Miércoles , 7 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • No es oro todo lo que brilla: Apple, Disney, Walmart

    apple_store_worker

    Trabajar para grandes multinacionales como Apple, Disney o incluso Walmart, puede ser el sueño de muchos. Son empresas que proyectan una imagen de grandeza, de estar a la vanguardia…

    Pero ¿Cómo es trabajar para esas empresas? ¿Realmente es todo tan bonito como puede parecer? Sin querer caer en el tópico de “las empresas son muy malas” sí que es cierto que algunas grandes corporaciones tienen prácticas que son  como mínimo cuestionables. En Businesspundit le sacan los colores a algunas de las más importantes del mundo.

    Apple

    Trabajar en Apple es para muchos, un sueño hecho realidad. La imagen “cool” que proyecta en todo el mundo, la calidad de sus productos, el diseño de sus tiendas, etc. conquistan no sólo a los clientes, sino también a los trabajadores de la marca. Sin embargo esta imagen idílica que muchos tienen de la marca podría no corresponder exactamente con la realidad.

    Una de las cosas que llaman la atención es que los candidatos que se postulan para trabajar en una Apple Store, deben seguir un curso de formación que puede llegar a durar varias semanas. Lo cual puede ser hasta normal, si no fuese por el “simpático” detalle que ese curso de formación se produce antes de la contratación, y que tanto si lo superan como si no, no garantiza que finalmente vayan a ser contratados.

    Testigo de estos cursos ha sido el reportero del “The  NewYork Times” David Segal que cuenta cómo en los cursos se traslada la idea de que los empleados de Apple son especiales, distintos de los del resto de empresas.  Quienes finalmente superan el curso de entrenamiento, entran en una sala donde el resto de empleados de la oficina pasan minutos aplaudiendo a los “recién llegados”.

    Para Segal a idea que flota en el ambiente, tanto en los cursos de formación como cuando ya trabajan para la empresa es que los trabajadores de las Apple Store están haciendo algo realmente grande, que va mucho más allá del simple hecho de vender productos o arreglar equipos, les hacen sentirse superiores al resto.

    Disney

    Muchas son las críticas que se han hecho a una empresa que tras una sonrisa amable, películas inocentes y parques temáticos dulzones, ha conquistado a medio mundo. Una de las críticas que más se ha oído es que la multinacional “lava el cerebro”  a sus empleados. ¿Es esto cierto?

    Según algunos empleados de Disney, la primera alarma se dispara cuando reciben el “welcome package” que prepara a los nuevos empleados para asistir a los cursos de formación. Entre otras fruslerías de Disney, reciben una completa guía de instrucciones en las que se detalla qué es lo que se puede y qué es lo que no se puede hacer durante el periodo de formación, llegando a detalles tan interesantes como la longitud máxima del pelo para las mujeres.

    Por supuesto Disney da todo tipo de facilidades para que los empleados puedan vivir en una de sus ciudades (anexas a los parques) siempre que respeten algunas reglas: nada de tabaco y alcohol en la casa, nada de visitas de fin de semana, etc. además de aceptar que tu casa pueda ser inspeccionada de forma aleatoria en busca de “pruebas inculpatorias”.

    Pero van más allá. Los trabajadores cobran su salario en el banco de Disney, y complementos salariales en cheques Disney. Durante su jornada laboral no pueden beber nada que no sea agua o la marca Disney de Powerade que por supuesto tienen que pagar. Mientras están caracterizados no pueden apoyarse contra ninguna pared, agacharse o inclinarse. No pueden tener las manos en los bolsillos, ni por supuesto sentarse para descansar. Cualquiera de estos comportamientos implica el despido inmediato.

    Walmart

    Walmart es probablemente el minorista más grande de Estados Unidos y probablemente el “retailer” tradicional más grande del mundo. Es además una de las empresas que más quejas y denuncias acumula por parte de sus propios trabajadores, que acusan a la compañía de utilizar el mobbing como método de trabajo.

    Obligar a realizar horas extra que no van a ser pagadas o asignar tareas que no pueden ser completadas en el tiempo destinado a tal efecto son dos de sus señas de identidad más conocidas. También ha sido acusada de obligar a ciertos trabajadores a renunciar a parte de su sueldo por el “bien de la empresa”, a renunciar a pagas extra y a asistir a seminarios de formación más propios de una secta que de una empresa seria.

    Un clásico es un programa de formación de 8 semanas en los que se convence a los trabajadores que ninguna otra empresa puede superar a Walmart, en ninguno de los aspectos, que trabajar para Walmart es motivo de alegría y que por lo tanto “si no demuestras esa alegría tal vez no deberías trabajar para Walmart”.

    Deben aprender que hay ciertas palabras que no deben ser utilizadas en la empresa;  palabras como “comité” o “organización” o incluso “grupo” y “reunión” deben quedar relegadas a un segundo plano. Por supuesto parte del curso de formación consiste en explicar a los trabajadores el papel nocivo que tienen los sindicatos y cómo en realidad, no defienden sus derechos.

    Finalmente se aconseja a los managers a que no coman junto a los empleados de un “nivel inferior” y se hace lo posible para que no pueda crearse una relación de amistad entre los trabajadores, potenciando en este sentido los traslados de departamento, ciudad, estado, etc.

     

    También te gustará

    productividad-freelance-en-navidad

    De freelance a freelance: Cómo sobrevivir a la Navidad… sin que tu productividad se resienta en el intento

    Paz, amor, amistad y una vida social que ya quisieras tener aunque sea mínimamente el …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.