Sábado , 3 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Evernote Smart Notebook

    evernote_smartnotebook

    Una de las grandes noticias que se dieron a conocer en la última “Evernote Trunk Conference” fue el acuerdo que la empresa firmaba con Moleskine. Un acuerdo que se cristalizaba en Evernote Smart Notebook, o lo que es lo mismo: una edición especial de los famosos cuadernos de Moleskine, diseñado para optimizar nuestra experiencia Evernote.

    La premisa de la que parten es simple: a pesar de que cada vez somos más digitales, a muchos de nosotros todavía nos encanta tener un cuaderno a mano para poder tomar notas, realizar esbozos, plasmar ideas, etc. A su vez, también estamos encantados con la tecnología que proporcionan aplicaciones como Evernote, capaces de catalogar todas nuestras ideas, actuando en realidad como un segundo cerebro para nosotros. Así que ¿No sería genial juntar ambos conceptos?

    Es lo que intenta hacer Evernote Smart Notebook un experimento curioso con el que los responsables de Evernote quieren convencernos aún más de las bondades de su aplicación pero…¿Lo han conseguido? 

    Más que una agenda

    Moleskine y Evernote venden su Smart Book por 25 euros, lo cual como muchos dirán no es precisamente barato. Sin embargo si tenemos en cuenta que en general un cuaderno similar de Moleskine cuesta alrededor de los 15 euros, que en este caso se incluye además un bono para utilizar durante tres meses Evernote en modo premium y que se trata además de un cuaderno que incorpora toda la tecnología que facilita su integración en nuestra aplicación favorita, no nos parece que estemos pagando un precio excesivo. Pero ¿En qué consiste exactamente?

    Todos hemos fotografiado alguna vez un papel o un documento cuyo contenido queremos posteriormente guardar en Evernote. Facilitarnos al máximo esta tarea es el principal objetivo del nuevo cuaderno. Incorpora para ello dos tecnologías que no vamos a encontrar en cualquier cuaderno: un papel pensado para ser fotografiado y un conjunto de pegatinas (Smart Stickers) que al ser “leídas” por la cámara de nuestro smartphone, nos ayudan a catalogar  las notas asignando distintas etiquetas.

    En el lado del papel, se ha optado por un cuadriculado muy sutil (mucho más que en los Moleskine tradicionales) y punteado, de modo que no es visible cuando es fotografiado por la cámara de nuestro smartphone, pero a la vez sí que nos sirve de guía para escribir, realizar gráficos, etc. aprovechando al máximo el espacio disponible.

    En cuanto a las pegatinas, disponemos de cinco o seis tipos diferentes (en total unas 50 0 60 unidades) con las que podemos identificar nuestros textos y que una vez escaneadas por nuestra cámara se convierten en etiquetas evernote. El conjunto se completa con la propia app de Evernote para iOS, cuya cámara dispone de un modo especial para Moleskine que permite recortar exactamente el espacio que ocupa el cuaderno.

    ¿Merece la pena?

    Una buena pregunta que podemos hacernos es si merece la pena invertir 25 euros en un cuaderno cuya máxima es la de poderse integrar con Evernote y hasta qué punto funciona bien la tecnología que nos prometen.

    No es fácil responder a esta pregunta. Si hablamos del cuaderno en sí mismo, estamos ante un objeto sobresaliente. Todo lo bueno que ofrece Moleskine está potenciado en una edición que apuesta por los acabados de lujo y una personalización más que notable.  Como siempre Moleskine cuida al máximo su principal activo (el papel) y escribir en sus páginas sigue siendo una experiencia muy diferente a la que obtenemos en cualquier otro cuaderno.

    Cuando fotografiamos las páginas de nuestro smartbook descubrimos que en el resultado final no se aprecian las líneas y que el fondo es incluso más blanco que el del propio papel, de modo que casi desaparece la impresión (una vez que hemos archivado la nota) que de lo que se trata es de una fotografía a una agenda.

    Lo que no hemos acabado de entender cómo funciona o no hemos logrado poner en marcha es el sistema de Smart Stickers. Aunque hemos acompañado algunas notas manuscritas con las famosas pegatinas, no parece que Evernote las haya reconocido. Por otro lado no queda claro qué tipo de etiquetas se le asigna a cada pegatina o si se pueden cambiar y tampoco la propia Evernote ofrece información al respecto.

    En algunos test realizados por usuarios de Estados Unidos sí que manifiestan que las etiquetas funcionan, pero repetimos que por el motivo que sea, no ha sido así en nuestro caso. Pese a ello y aunque realmente hubiese funcionado, no nos parece que sea un sistema ideal ya que de cualquier forma una vez que tomamos una imagen debemos titular la nota y ya puestos podemos escoger la libreta en la que queremos guardarla o las etiquetas que vamos a asignarle.

    Por lo demás, seguimos pensando que es una buena opción para aquellos usuarios que quieran tener un buen cuaderno de notas y además les encante estar conectados a Evernote.

     

    También te gustará

    azymo

    Entrevista a Marta Krupinska, directora general y cofundadora de Azimo

    En apenas cuatro años Azimo ha conseguido convertirse en referente en envío y recepción de …

    • Elwira Stojek

      Evernote is one of the best. And there is a good news for all the fans. Evernote is finally to have its dedicated to do list application. It is called EVERDO.IT and it is synchronized with Evernote. You can create to do lists out of the notes you have in Evernote

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.