Martes , 27 septiembre 2016 Impresion Pyme
  • Noticias Destacadas

    Mejora tu cultura corporativa creando un espacio de trabajo saludable

    espacio_trabajo_saludable

    Hace unos días explicábamos algunas de las claves sobre las que se construyen una gran cultura corporativa. Entre ellas,  hablábamos de construir o recrear un “espacio de trabajo del que sentirse orgulloso”, apostando por la comodidad, los espacios abiertos, la buena iluminación, etc. Podemos ahondar aún más en esta idea y para ello adoptamos parte de los consejos que nos ofrecen en Boundless.

    El poder de las plantas

    Aunque los expertos no están seguros de la causa exacta, lo que demuestran algunos estudios es que las plantas ayudan a reducir el estrés. Es por lo tanto una buena idea incorporar algunas plantas a nuestro espacio de trabajo.

    Ahora bien, teniendo en cuenta la atención y el cuidado que necesitan, lo más sensato es apostar por especies que sean muy resistentes ya que las plantas más delicadas (bonsais, orquídeas, etc.) mueren rápidamente si no tenemos algo más que conocimientos básicos sobre jardinería.

    Luz natural

    La luz natural tiene una influencia directa sobre el estado de ánimo de los trabajadores. De hecho, la luz natural es uno de los factores que ayuda a que todos los seres vivos regulen sus “procesos internos” de forma óptima.

    En caso de que nuestra oficina no tenga ventanas, resulta recomendable el poder organizar reuniones fuera de nuestras instalaciones, permitir paseos a la hora de comer y en definitiva, hacer lo posible para que nuestros trabajadores reciban algo de luz a lo largo del día.

    Trabajar de pie

    Cada vez más investigaciones concluyen que permanecer ocho o más horas al día sentados frente a un ordenador, tiene efectos perjudiciales para la salud tanto a corto como a largo plazo.

    Por este motivo, muchas empresas están empezando a incorporar en su equipamiento escritorios que permiten trabajar de pie, o apoyados en un taburete. Aunque parezca un contrasentido esta forma de trabajar cansa menos, es más sana para el cuerpo y aumenta tanto la productividad como la energía del trabajador.

    No se trata de pasar tampoco las ocho horas de la jornada de pie, sino de poder combinar entre distintos espacios de trabajo, de forma que el ambiente de oficina sea más dinámico.

    Snacks saludables

    Muchas empresas ponen a disposición de sus empleados máquinas de vending, cafeteras, chucherías, etc. Una buena medida es facilitar el acceso a este tipo de recursos (asumiendo la empresa el coste) y apostando por los más naturales y saludables. Tés, cafés e infusiones, fruta, muesli, frutos secos, etc. deberían estar disponibles para todos a ningún coste.

    En el caso de las chucherías “menos sanas” podrían también encontrar su lugar en la empresa, pero esta vez a un precio ordinario de modo que se incentivase una elección hacia la alimentación saludable.

    Siestas productivas

    Algo tan español como la siesta está siendo infrautilizada en las empresas de nuestro país (si es que alguna permite su práctica).  Sin embargo en Estados Unidos son cada vez más las empresas que reconocen el poder que tiene una siesta corta (no más de 20 minutos) para recargar las pilas y afrontar el resto de la jornada laboral con más energía.

    De hecho existen empresas que incluso ponen a disposición de sus empleados habitaciones específicas en las cuales pueden descansar durante unos minutos. ¿Qué trabajador de nuestro país no querría algo así?

    Fomenta las pausas

    Cada uno tiene una forma de trabajar diferente. Sin embargo muchas empresas de la “vieja guardia” piensan que el trabajador que pasa ocho horas “atado” a su silla, que come frente al ordenador y que casi no se levanta si no es para ir la baño, rinde mucho mejor.

    Son empresas que no creen en las bondades de desconectar, de tomarse cinco minutos de pausa cada hora de trabajo, de poder incluso dar un corto paseo para refrescar las ideas… Nosotros desde luego no vamos a apoyar las ideas caducas de estas empresas.

    Al trabajo, en bicicleta

    Moverse en bicicleta se ha puesto de moda. Las ciudades adoptan carriles bici, vemos ejecutivos vestidos de traje que acuden a trabajar en bicicleta y en general parece una forma más divertida y saludable para movernos en la ciudad.

    Existen además empresas que promueven este tipo de movilidad. ¿Cómo lo hacen? Instalan zonas de aparcamiento para las bicicletas de sus empleados y disponen de vestuarios y duchas para los “recién llegados”.

    Un momento lúdico

    Algo tan barato como una mesa de Ping Pong o un futbolín, puede convertirse en toda una motivación para nuestra jornada laboral. Aprovechar la hora de comer o después de nuestra jornada para echar unas partidas, organizar competiciones internas, etc. ayudan a relajar el ambiente y a que en general todo el mundo se vaya a casa mucho más contento.

    Mascotas en la oficina

    Llevar nuestro perro o nuestro gato a la oficina ayuda a reducir el nivel de estrés. Por este motivo son cada vez más las empresas que animan a sus empleados a llevar a sus animales al trabajo, dentro de un orden y teniendo en cuenta si hay personas que puedan sufrir algún tipo de alergia.

     

    También te gustará

    mp_smallsmart_201601

    Small&Smart 2016: ¡Consigue aquí tu entrada para el evento emprendedor del año!

    El próximo 19 de octubre celebramos la final de tercera edición de nuestros Premios Small&Smart, …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.