Martes , 6 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • 10 sorpresas que puedes llevarte al pasar al mundo freelance

    freelance-jump

    Dejar nuestro trabajo actual y “montárnoslo por nuestra cuenta” puede ser el sueño para más de uno de nuestros lectores. La libertad de ser nuestro propio jefe, el vivir de una actividad que nos gusta y en la que somos realmente buenos, el poder decidir cuándo y cómo queremos trabajar…son algunas de las ventajas que saltan a la vista cuando se acaricia esta posibilidad.

    Sin embargo los que están considerando seriamente esta posibilidad, así como los que hace poco que han empezado, sin duda no tardarán demasiado tiempo en llevarse más de una sorpresa. En Freelance Folder destacan diez hechos que seguramente no te esperabas.

    1. Empezar es barato

    Cuando pensamos en iniciar nuestro negocio como freelance, contamos con la ventaja de que el coste inicial va a ser muy inferior al de poner en marcha cualquier otro tipo de empresa. No tenemos que pagar nada a ninguna franquicia, no tenemos que alquilar ninguna oficina, no necesitamos contratar a ningún empleado…etc.

    2. La importancia de saber vender

    Saber vender es un arma fundamental si queremos convertirnos en un buen freelance.  Sabemos que es algo que no le gusta a casi nadie, y menos a un freelance, cuyas características principalmente creativas, le hacen “aborrecer” todo aquello que tenga que ver con el “encorbatado” mundo del comercial.

    Sin embargo disponer, o adquirir ciertas habilidades comerciales, resulta fundamental para el éxito de nuestro negocio porque sin ventas, no hay negocio.

    3. Actualización constante

    Estamos de acuerdo en que todos los trabajadores deben actualizar sus conocimientos de forma continua, pero esto es especialmente cierto en el caso de los freelancers. Profesionales que deben dominar su campo de acción y estar al día de todas las novedades que se producen.

    Esto implica no solo actualizar sus conocimientos, sino ser conscientes de cuándo conviene cambiar el software y el hardware con el software, detectar las novedades de nuestro sector y nicho de actividad, etc.

    4. La importancia de la comunidad on-line

    La inmensa mayoría de los campos y sectores en los que podemos desarrollar nuestra actividad como freelancers, suelen contar con una importante comunidad on-line, bastante activa, que se reúne en torno a foros, webs especializadas, grupos en las redes sociales, blogs, etc.  Formar parte activa de esta comunidad, nos va a ayudar a mejorar como profesionales, sobre todo al reforzar al punto 3 de este decálogo.

    5. Tarifas

    A la hora de establecer una tarifa por nuestro trabajo, existen tantos factores que se pueden tener en cuenta (habilidades, reconocimiento de la comunidad, experiencia, etc.) que es difícil determinar exactamente cuánto debemos cobrar, si debemos cobrar lo mismo a todos nuestros clientes, si debemos mantenernos por encima o por debajo de la media del sector, etc.

    6. ¿Seguro que no tenemos jefe?

    Muchos freelancers eligen este camino porque piensan que de esta forma ellos son sus propios jefes y no van a depender de nadie. Esto es falso por dos motivos fundamentales.

    El primero es que al ser nuestro propio jefe, las posibilidades de que seamos mucho más duros con nosotros mismos de lo que sería cualquier otra persona, son altísimas. El nivel de auto exigencia y responsabilidad a la que nos vamos a someter, probablemente supere al que experimentábamos en nuestra empresa.

    Por otro lado, a partir de ahora, nuestros clientes pasan a ser nuestros jefes. Y si en ocasiones nos puede ir bastante bien, en otras, puede convertirse en un pequeño infierno.

    7. La importancia del social media

    Las redes sociales se han convertido en una herramienta fundamental para que los freelancers de den a conocer.  Además, también pueden convertirse en una herramienta para impulsar sus ventas, y establecer una relación más estrecha con sus clientes y sus potenciales clientes.

    8. La importancia de la auto-disciplina

    Cuando trabajamos por nuestra cuenta, es importante tener en cuenta que tenemos que cumplir con el trabajo que tenemos por delante. Tengamos o no tengamos en ese momento clientes, sea poco o mucho el trabajo que nos espera, ser autodisciplinados y privarnos de más tiempo de descanso del que podíamos disfrutar siendo asalariados, resulta al final ser fundamental si queremos triunfar en este campo.

    9. Un trabajo global

    Otra gran diferencia entre un trabajo “tradicional” y nuestra nueva vida como freelance, consiste en que a partir de ahora nuestro mercado no se limita a nuestra ciudad o nuestro país, nuestros clientes potenciales se encuentran en cualquier país del mundo.

    10. Menos tiempo libre

    No es divertido estar enfermo y aún así, tener que trabajar. Ni pensar que vamos a poder disfrutar de un “puente” y al final darnos cuenta de que no va a ser posible. Cuando somos freelancers, el tiempo deja de ser nuestro pasa pasar a ser de nuestros clientes. Puede que tardemos un tiempo en aprender a gestionar correctamente el tiempo, y que tardemos un tiempo en poder disfrutar unas vacaciones de verdad.

    También te gustará

    holiday-gifts

    Diez regalos tecnológicos con los que conquistar a un emprendedor

    Para bien o para mal las navidades ya están aquí. Y tanto si nos hace …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.