Viernes , 9 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • El legado de Steve Jobs

    steve_jobs_legado

    El pasado 25 de agosto dábamos la noticia de que Steve Jobs abandonaba su cargo al frente de Apple por su problemas de salud. En aquella ocasión quisimos realizar un homenaje a la figura del CEO de Apple y recogimos algunas citas que marcaron su trayectoria y que pueden servir de inspiración para emprendedores de todo el mundo.

    Hoy el mundo se ha despertado con la noticia de que Jobs ha fallecido a los 56 años de edad, tras llevar años luchando contra un cáncer de páncreas. Creemos por este motivo que merece la pena volver a recoger el artículo que escribimos en su día, ya que hoy vuelve a cobrar pleno sentido. Algunas de sus citas más conocidas y que han servido de inspiración para muchos son las siguientes:

    • “La innovación distingue a un líder de un seguidor”
    • “Ten un criterio de calidad. Algunas personas no lo usan para crear el ambiente de excelencia que se espera”
    • “La única forma de hacer bien un trabajo es amando lo que haces. Si todavía no lo has encontrado, sigue buscando. No desesperes. Como en el amor, sabrás cuando lo has encontrado”
    • “Se sabe que nosotros no crecemos más por la comida que comemos. Vestimos la ropa que otros hacen. Hablamos el idioma que otros han desarrollado. Usamos las matemáticas que otros han inventado, es decir, estamos constantemente cogiendo cosas. Esto es maravilloso, un sentimiento estático crea cosas y las pone en las piscina de la experiencia humana y el conocimiento”
    • “Hay una frase en el Budismo, ‘el pensamiento del principiante’. Es maravilloso tener la visión de un principiante”
    • “Creemos que vemos la televisión por apagar el cerebro y lo encendemos cuando nos ponemos a trabajar en el ordenador”
    • “Soy la única persona que sabe perder un cuarto de millón de dólares en un año. Es muy constructivo”
    También queremos acordarnos de una curiosa anécdota que tomamos prestada a Vic Gundotra, y que hace justicia al carácter de Steve Jobs.

    Una mañana de domingo, el 6 de enero de 2008 estaba en la iglesia cuando mi móvil vibró. Tan discretamente como pude, comprobé el teléfono y ví que marcaba “Desconocido”. Preferí ignorarlo.

    Después de la ceremonia, mientras iba hacia el coche con mi familia, comprobé los mensajes. El mensaje era de Steve Jobs. “Vic, ¿puedes llamarme a casa? tengo algo urgente que discutir”, decía.

    Antes de llegar al coche devolví la llamada a Steve Jobs. Yo era responsable de todas las aplicaciones móviles en Google, y en ese puesto tenía trato frecuente con Steve. Era uno de los beneficios del trabajo.

    “Hola Steve; soy Vic”, dije. “Siento no haber respondido antes tu llamada. Estaba en la iglesia y me apareció “llamante desconocido” así que no la cogí”.

    Steve se rió. Dijo: “Vic, a no ser que la identificación de llamada diga “DIOS”, nunca debes coger una llamada en una iglesia”.

    Me reí nervioso. Después de todo, aunque era normal para Steve llamar durante la semana enfadado con algo, era extraño llamarme un domingo y pedirme que le llamara a su casa. Me preguntaba qué sería tan importante.

    “Mira, Vic, tenemos un problema urgente, uno que hay que resolver cuanto antes. Ya he asignado a alguien de mi equipo para ayudarte, y espero que puedas arreglar esto mañana”, dijo Steve.

    “He estado viendo el logo de Google en el iPhone y no estoy contento con el icono. La segunda O en Google no tiene el gradiente de amarillo correcto. Está mal y voy a hacer que Greg lo arregle mañana. ¿Te parece bien?”

    Por supuesto que me parecía bien. Unos minutos después en ese domingo recibí un email de Steve con el asunto “Ambulancia de icono”. El email me indicaba que trabajara con Greg Christie para arreglar el icono.

    Desde que tenía 11 años y me enamoré de un Apple II, tengo docenas de historias para contar sobre los productos de Apple. Han sido parte de mi vida durante décadas. Incluso cuando trabajé 15 años para Bill Gates en Microsoft, tenía una enorme admiración por Steve y lo que Apple había producido.

    Pero al final, cuando pienso en el liderazgo, la pasión y la atención al detalle, recuerdo esa llamada que recibí de Steve Jobs una mañana de un domingo de Enero. Fue una lección que nunca olvidaré. Los CEOs deben preocuparse por los detalles. Incluso por los tonos de amarillo. Un domingo.

    A uno de los mayores líderes que he conocido, mis oraciones y esperanzas están contigo, Steve.

    -Vic

    [youtube:http://www.youtube.com/watch?v=6zlHAiddNUY 550 330]

    Por último, queremos poner fin a este homenaje con uno de los discursos más famosos de Jobs. Lo dio en la Universidad de Stanford en 2005, y como no podía ser de otra manera, refleja claramente qué es lo que le hacía tan especial.

    También te gustará

    qualcomm-w10

    Lo próximo de Microsoft: Windows 10 completo en tu smartphone

    Continuum, la característica que permite ejecutar algunas aplicaciones de Windows 10 Mobile en un PC …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.