Viernes , 9 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Quemados por el trabajo: el síndrome del burn-out

    Algo huele a quemado en la empresa… y nada parece estar ardiendo. Pero, como bien sabemos, las apariencias engañan y sí que la llama ha prendido en la organización… al menos de forma metafórica. Ese fuego, en sentido figurado, procede del trabajador (los trabajadores) cuando afrontan situaciones de insatisfacción e incomodidad en la oficina debido a una serie de circunstancias y condiciones que están presentes en el ambiente laboral.

    Hablamos del síndrome del ‘burn-out’  un mal que no es nuevo en España. La novedad real radica en calificarlo de esta forma y definirlo como un problema de trabajo: el síndrome del quemado no es ni más ni menos que la presencia de una respuesta prolongada de estrés en el organismo ante los factores estresantes emocionales e interpersonales que se presentan en el trabajo, que incluye fatiga crónica, ineficacia y negación de lo ocurrido.

    Se suele presentar en contextos y entornos de actividad en los que los excesivos niveles de exigencia ya se han vuelto un hábito inconsciente e incluso socialmente valorado y sus consecuencias en la salud pueden ser muy graves: deterioro en las relaciones interpersonales, desgaste o pérdida de la empatía, despresión y síntomas físicos como el insomnio crónico, que si se prolongan pueden derivar en graves daños cerebrales o cardiovasculares.

    Médicos, policías y funcionarios de prisiones se encuentran entre los principales colectivos afectados por esta patología que surge cuando la organización empresarial no es adecuada y el empleado entra en una “ambigüedad de rol” al no tener clara su función. Este síndrome afecta a un sector de la población profesional bastante elevado, principalmente a aquellos ámbitos en los que los profesionales mantienen un “constante contacto con los usuarios”, según la experta en Psicología del Trabajo de la Universidad de Málaga, María Auxiliadora Durán.

    Entre los perfiles afectados especialmente por esta dolencia figuran también enfermeros, responsables de servicios sociales, deportistas, directivos y hasta personas que se dedican a la programación informática. ¿La solución a este mal? Guarda una mayor relación con la actuación empresarial que individual. Según psicólogos especializados en temas laborales, muchas veces parece que la responsabilidad del problema y de su solución recae sobre el propio afectado, cuando buena parte del síndrome está creado por la organización. Además, la falta de apoyo social de los compañeros constituye otro de los factores que determinan su presencia.

    Para evitar la aparición de este síndrome se recomienda atender las necesidades emocionales, espirituales y físicas. Una persona que está un poco en forma, come bien y se relaciona con sus amigos y familiares difícilmente va llegar a estar quemado.

    Pieza clave para que el ‘burn-out’ no haga su aparición está en los empresarios, los jefes, por la importancia capital de una gestión eficaz de personas en las empresas, cuidando desde el reparto de tareas y de objetivos al reconocimiento de los méritos y valorando la implicación de la plantilla, generando un ambiente positivo y, por último, en caso de errores, no buscando culpables ni causas. Pensar y transmitir que toda equivocación es puntual y que lo realmente importante es tratar de mejorar y evitarlo en el futuro.

    También te gustará

    collabora_online

    Collabora Online 2.0: LibreOffice en la nube para tu empresa

    Como nos cuentan nuestros compañeros de MuyLinux, acaba de presentarse en sociedad Collabora Online la …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.