Sábado , 10 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Dejar tu trabajo con clase no es tan complicado

    quit

    Con la que está cayendo parece casi irónico que en MuyPymes escribamos un artículo sobre cómo dejar tu trabajo. Sin embargo, si somos capaces de escapar de esa parálisis que parece que atenaza a empresas y trabajadores, podemos pensar que 2013 puede ser un buen año para encontrar una nueva oportunidad laboral. Si somos capaces de dejar de pensar “bastante es que tengo un trabajo” y nos atrevemos a explorar nuevas posibilidades, puede que llegue el momento que efectivamente nos atrevamos a dejar un puesto que consideramos seguro para probar suerte en una nueva compañía.

    Llegado el caso, tenemos que plantearnos cómo vamos a dejar nuestro puesto actual. Especialmente en los tiempos que corren, esta no es una cuestión menor. Podemos salir de nuestra empresa de cara, con los mejores deseos y una posibilidad de volver a colaborar, o podemos hacerlo dando un portazo que en nada nos va a beneficiar. Pero para hacer completamente bien las cosas, ¿Qué deberíamos hacer? ¿Qué es lo que de verdad van a agradecer de nosotros?

    Un preaviso suficiente

    La legislación española obliga a los trabajadores a dar un preaviso de 15 días si quieren dejar su empresa. ¿Es un tiempo razonable? Depende. Lo primero que hay que tener en cuenta es que la mayoría de las empresas españolas son pymes de menos de cinco empleados. El hecho de que una persona deje su puesto de trabajo de forma inesperada supone que la empresa pierde temporalmente el 20% de su plantilla.

    Es verdad que en determinados sectores (hostelería, comercio, etc.) contratar a una nueva persona en 15 días puedes ser una tarea bastante sencilla, pero en áreas de alta especialización la cosa se puede complicar bastante. ¿Qué es un preaviso suficiente? En la mayoría de los casos estaríamos hablando de un mes y en determinados puestos muy especializados podría llegar hasta los dos meses.

    Esto en pymes y micropymes. Si se trata de una gran empresa, a menos que no ocupemos un puesto de máxima responsabilidad, no debería de haber ningún problema si nos limitamos a cumplir estrictamente lo que nos exige la ley.

    Terminar los proyectos que hemos empezado

    Sobra decir que esto debería de ser una máxima para todos los trabajadores. Sin embargo no está de más recordarla a todas aquellas personas que van a dejar la empresa y que por lo tanto consideran que el trabajo ya no va con ellos. Especialmente si estamos trabajando en varios proyectos y estamos gestionando equipos de trabajo, se espera de nosotros que seamos capaces de preparar una transición lo más suave posible para la persona que nos va a sustituir.

    Es más, la mayoría de las empresas aprecian que seamos nosotros los que recomendemos a la persona que puede ocupar nuestro lugar. No es que tengamos la obligación de hacerlo, pero es un gesto que puede ayudar a nuestra empresa a salir de un momento complicado.

    No perder el tiempo

    Una de las actitudes que más suelen molestar a las empresas es que la personas que van a abandonar su trabajo en los próximos días, lleguen a la conclusión de que ya no tienen que trabajar. Se pasan por lo tanto el día sin hacer nada, restando más que sumando valor al conjunto de sus compañeros.

    Si realmente hemos terminado con nuestros proyectos y no podemos aportar nada relevante en los días que nos quedan por trabajar, nada mejor que decirlo simple y llanamente. Normalmente la respuesta que obtendremos es que podemos dejar el trabajo tan pronto como consideremos oportuno. Si no fuera así, al menos apreciarán nuestra honestidad.

    No es momento de montar una escena

    Todos estamos de acuerdo en que hay jefes que no destacan por ser las mejores personas del mundo. Hay jefes a los que nos gustaría poder decirles “cuatro cosas” o aún mejor: hacer de ellos un ejemplo de escarnio público. Nunca caigamos en esta tentación. Lo normal es que las consecuencias negativas de esta escena superen con mucho a sus teóricos beneficios.

    Es cierto que podemos conseguir esa sensación de felicidad momentánea de haber dicho todo lo que pensábamos. Y también es verdad que durante unos días nos vamos a sentir mejor con nosotros mismos. Pero a largo plazo, las consecuencias pueden no ser las mejores. Como dice el viejo dicho popular: “El mundo es un pañuelo”. Y no tanto porque nos volvamos a cruzar con esa persona en un futuro, sino porque puede que los hechos lleguen a oídos de otras personas que igual no les hace demasiada ilusión conocer el tipo de trabajador que podemos llegar a ser.

    Feedback

    La mayoría de ocasiones las personas cambian de trabajo en busca de una oportunidad laboral mejor, pero en tantas otras simplemente dejan la empresa porque no se sienten felices, o motivados con sus condiciones de trabajo. Aunque nos parezca mentira, la mayoría de los empresarios quieren conocer los motivos reales de nuestra marcha.

    Y una vez más, no hace falta ser maleducado para ofrecer un feedback real de lo que ocurre en la empresa. Podemos pensar que la política de conciliación no es la adecuada o que el estilo de liderazgo no casa con nuestra forma de trabajar. Sea lo que sea, contarlo con honestidad y ofrecer el feedback adecuado va a beneficiar tanto a la empresa que dejamos como a nuestra carrera profesional.

    Mantener el contacto

    Todos los trabajadores dejan su huella en la empresa que dejan. A menos que la relación haya sido realmente tormentosa, no hay razón alguna para que no sigamos manteniendo el contacto con los que hasta hace poco han sido nuestros jefes, nuestros compañeros. Mantener el contacto no sólo nos puede producir beneficios desde un punto de vista personal, sino que puede ser de utilidad en el futuro.

    También te gustará

    tjue-sede2

    La economía colaborativa se la juega en 2017

    2016 ha visto en España la consolidación de las principales startups englobadas en la conocida …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.