con un aliado como PlainClip

    2. Renombrar archivos de forma masiva

    Cuando comenzamos a trabajar con decenas o centenares de archivos y llega el día que tenemos que renombrarlos todos a una nomenclatura específica, pueden darnos los mil males si nos vemos obligados a cambiar el nombre de cada uno de ellos de forma individual.

    Afortunadamente en el mercado podemos encontrar varias utilidades que nos van a ayudar en esta tarea. En Mac OS X por ejemplo disponemos de Automator integrado en el sistema operativo. En el caso de los usuarios de Windows, pueden contar con la ayuda de “Actions”, un programa escrito en Java (y por lo tanto multiplataforma) que nos va a ayudar en esta desagradecida tarea. 

    3. Extraer el texto de un PDF

    Es cierto que la mayoría de los PDF con los que trabajamos nos permiten que copiemos el texto que incluyen. El problema es que al pasarlo al portapapeles y después pegarlo sobre un documento, el resultado no es precisamente satisfactorio. El texto suele mostrarse desordenado, presentado retornos de carro aquí y allá que exigen que lo revisemos a conciencia.

    Afortundamente existen servicios en la nube como PDFTextOnline que nos permiten subir el PDF con el que queremos trabajar y nos proporciona como resultado el texto plano que se encuentra dentro del archivo. 

    4. Cambiar archivos de texto desde la consola o el terminal

    La mayoría de nosotros nunca vamos a sentir la necesidad de utilizar nuestro terminal o consola para realizar ningún cambio en ningún archivo de texto. No obstante, colectivos como programadores que están habituados a trabajar con larguísimos archivos de texto pueden encontrar gran utilidad en poder realizar modificaciones profundas en sus archivos con solo introducir algunos comandos en un terminal.

    Todos ellos tienen a su disposición Snipt, un completísimo repositorio en el que pueden localizarse todo tipo de recursos categorizados en función del lenguaje de programación empleado, y que realmente pueden ahorrarnos muchas horas de trabajo.

    5. Identificación de fuentes tipográficas

    En ocasiones puede que queramos trabajar con una fuente tipográfica como la que vemos en esa imagen que nos acaban de mostrar, o como la que parece estar incrustada a fuego en ese PDF que acabamos de recibir. El problema es que a menos que tengamos una enorme base de datos de fuentes en nuestra cabeza, resulta para el común de los mortales, bastante complicado identificar una fuente tipográfica “a ojo” (y no, no nos refererimos a la Comic Sans).

    Para ayudarnos en esta tarea podemos recurrir a servicios como whatfontis.com o whatthefont.com que nos permiten subir el archivo en el que queremos identificar la fuente que se emplea, y nos ofrece como resultado una identificación que en el 99% de los casos es la correcta.

    6. Ayuda con el OCR

    La mayoría de los escáneres y multifunciones que se venden en la actualidad, suelen incluir una herramienta OCR para ayudarnos a la hora de reconocer texto y que podamos editarlo posteriormente con facilidad. El problema es que la mayoría de las opciones que nos proporcionan los fabricantes de hardware no son precisamente exactas (a menos que nos vayamos a entornos muy profesionales como los que nos proporciona Fujitsu por ejemplo), por lo que suele merecer la pena invertir en un programa adicional que nos ayude en esta tarea.

    Aunque en el mercado encontramos un buen grupo de opciones disponibles, una de las mejores (tanto para Windows como para Mac) es sin lugar a dudas FineReader. Por otro lado si todo lo que queremos es un software que reconozca el texto de una imagen (aunque no lo podamos editar) siempre podemos contar con la inestimable ayuda de Evernote.

    7. Una página web más legible

    Cuando más que navegar lo que realmente necesitamos es leer un gran volumen de información en la web, el hecho de que esté “incrustada” en una página en la que abunda la publicidad, las imágenes y los pop-ups, puede llegar a ser bastante frustrante. Afortunadamente existen varias extensiones para nuestro navegador que convierte el contenido de cualquier web en simpático texto plano en el que se facilita enormemente la lectura.

    Ahí tenemos por ejemplo Readibility para Firefox y Chrome, o la opción “Lector” que se ofrece de serie en las últimas versiones de Safari. Por otro lado servicios que nos permiten sincronizar artículos entre varios dispositivos (Instapaper o ReaditLater) también nos ofrecen esta opción.

    8. Sincroniza tus notas de texto entre varios dispositivos

    Aunque en muchas ocasiones hemos hablado de Evernote como la mejor plataforma con la que gestionar nuestra notas, esto no quiere decir ni mucho menos que sea la única. De hecho, si todo lo que queremos es sincronizar notas de texto y nos gusta disponer de un interfaz minimalista sobre el que trabajar, Simplenote puede que sea la mejor opción con la que podemos contar.

    9. Ahorra teclas

    En determinados puestos de trabajo, en determinadas ocasiones, nos podemos descubrir a nosotros mismos introduciendo las mismas palabras, los mismos térmimos una y otra vez. ¿No sería maravilloso que existiese una utilidad que nos ahorrase buena parte de todo este tecleo?

    Lo bueno es que existe. Gracias a herramientas como PhraseExpress para Windows o TextExpander para Mac OS X, podemos por ejemplo conseguir que al escribir MP, el resultado que se vea en pantalla sea MuyPymes.

    Visto en Lifehacker

    También te gustará

    comunicaciones_unificadas_estudio

    Participa en nuestro estudio “El futuro de las comunicaciones unificadas”

    Las comunicaciones unificadas se han convertido en toda una revolución para muchas empresas. Simplificar la …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.