Domingo , 4 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Cómo superar una entrevista de trabajo para una start-up

    entrevista-trabajo-start-up

    Si has leído nuestro artículo “¿Seguro que estás preparado para trabajar en una start-up?” puede que hayas llegado a la conclusión que no es lo mejor para tu carrera profesional. Pero al mismo tiempo, puede que ése y otros artículos que hemos venido publicando en MuyPymes, no hayan hecho sino reforzar aún más tu pasión por esa forma tan particular de trabajar.

    Si es así y de repente tienes la ocasión de enfrentarte a una entrevista de trabajo para una start-up, tienes que tener en cuenta que aunque las reglas tradicionales de las entrevistas siguen estando plenamente vigentes, hay ciertas particularidades que tienes que tener en cuenta si quieres causar una gran primera impresión. Nos lo cuentan en Hubspot. 

    Cultura start-up

    Un consejo habitual cuando se acude a una entrevista de trabajo, suele ser ir vestido un tanto por encima de los requisitos que nos va a exigir el puesto. O que en todo caso, siempre es mejor pasarse y causar una buena impresión, que ir demasiado “casual” y no satisfacer las expectativas de nuestro entrevistador.

    En el caso de las start-ups, aunque no hay ninguna norma escrita, suele valorarse que el candidato acuda a la entrevista como si ya formase parte del equipo. Sería tremendante extraño que en una cultura start-up la empresa rechazase a un candidato por no acudir vestido de punta en blanco a la entrevista. No quiere decir esto que debamos acudir vestidos de cualquier manera, pero desde luego el código de vestuario y la etiqueta exigible en otras empresas, podemos/debemos pasarlo por alto.

    Pasión por las start-ups

    Si ya has trabajado antes para una start-up, comparte la experiencia con tu entrevistador. Cuéntale cómo era trabajar para esa empresa, cómo era su cultura corporativa, incluso esas partes que no eran tan positivas. El entrevistador va a querer saber si comprendes lo que significa trabajar en un ambiente start-up, si estás preparado para los sacrificios que suele requerir este tipo de cultura corporativa, si entiendes la pasión que hay detrás de estos pequeños grandes proyectos que quieren cambiar el mundo.

    Si nunca has trabajado antes para una start-up, deberías tener preparadas razones más que convincentes para explicar por qué quieres empezar ahora. Y no, el hecho de que hay paro no es una de ellas. Recuerda que la misión de la mayoría de las start-ups no es la de crear puestos de trabajo, sino la de crear valor.

    Leer, leer, leer

    La inmensa mayoría de las start-ups aprovechan al máximo las posibilidades de la web. Es extraño encontrar una empresa en este terreno que no disponga de un buen blog corporativo y presencia activa en las principales redes sociales. Al margen, podemos investigar si el CEO de la empresa tiene su propio blog personal, si el CTO tiene una gran comunidad de followers en Twitter o Pinterest y en general determinar cuál es el espacio on-line que ocupa la empresa y sus componentes.

    No hace falta que nos aprendamos la “vida y milagros” de cada uno, pero causaremos una gran impresión si nos hemos tomado la molestia de conocer los hechos más relevantes.

    Tu presencia on-line

    De la misma forma que vamos a tener que investigar cómo se mueve la empresa en Internet, lo normal es que una start-up investigue la presencia on-line de sus posibles candidatos. Antes de presentarnos a un puesto de trabajo, no está de más que repasemos nuestro perfil en LinkedIn, Facebook, Twitter, etc. que pongamos al día nuestro blog personal, etc.

    Incluso podemos ser más proactivos y conectar con ellos antes de que se produzca la oferta de trabajo. Conoceremos así como es trabajar desde dentro y mostraremos un interés que va más allá que el que ofrece el candidato medio.

    Demuestra que eres productivo

    La principal razón por la que una start-up nos va a contratar es porque somos capaces de aliviar su enorme carga de trabajo. Podemos ser grandísimos ingenieros, expertos en marketing, etc. pero no se nos va a contratar por nuestras grandes ideas (o no sólo por eso) sino sobre todo por el trabajo que vamos a ser capaces de sacar adelante. Y esto es porque el espíritu start-up apenas ha cambiado desde que nació el concepto: mucho trabajo y poco personal.

    Prueba el producto

    Si la start-up a la que te quieres unir ofrece un producto o un servicio que remotamente puede resultar interesante para ti, tu familia o un conocido, deberías probarlo antes de acudir a la entrevista. Toma nota de la experiencia de usuario, de lo fácil o difícil que ha sido encargarlo o suscribirse, etc. Haz una pequeña lista de las cosas que cambiarías e intenta compartir algunas de tus preocupaciones en la entrevista, con argumentos en la mano.

    La historia detrás de la empresa

    Si tienes la oportunidad, pregunta a tu entrevistador cuál es la historia de la empresa, qué le inspiró, etc. ¿Por qué? Porque a los emprendedores les encanta contar esa historia. Su empresa es como un hijo al que adoran, se le ilumina la mirada y durante unos minutos se crea un clima especial.

    También te gustará

    azymo

    Entrevista a Marta Krupinska, directora general y cofundadora de Azimo

    En apenas cuatro años Azimo ha conseguido convertirse en referente en envío y recepción de …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.