Sábado , 10 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Cazadores de mitos: productividad

    mitos_productividad

    ¿Qué entendemos por productividad? ¿Qué quiere decir realmente que somos productivos como trabajadores? ¿Equivale a un número de horas, al trabajo que hemos conseguido “sacar adelante” o a la calidad de nuestro trabajo? ¿Qué mitos se asocian a la productividad? En Lifehacker consideran que más horas de trabajo, la multitarea, evitar la procrastinación, la organización, etc. son elementos que se han mitificado tanto que en realidad más que sumar, restan. Para demostrarlo se apoyan por primera vez en argumentos puramente científicos.

    Mito nº1: Más horas de trabajo equivalen a más trabajo

    El viejo axioma empresarial: si trabajamos más horas, trabajamos más. Desde un punto de vista racionalista parece lo lógico, pero la ciencia no lo tiene ni mucho menos tan claro. No hay más que echar un vistazo al informe que la Organización Internacional del Trabajo realizó en 2011, con el objetivo de analizar la relación existente entre horas trabajadas y productividad.

    Su principal conclusión fue la que muchos sospechábamos de forma intuitiva: más horas de trabajo no sólo no nos hacen ser más productivos, sino que pueden tener el efecto contrario. En realidad la conclusión más aplastante a la que llega es que realizamos menos trabajo y de menor calidad.

    No son los únicos en haber llegado a esta conclusión. La Comisión Europea afirma en su documento “Working time preferences in sixteen european countries”, que las personas que tienen un horario laboral más flexible o aquellas que tienen un horario de trabajo a tiempo parcial, muestran por regla general una mayor implicación con su empresa y una mayor productividad.

    En el mismo documento se analizan los distintos sistemas de trabajo para concluir finalmente que una productividad óptima se consigue con una jornada laboral de 30 horas a la semana. Pasadas estas 30 horas la productividad del trabajador cae progresivamente.

    Y esta no es una tesis que defiendan únicamente “investigadores” alejados del mundo laboral, sino que también se ha defendido en varios libros de management, siendo un referente en la materia  el libro “Extreme Productivity: Boost Your Results, Reduce Your Hours”, escrito por el profesor de Hardvard, Robert C. Pozen.

    multitasking

    Mito nº2 Ser multitarea es esencial en el espacio de trabajo moderno

    Cuando publicamos el artículo “Multitarea: el gran enemigo de la productividad al descubierto”, intentamos explicar de la forma más didáctica posible el estudio desarrollado por Clifford Naas, investigador científico de la Universidad de Stanford que consiguió demostrar que nuestro cerebro no está capacitado para funcionar en escenarios multitarea.

    En cambio Naan demostró que el cerebro crea áreas diferenciadas para cada una de las tareas (lo que los científicos denominan spotlights). A continuación el cerebro lo que hace es “cambiar” de una a otra área de forma frenética,  centrándose cada pocas décimas de segundo en actividades como comer, ver la televisión, escribir e-mails, etc. pero nunca compartiendo dos tareas a la vez. 

    De hecho la conclusión a la que llegó tras analizar la respuesta de voluntarios que afirmaban poder hacer varias cosas a la vez, es que en realidad estos trabajadores eran inferiores a la media en aspectos como el filtrado de información, la capacidad de respuesta ante imprevistos o la memoria  a corto plazo.

    Mito nº3 No hay que procrastinar

    En MuyPymes podemos considerarnos “culpables” de haber escrito un buen número de artículos en contra de la procrastinación. Ahí tenemos por ejemplo “Supera la procrastinación en tres fáciles pasos”, “Diez claves para vencer la procrastinación”, “Siete síntomas que nos ayudan a reconocer la procrastinación” y por supuesto nuestro especial “21 trucos para deja de procrastinar”

    Y sin embargo todos los estudios elaborados hasta la fecha indican que la procrastinación es necesaria. Evidentemente no hablamos de pasar horas enteras de nuestra jornada laboral viendo vídeos de gatitos en Youtube, pero parece un hecho cierto que la procrastinación, la distracción e incluso el más puro de los aburrimientos, son esenciales para que nuestro cerebro pueda recargar las pilas entre distintas tareas.

    ¿Evidencias científicas? Por ejemplo un estudio de 2011 elaborado por la Universidad de Limerick que concluye que el aburrimiento es de lo más sano para nuestro cerebro y que de hecho es lo que necesitamos antes de lanzarnos de lleno a una actividad agresiva en el consumo de recursos mentales. O un amplio reportaje publicado en la prestigiosa revista “Journal of Neuroscience” que afirma que la procrastinación o el “soñar con los ojos abiertos” puede en realidad conseguir que seamos mucho más productivos.

    yestomess

    Mito nº 4 ¿Limpios y ordenados?

    Si hay algo que les gusta decir a los expertos en productividad es que nuestro escritorio o nuestro espacio de trabajo, es un reflejo fiel de la calidad de lo que hacemos. Un escritorio limpio y ordenado refleja por este motivo un trabajo metódico, organizado e incluso creativo. Al contrario,un espacio de trabajo caótico refleja necesariamente un trabajo que puede ser descrito utilizando el mismo término.

    Pues bien, parece que no es cierto. En 2011 el Journal of Consumer Research afirmó que si bien sus investigadores desarrollaron un estudio que validase su tesis inicial (cuanto más limpio y organizado mejor), fueron incapaces de demostrarla. De hecho tuvieron que admitir que cierto grado de desorden e incluso de caos, permitía que las personas fuesen más eficientes, les ayudaba a tomar mejores decisiones e incluso, les permitía ser más creativas.

    No son los únicos en afirmar tal cosa. En “Saying Yes to Mess”, un amplio reportaje del New York Times sobre este tema, se citan a varios autores y expertos que hablan del desorden como una fuente de inspiración que les ayuda a ser más creativos, que fomenta la productividad y que más bien al contrario, los espacios minimalistas, ordenados y asépticos, incitan al aburrimiento.

    Mito nº5 Ser productivo implica tener la capacidad de trabajar más

    Muy relacionado con el primer punto del artículo. En muchas ocasiones  se confunde productividad con capacidad para asumir más tareas y trabajar más, cuando en realidad simplemente quiere decir trabajar mejor.

    El objetivo último de la productividad es pasar menos tiempo haciendo las cosas que tenemos que hacer, y tener más tiempo disponible para hacer las que realmente queremos hacer. 

    A diferencia de los puntos anteriores, aquí no tenemos un estudio científico que avale nuestras tesis. Sin embargo, casi podemos afirmar que se trata de una tesis valida en sí misma si aceptamos la validez de las anteriores.

    Si tomamos como cierto que trabajar más horas no es trabajar más, que la multitarea no es buena para nosotros, que no pasa nada si de vez en cuando procrastinamos o que no tenemos que ser fanáticos del orden, concluiremos de forma lógica que la productividad no es realizar el mayor número de tareas en el menor tiempo posible.

    También te gustará

    centros-formativos

    Un bloqueo de ayudas que paraliza a los centros formativos

    45 millones de euros ‘debe’ el Servicio Estatal de Empleo (SEPE) a patronales, sindicatos y …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.