Domingo , 4 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Mobile Etiquette para pequeñas empresas

    mobile_etiquette

    Los smartphones han entrado por la puerta grande de las empresas. Empresarios y trabajadores disponen casi siempre de modelos que les permiten compatibilizar su vida profesional y personal. Pero ¿Sabemos utilizarlos sin invadir el espacio de los demás? La proliferación de estos dispositivos ha provocado que cada vez más se hagan estudios sobre lo que ya se conoce como “Mobile Etiquette” o lo que es lo mismo: el uso correcto de estos terminales en distintas situaciones. Algunas de las recomendaciones que debemos de seguir son las siguientes.

    ¿Tienes que contestar esa llamada?

    Si estamos hablando con otra persona y realmente tenemos que contestar esa llamada (lo normal es que nueve de cada diez llamadas puedan esperar), tendremos la consideración de realizar lo siguiente:

    • Explicar brevemente a nuestro interlocutor por qué es importante que contestemos al teléfono, por qué es urgente o por qué no puede esperar.
    • Movernos a un espacio adecuado en el que contestar (unos diez metros puede ser suficiente)

    El smartphone no entra en la reunión

    En un mundo ideal, el smartphone se quedaría fuera de las salas de reuniones. Pero como no lo es, al menos deberíamos hacer el esfuerzo para evitar cualquier contacto visual con nuestro teléfono mientras estamos reunidos.

    Comprobar nuestro correo o nuestras redes sociales, en el mejor de los casos indica que estamos distraídos y en el peor, que pensamos que las personas que comparten sala con nosotros son poco importantes o que nos aburren.

    Devolver las llamadas en un máximo de 24 horas

    Devolver una llamada de forma adecuada, demuestra profesionalidad y respeto. Lo ideal es poder responder una llamada a lo largo del mismo día o en un máximo de 24 horas.

    No obstante si prevemos que no vamos a poder hacerlo (nos encontramos de vacaciones, en un viaje, etc.) una buena idea puede ser la de grabar un mensaje adecuado en nuestro contestador, acordándonos de llamar una vez volvemos a casa.

    ¿Estás seguro de que puedes hablar?

    Saber en qué espacios podemos hablar y en cuáles otros es preferible no hacerlo, es esencial para no parecer una persona mal educada. Por norma general tenemos que…

    • En bibliotecas, museos y lugares de culto no debemos utilizar nuestro smartphone bajo ninguna circunstancia.
    • En restaurantes la norma ideal es evitar realizar o recibir llamadas, incluso si se trata de un espacio ruidoso. De hecho, en muchos restaurantes puede que nos pidan amablemente que salgamos del local si tenemos que hablar por teléfono, por no hablar de las miradas de reprobación que recibiremos por parte del resto de los comensales.
    • En eventos, conferencias, sesiones de networking, etc. la norma a seguir es la de mantener nuestro teléfono en silencio (o modo vibración) y salir del espacio en el que nos encontremos en caso de que necesitemos recibir una llamada.

    Utiliza tu manos libres, pero sin gritar

    Cuando las conversaciones se alargan, tener nuestro teléfono “pegado a la oreja” comienza a ser realmente incómodo. Muchas personas optan en estos casos por dar rienda suelta a la potencia del altavoz de su teléfono, hablando a distancia.

    Es aquí donde entra en juego más que nunca, la importancia de tener un buen manos libres a nuestro alcance. Teniendo en cuenta eso sí, de hablar con el mismo volumen que utilizaríamos si estuviésemos usando el auricular. La recomendación no es baladí: muchas personas tienden a gritar cuando usan su manos libres, quizás creyendo que su voz no va a llegar “al otro lado” con la misma claridad.

    El politono ha muerto

    Nada ha hecho más daño a nuestra imagen personal que el politono. Incluso la mejor de las canciones, cuando entra a forma parte del tono de llamada de nuestro teléfono, nos pone en evidencia.

    Está bien (entre muchas comillas) que lo usemos en nuestro espacio de tiempo personal, pero nunca, nunca, debe entrar en nuestro horario de trabajo.

     

    Tus conversaciones privadas tienen que seguir siéndolo

    Evita mantener conversaciones privadas en espacios públicos. Un regla que no sólo se aplica al dueño de la empresa, sino a todos los trabajadores y a las personas que se relacionan con la misma.

    Y no únicamente por respeto, sino porque en más de una ocasión puede que se nos “escape” información confidencial que acabe siendo escuchada por las personas menos adecuadas (nuestra propia competencia por ejemplo).

    Al volante, las conversaciones tienen que ser cortas

    Dando por supuesto el hecho de que si vamos a hablar en nuestro vehículo tendremos que utilizar un dispositivo “manos libres” es importante señalar que por seguridad, las conversaciones que mantengamos mientras conducimos tienen que ser cortas. Evitaremos especialmente las discusiones o las conversaciones acaloradas que en última instancia son las que pueden provocar que bajemos la guardia y tengamos un accidente.

    Protege tu smartphone

    Por último, una recomendación que no tiene que ver la buena educación. Teniendo en cuenta la gran cantidad de móviles y smartphones que se roban o se extravían, resulta hoy más recomendable que nunca que incorporemos a nuestro terminal una solución de seguridad que ponga a buen recaudo nuestros datos.

     

     

    También te gustará

    azymo

    Entrevista a Marta Krupinska, directora general y cofundadora de Azimo

    En apenas cuatro años Azimo ha conseguido convertirse en referente en envío y recepción de …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.