Sábado , 10 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Conquistas en la oficina: seduce a los empleados más valiosos

    motivacion laboral

    De retener el talento… a seducirlos y enamorarlos para que no te abandonen. El líder actual tiene que ser capaz de conquistar sus activos principales, los empleados, especialmente aquellos que son más valiosos por su ingenio o capacidad productiva. Para ello, la clave está en generar compromiso y confianza, según Atesora, consultora especializada en el acompañamiento a organizaciones y profesionales en situaciones de cambio.

    Este tipo de informaciones pueden parecer contradictorias en la actualidad, en una situación en la que reina el negativismo en el ambiente, en la que el empleado ve cómo compañeros suyos han sido despedidos, cómo la situación no es la más propicia para un aumento de sueldo, etc. Sin embargo, es en estos momentos cuando se hace más primordial generar compromiso y confianza a los principales activos de la empresa, es decir, las personas con talento. Así, en Atesora sostienen que las formas de crear ese tipo de lazos trabajador-empresa han cambiado, y que el directivo no tiene que “retener” el talento de sus empleados sino “seducirlo”.

    “Si no seducimos a nuestros principales valores en la empresa, terminarán por dejarnos en cuanto el mercado sea más propicio, por lo que, a la larga, será peor”, comenta Jorge Salinas, socio director de Atesora. Todo directivo es responsable de generar contextos en los que se den lo que Salinas llama las tres B´s de la motivación: Be (ser), Belong (pertenecer) y Become (transformarse). Solo así las personas se sentirán reconocidas por aquello que son y aquello que hacen, sentirán que están contribuyendo a un proyecto y crearán en sus posibilidades de seguir creciendo personal y profesionalmente dentro de la organización.

    Con todo ello, desde la consultora reiteran que es en estos contextos cuando la retención se convierte en “Seducción” de los principales activos que tienen las empresas, personas con talento. Se trata de respetar al empleado, tenerle en cuenta, hacerle ver que es valioso, escucharle y contar con su opinión. Con ello, se alimenta la primera B (Be) para que se motiven.
    Por otro lado, se trata de hacer partícipe al empleado de un equipo, con comunicación transparente, adecuada y a tiempo. Es necesario ser coherente con los mensajes y liderar con el ejemplo. De esta manera se alimenta la segunda B (Belong), la de pertenencia. Al mismo tiempo, el directivo, tal y como apunta Salinas, tiene que ser capaz de generar el espacio y proporcionar las herramientas necesarias para que los empleados puedan crecer dentro de la compañía, desarrollarse, madurar, transformarse. En definitiva, que perciban que son cada vez mejores y que, además de contribuir, aprenden. Así se alimenta la tercera B (Become).

    Utilizando las tres B crearemos una atmósfera que favorezca la motivación intrínseca, la más duradera, la que compromete y entusiasma a medio y a largo plazo. La que permite “seducir a la gente” para que se entreguen a un proyecto profesional.

    También te gustará

    centros-formativos

    Un bloqueo de ayudas que paraliza a los centros formativos

    45 millones de euros ‘debe’ el Servicio Estatal de Empleo (SEPE) a patronales, sindicatos y …

    • Muy buen aporte. Poder retener a los mejores empleados es de vital importancia en toda empresa. La ardua competencia que existe actualmente en el ámbito empresarial exige que todas las compañías mantengan a pleno su competitividad, por lo que asegurar la continuidad de los trabajadores más capaces es fundamental.

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.