Sábado , 3 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Especial subida del IVA: el impuesto más polémico

    iva-21

    Entra en vigor la temida subida del IVA. Como casi todos los españoles seguramente ya sabrán, el tipo general pasa del 18% al 21%, el reducido del 8% al 10% y se mantiene el superreducido en el 4% para los productos de primera necesidad.

    Además del conjunto de los consumidores, los principales afectados por la subida son autónomos y pymes (muchos de los cuales se verán obligados a asumir la subida), especialmente en sectores como peluquerías; cines teatros y espectáculos culturales; servicios funerarios, floristerías, gimnasios…en los que el IVA pasa del 8% anterior al 21%

    Los más perjudicados

    La subida de 13 puntos en este impuesto pone en una situación más que complicada a muchas de estas pequeñas empresas que hasta ahora sufrían para sobrevivir en un escenario en el que tributaban por un IVA del 8%

    En el caso de las peluquerías y centros de belleza, las principales asociaciones del sector llevan semanas denunciando que la subida podría provocar el cierre de más de 3.000 empresas.

    En este sentido, la Federación Española de Imagen Personal, la Asociación Nacional de Empresas de Imagen Personal y la Confederación Española de Peluquerías y Esteticistas aseguran que el incremento de trece puntos en este impuesto supone un “hachazo” que deja al sector “herido de muerte”, ya que los clientes “no van a poder asumir” la subida.

    Particularmente preocupados están en el sector cultural, donde ya se encontraban en una situación crítica. Aseguran que esta subida podría provocar el cierre del 21% de las salas de cine y apoyándose en un informe de PriceWaterHouseCoopers denuncian que la recaudación más que aumentar, descenderá en más de 10 millones de euros.

    En situación similar se encuentran los gimnasios. En este caso FNEID (Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones Deportivas) pide la aplicación del IVA superreducido ya que en caso contrario, se corre el serio riesgo de que “ se pierdan más de 4.000 puestos de trabajo y se cierren unas 800 instalaciones deportivas en toda España en un año desde su entrada en vigor“.

    Morirse también será bastante más caro. Según aseguran fuentes del sector, el precio de un funeral podría subir casi 400 euros (el precio medio de un entierro ahora es de 3.000 euros). Lo que llama la atención para los empresarios del sector es que los servicios que prestan son obligatorios y de necesidad para toda la ciudadanía, por lo que ven el incremento desproporcionado.

    Además ha sido especialmente polémica la subida del tipo de IVA hasta el 21% para el material escolar (se exceptúan los libros de texto). Esto ha llevado a los padres con hijos en edad escolar a hacer acopio de cuadernos, reglas y bolígrafos durante el mes de agosto, ya que la subida se traduce en un incremento de unos 15 euros por niño.

    Los autónomos ponen el grito en el cielo

    Aunque la subida del tipo impositivo perjudica a empresas de todos los tamaños, parece claro que los que van a tener que apretarse más el cinturón son los autónomos, que en muchos casos van a tener que asumir la subida a costa de sus escasos márgenes comerciales.

    Tanto es así que las principales asociaciones representativas de este colectivo, han puesto el grito en el cielo. Para la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos, la subida del IVA provocará la mayor recesión de consumo en lo que va de crisis, sus efectos serán mucho perores de los esperados y por ello, reclaman al Gobierno un plan integral de ayuda al comercio.

    Más lejos ha ido la La Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (Uatae) al asegurar que se presenta un “septiembre negro”, ya que la finalización del verano, junto a la subida del IVA y del IRPF, van a provocar una “”verdadera masacre”” en el número de autónomos.

    En un sentido similar se ha pronunciado Camilo Abiétar, presidente de OPA (Organización Nacional de Profesionales y Autónomos) al afirmar que el aumento del IVA “traerá nefastas consecuencias, como el aumento de la morosidad, desincentivo del consumo y, por ende, la falta de liquidez para el autónomo”.

    Más contemplativos se mostró en un primer momento Lorenzo Amor, presidente de ATA. Esta organización, una de las más representativas del sector y que tradicionalmente ha defendido los argumentos del PP afirmó el pasado mes de julio que  “ningún autónomo va a cerrar porque le suban el IVA tres puntos” añadiendo que las medidas puestas en marcha por el Gobierno son “dolorosas y difíciles”, pero “necesarias para la sostenibilidad” de España.

    Con el paso de las semanas no obstante matizó un tanto su posición, llegando a reconocer que probablemente la subida acarreará  “más fraude fiscal y más economía sumergida” .

    Tampoco se han mostrado especialmente críticos las grandes patronales, que más bien han mostrado su comprensión dado la situación económica que atraviesa nuestro país. En este sentido el presidente de la CEOE, Juan Rosell, declaró en en una entrevista concedida a ABC hace pocas fechas que “aunque no estamos a favor de las subidas de impuestos, no somos los que más gritamos”.

    ¿Cuánto nos va a costar la subida del IVA?

    Al margen del impacto que hemos visto que la subida del IVA va a tener para las empresas, resulta más que pertinente plantearse dos cuestiones: cuánto nos va a costar a los españoles y si realmente va a ayudar a que salgamos del atolladero económico en el que se encuentra el país.

    Es difícil dar una cifra exacta de cuánto nos va a costar a cada uno de nosotros, ya que no sólo dependerá de cómo se incrementan los precios, sino de cómo esta subida afecta a nuestro consumo. Un escenario realista puede ser el que plantea la OCU, que afirma que de media pagaremos 470 euros más al año o lo que es lo mismo, 39 euros más al mes.

    Notaremos especialmente la subida en el transporte (90 euros), hoteles y restaurantes (51 euros), alimentación (54 euros) , vestimenta y calzado (42 euros) o en cultura y espectáculos (62 euros). La subida será menos lesiva para nuestros bolsillos en telecomunicaciones (23 euros), alcohol y tabaco (16 euros – aunque pueden aprobarse nuevos impuestos especiales) o material escolar (14 euros). Habrá también una subida importante en otros gastos del hogar (29 euros) y en las facturas de agua, electricidad y gas (40 euros).

    Con todo el Gobierno estima que será capaz de recaudar 22.100 millones de euros hasta 2014 en este concepto. Porque de eso se trata, de que el incremento de la recaudación ayude a España a salir de la situación crítica en la que se encuentra. Sin embargo son muchas las voces que aseguran que la subida del IVA no va a servir para incrementar la recaudación.

    Para el sindicato de técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha), la subida del IVA podría aportar 7.500 millones de euros al Estado en 2013, una cifra que se aleja de los 9.500 millones que espera recaudar el Ejecutivo. Su secretario general, José María Molinedo, indica que será menor de la prevista por el efecto que tendrá la subida fiscal en el consumo, ya que la evolución de la economía española depende, sobre todo, del consumo interno.

    Desde el mismo FMI por ejemplo se advierte que la subida de este impuesto ayuda a que la recaudación suba a corto plazo, pero que suele desplomarse pasados uno o dos años. Un buen ejemplo es lo que ocurrió con la anterior subida del IVA, cuando se paso del 16% al 18% actual.

    Tal y como explica el profesor de la Complutense Jose Ignacio Conde Ruiz, hasta junio la recaudación del IVA cayó un 10%, cuando la previsión del Gobierno era que este año descendería solo un 3%.  En el mismo sentido se pronuncia Molinedo al explicar que con la subida llevada a cabo por el Ejecutivo de Zapatero, se recaudó en el primer año 3.600 millones de euros, cuando el objetivo era llegar hasta los 5.000 millones.

    En Portugal el Gobierno incrementó este impuesto hasta el 23%, elevando en más de 10 puntos el tipo en sectores como la hostelería y en 17 el de la energía. La consecuencia es que la recaudación no sólo no ha subido, sino que ha bajado, una muestra de lo que puede pasar en España.

    Resulta por otro lado curioso observar cómo los países más saneados económicamente en la UE, son aquellos que históricamente apuestan por un tipo de IVA más bajo. Si exceptuamos los países nórdicos (Dinamarca y Suecia tienen un IVA del 25%), Alemania y Francia, motores de la UE, presentan los tipos más bajos. Estos dos países están a la cola de la Unión con un gravamen del 19% que comparten con Países Bajos. Únicamente Malta (18%), Chipre (15%) y Luxemburgo (15%) aplican un tipo impositivo menor.

    Empresas que asumirán la subida del IVA

    Son muchas las empresas que ya han anunciado que al menos de momento, asumirán la subida del IVA. Bajo el argumento de no querer castigar el consumo interno ni perjudicar a sus clientes, son especialmente las grandes empresas las que han hecho de este argumento toda una proclama marketiniana.

    En el sector textil, todas las empresas del grupo Inditex (Zara, Stradivarius, Pull and Bear, etc.), Mango, Cortefiel, C&A, Benetton, Pronovias, Mother Care o Caramelo han sido de las primeras en adoptar esta posición.

    En el de la restauración, cadenas como 100 Montaditos (también La Sureña), Pans and Company o Grupo Vips (en sus menús de medio día) hacen gala de no aplicar el nuevo tipo del 10%

    También empresas del sector del motor como Peugeot o KIA afirman que no aplicarán la subida sobre los vehículos encargados antes de la entrada en vigor de la misma y la misma situación se repite en casi todos los sectores.

    El presidente de la Asociación Española de Franquiciadores Xavier Vallhonrat, ha afirmado que “la gran mayoría de las cadenas están comunicando que serán las propias franquicias las que asuman lasubida del IVA” y nos encontramos en una situación similar en grandes almacenes como Ikea (no se aplicará el IVA en el 65% de sus productos) o parques de ocio como el Parque de atracciones de Madrid.

    En el sector de la distribución, compañías como Mercadona, El Arbol, La Sirena o Eroski tampoco aplicarán la subida de impuestos y alguna, como Lidl, ha ido más allá y no sólo ha dicho que no trasladará la subida a los precios, sino que ha anunciado descuentos de hasta el 21% para el mes de septiembre.

    El gigante de grandes almacenes El Corte Inglés tampoco quiere aplicar la subida IVA, aunque, dada la heterogeneidad de su oferta, en algún caso asumirá total o parcialmente el alza fiscal y en otros repercutirá el cambio al precio de venta.

    A pesar de estas proclamas, asociaciones de consumidores como Facua advierten que algunas de las empresas que han hecho estos anuncios han aprovechado el mes de agosto para incrementar sus precios.

    A través de su portavoz, Rubén Sánchez, la organización de consumidores ha pedido al Gobierno que investiguen la evolución de los precios de las empresas de distribución que están anunciado que no repercutirán la subida del IVA en sus productos.

    Sánchez ha advertido que numerosos consumidores están trasladando a la asociación, “y es un clamor en las redes sociales, que hay grandes empresas que acaban de incrementar los precios de muchos productos”.

    En cualquier caso es difícil que las empresas puedan asumir el coste durante demasiado tiempo y en unos meses iremos comprobando como incluso las que anunciaron a bombo y platillo que no repercutirían la subida sobre los consumidores, acabarán por hacerlo.

     

    También te gustará

    paypal_business

    PayPal mejora en la pequeña empresa con PayPal Business

    PayPal quiere mejorar su forma de trabajar con las pequeñas empresas. Para conseguirlo, acaba de …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.