Sábado , 10 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • El outplacement, una “tirita” para la herida del desempleo

    El outplacement (recolocación en español) podría ser parte del remedio para el paro en nuestro país. Esta estrategia, muy generalizada en países como Alemania, Francia y EE UU, consiste, como su nombre predice, en el ofrecimiento, por parte de las empresas, de formación y orientación laboral a aquellas personas que son despedidas de su trabajo. Se quedan sin empleo pero se les facilita una ayuda para que puedan encauzar su profesión por otras áreas con más posibilidades de reinserción.

    Hablábamos de este fenómeno hace un año aproximadamente y en este tiempo la idea parece estar cuajando en los colegios profesionales, que se están planteando ofrecer este tipo de servicios a sus miembros parados. Hasta el momento este papel recaía en manos de las consultoras de recursos humanos y de orientadores laborales cualificados. Sin embargo, cada vez parece más necesario que las empresas tomen conciencia de su responsabilidad para con aquellos trabajadores que, por unos u otros motivos, quedan fuera del negocio.

    Para ponerlo en práctica, en España contamos (por desgracia) con una amplia muestra de personas que pasaron de acudir a su oficina a hacer cola en las oficinas del INEM: en 2010 se autorizaron 17.175 ERE’s, quedándose así sin trabajo 300.618 personas.

    Y esto “solo” por expedientes de regulación de empleo… Hasta el momento, la práctica del outplacement está haciéndose un hueco, sin prisa pero sin pausa. Según la consultora Creade Lee Hecht Harrison, perteneciente a Adecco, el 25% de técnicos despedidos en nuestro país se sometieron a programas de recolocación en 2008, mientras que en 2010 este porcentaje ascendió al 45%.

    “El outplacement ha dejado de ser elitista”, asegura Nekane Rodríguez, directora general de Creade, y ha pasado a ser habitual en las empresas que despiden como un servicio para facilitar un empleo a los trabajadores afectados.

    Como señalábamos al comienzo de la información, en el extranjero esta estrategia es común y está obteniendo gratos resultados. Así, en países como Alemania, Francia o EE UU es obligatorio que las empresas que despiden contraten el outplacement para los empleados excedentes. Sin lugar a dudas, esta vía se está convirtiendo en una alternativa y también complemento a los canales tradicionales de búsqueda, como son las redes sociales profesionales, las webs de empleo y los headhunters.

    Un programa de outplacement dura entre seis meses y un año, según Creade, que atendió el año pasado a 2.730 personas. El tiempo medio de recolocación está en seis meses.

    También te gustará

    clientes-insatisfechos

    ¿Qué lleva a tus clientes a serte ‘infiel’?

    Más complicado que atraer nuevos usuarios es conseguir fidelidad a aquellos que ya han confiado …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.