Domingo , 11 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • ¿Nos gusta nuestro trabajo?

    i-love-my-job-hands

    Un 63% de los empleados de las compañías no está comprometido en estos momentos con su organización. Este es uno de los datos que aportó Ricardo Alfaro, director de RRHH de Asepeyo, en unas jornadas organizadas por Seresco. Bajo el título: “¿Amor al trabajo?: Employee engagement y productividad”, los asistentes debatieron sobre los mecanismos necesarios para enganchar emocionalmente a los trabajadores con su organización.

    En palabras de Cristina Prats, directora de Seresco en Barcelona: “es difícil medir el grado de engagement de las personas de una empresa, pero sí sabemos que aquellas que se implican emocionalmente con ella son un 4% más productivos. Por ello el reto de las organizaciones es conseguir que el profesional trabaje a gusto y se enganche emocionalmente porque ello redundará directamente en el incremento de la calidad de los servicios al cliente final”.

    Por su parte, Ricardo Alfaro aportó la visión de los responsables de RRHH al afirmar que: “es necesario que salgamos de la zona de confort. En este momento sólo el 15% de las actividades de RRHH son estratégicas y en una situación de crisis debemos ser imaginativos. Hay que hacer más con menos y tenemos la oportunidad de salir de este entorno placido e intentar generar nuevas ideas que abran nuevas oportunidades de cara a los clientes”.

    “Es necesario generar cultura organizacional que favorezca la conexión de la gente con el proyecto, el engagement. Solo el 17% de los empleados de una organización están activamente comprometidos, el 63% no está comprometido y el 20% están activamente no comprometidos. Nuestro reto es conseguir convertir un ejército de reclutados en una comunidad de voluntarios, gente que va más allá de sus obligaciones, que la empresa se mueva en un clima de confianza y de compromiso mutuo”, añadió.

    Montse Ventosa, fundadora de StickyCulture aseguró que, “si analizamos lo de motiva a las personas llegamos a la conclusión de que hay pocos elementos que lo hagan. Hay una gran cantidad de jóvenes que no trabajan, que tienen altos niveles de conocimiento y quizás es porquebuscan algo que las compañías no están ofreciendo en estos momentos. Las diferentes teorías sobre motivación que utilizamos en nuestras empresas son de los años 70 cuando la mayor parte de nuestra estructura económica se basaba en la industria, algo que ha cambiado radicalmente y a eso se añade un elemento nuevo, la crisis lo que hace más que nunca necesario conseguir el engagement de nuestras plantillas“.

    Montse Ventosa aportó un dato más, “según el informe MacLeod de 2010, el coste para la economía británica por pérdida de productividad, por la falta de plantillas engagement, fue de 59 mil millones de libras. Y según una encuesta del gobierno británico solo tres de cada 10 personas está engaged con su trabajo, el 67% de los empleados conectados emocionalmente con sus empresas recomiendas a clientes su compañía, cogen menos bajas laborarles, lo que tiene un impacto directo en los clientes y en la propia organización”. Sigue leyendo el resto del artículo en MuyComputerPRO

    También te gustará

    centros-formativos

    Un bloqueo de ayudas que paraliza a los centros formativos

    45 millones de euros ‘debe’ el Servicio Estatal de Empleo (SEPE) a patronales, sindicatos y …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.