Sábado , 10 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • ¿Cómo funciona la valoración de una startup?

    ¿Cómo medir el valor de una empresa? Sobre todo, una empresa que comenzó hace un mes. ¿Cómo se determina la valoración inicial? Esa es la pregunta que te debes estar preguntando cuando buscas dinero para tu empresa.

    Vamos a establecer primero las bases. La valoración es simplemente el valor de una empresa.  Dado que en una startup se está valorando algo que puede o no puede suceder en el futuro, hay mucho espacio para las hipótesis y las conjeturas.

    how-startup-valuation-works-infographic

     

    ¿Por qué importa la valoración inicial?

    La valoración de la startup es muy importante, ya que va a determinar el porcentaje de la empresa que entregarán al inversor a cambio de su dinero. En las etapas iniciales de una empresa su valor es cercano a cero, pero su valoración tiene que ser mucho más de eso. ¿Por qué? Imagínate que estás buscando una inversión de 100.000 € a cambio de un 10 % de tu startup, trato típico. La valoración “pre-money” será de 1.000.000 €. Sin embargo, esto no significa que tu startup valga ahora mismo ese millón de euros. Las valoraciones que se realizan en las etapas iniciales de una startup tienen más relación con el potencial de crecimiento que con su valor actual.

    ¿Cómo se calcula la valoración en las primeras etapas?

    1. Calcula primero la cantidad de dinero que necesitas para llegar a un punto en el que ya se muestran crecimientos significativos y dejarlo listo para una nueva ronda de inversión. Pongamos por ejemplo, que la cantidad de dinero que necesitas para aguantar y llegar a ese punto en 18 meses son 100.000 €. El inversor no tiene mucho margen para negociar esa cifra. Es la cantidad mínima que has calculado para crecer hasta la siguiente etapa. Si no recibes ese dinero, no vas a poder crecer, que no es lo que le interesa al inversor. Podemos decir que la cantidad total de la inversión queda establecida.

    2. Ahora tenemos que averiguar qué parte de la empresa vas a dar a los inversores. La cantidad no puede ser mayor del 50 % por que esp dejará al fundador con pocos incentivos. Tampoco puede ser del 40 % por que dejaría muy poco capital para los inversores de una siguiente ronda de inversión. Un 30 % podría ya ser razonable si estás buscando una gran cantidad de dinero en una ronda de capital semilla. En este caso, que estás buscando 100.000 €, una cantidad relativamente pequeña. Así, entre un 5-20 % será la mejor opción en función de su valoración.

    3. Como puedes ver, los 100.000 € son el punto de referencia. Y para esa cantidad, el 5-20 %. Esto hace que la valoración pre-money esté entre los 500.000 € (si a cambio de los 100.000 € ofrecemos el 20 % de la empresa) y los  2.000.000 € (si damos el 5 %).

    4. ¿De qué va a depender el porcentaje final? Dependerá de cómo otros inversores han valorado empresas similares y de lo bien que puedas convencer a los inversores de lo rápido que puedes llegar a hacer crecer la empresa.

    ¿Cómo determinar la valoración?

    Etapa Semilla

    Las valoraciones en estas etapas se describen más cómo “una arte que como una ciencia”, lo cual no es nada útil. Vamos a hacer que sea más como una ciencia. Veamos qué factores influyen en la valoración.

    • Tracción: De todas las cosas que puedes mostrar a un inversor, la tracción es la número uno con la que puedes conseguir convencerlos. La razón de ser de una empresa es la de tener usuarios, si los inversionistas  los ven, empieza bien la cosa. Pero, ¿Cuál es la cantidad de usuarios? Si el resto de cosas no van a tu favor, pero tienes 100.000 usuarios, tienen una muy buena oportunidad para recaudar 1 millón de euros (si lo has hecho en 6-8 meses). Cuanto más rápido los consigues, más valiosos son.
    • Reputación. Empresarios con éxitos anteriores en general también tienden a tener valoraciones más altas. Sin embargo, algunas personas recibieron financiación sin tracción y sin éxito antes significativo. Dos ejemplos vienen a la mente. Kevin Systrom, fundador de Instagram, levantó su primera ronda de capital semilla de 500.000 $ mediante una prototipo llamado Brnb. Trabajó en Google durante dos años, pero aparte de eso no tuvo gran éxito empresarial. La misma historia sucedió con el fundador de Pinterest Ben Silbermann. En su caso, sus respectivos inversores dijeron que siguieron su intuición. Por muy inútil que una metodología sea, se puede aprender a proyectar la imagen de las persona que previamente lo han logrado. La falta de tracción y de reputación, no te impedirán que consigas una inversión.
    • Ingresos: Los ingresos son más importantes para las startups que tienen una orientación B-to-B que B-to-C. Es decir, que tienen más relevancia si tu negocio está enfocado a otras empresas que a consumidores. Los ingresos hacen que la empresa sea más fácil de valorar. Que una startup esté facturando a consumidores podría reducir la valoración, aunque sea temporalmente. Hay una buena razón para esta afirmación. Si estás cobrando a los usuarios, el crecimiento va a ser más lento. Esto significa, menos dinero durante un periodo más largo de tiempo. Por lo tanto, hace bajar la valoración. Esto parece que sea contrario a lo que nos dice el sentido común, ya que la existencia de ingresos puede significar que se esté cerca de ganar más dinero. Pero en los inicios no se trata de hacer solamente dinero, se trata de crecer muy rápido. Si el crecimiento no es rápido, estamos ante un negocio tradicional que gana dinero. Los ingresos no nos darán automáticamente una alta valoración pero sí que ayudarán.
    • El canal de distribución: A pesar de que tu producto esté en una etapa muy inicial, es posible que ya tengas un canal de distribución para él. Por ejemplo, puedes haber vendido alfombras puerta a puerta en un barrio en la que casi todos los residentes trabajan en una firma de capital riesgo. Ya tienes un canal de distribución dirigido a inversores. O puede que tengas una página de Facebook con fotos de gatos con 12 millones de “me gustas”. Esta página ya está lista para convertirse en un canal de distribución de venta de comida para gatos.
    • Industrias en auge: Si hay algún sector específico “muy caliente” en una industria determinada, los inversores pueden estar dispuestos a pagar una prima adicional.

    ¿Por qué necesitas una valoración muy alta?

    No es necesario. Si consigues una valoración muy alta en tu primera ronda de inversión, para la siguiente vas a necesitar una mayor también. Esto significa que deberás crecer muchísimo entre las dos rondas.

    Una regla de oro sería que demostrar en 18 meses que has crecido diez veces. Si no lo haces bien, levantar una ronda “a la baja” va a ser muy complicado, ya que pedirás que alguien ponga dinero en un negocio con un crecimiento lento y te vas  a quedar sin dinero efectivo.

    Todo se reduce a dos estrategias:

    1. O vas a lo grande o vete a casa: Levanta tanto como sea posible, en la justa medida, con la máxima valoración posible, y gasta todo el dinero en crecer tan rápido como sea posible. Si funciona, en la próxima ronda vas a tener una valoración más elevada.
    2. Levanta capital sólo cuando lo necesites: Gasta lo menos posible. Trata de mantener un ritmo de crecimiento constante. No es malo que el crecimiento de tu negocio sea constante, ya que tu valoración también crecerá constantemente. Puede que no te lean en las noticias, pero seguro que levantas una siguiente ronda.

    Serie A

    La principal métrica aquí es el crecimiento. ¿Cuánto ha crecido tu negocio en los últimos 18 meses? Crecimiento significa tracción. También podría significar ingresos. Por lo general, los ingresos no crecen si la base de usuarios no crece (ya que no es mucho lo que puedes cobrar a tus clientes existentes antes de llegar al límite).

    Los inversores en esta etapa determinan usando el método de valoración múltiple, también conocido como método comparable, bien descrito por Fred Wilson. La idea es que hay empresas por ahí bastante similares a la tuya. Dado que ya estas teniendo ingresos, para poder calcular su valoración todo lo que necesitamos es averiguar cuantas veces la valoración es mayor que los ingresos, o lo que es lo mismo, que múltiplo. El múltiplo lo obtienes en función de las empresas con las que te comparas. Una vez que conoces este múltiplo, lo multiplicas por tus ingresos y conocerás tu valoración.

    La perspectiva del inversor

    Es importante entender lo que el inversor está pensando mientras que pones encima de la mesa todo lo que tienes.

    1. Lo primero que va a pensar es en la salida, por cuanto podrás vender tu empresa dentro de unos años. Digo vender, ya que una salida a bolsa es muy complicado. Seamos optimistas, podemos decir lo que el inversor piensa, como el caso de Instagram, que la empresa se va a poder vender por mil millones (es sólo un ejemplo).
    2. A continuación, piensa en la cantidad de dinero total que se necesita para hacer crecer la empresa hasta el punto de que alguien esté dispuesto a pagar mil millones por ella. En el caso de Instagram: recibió 56 millones de dólares de inversión. Este valor nos ayuda a calcular la cantidad que el inversor se figuró para que al final fuera valorada en mil millones: 1.000 millones – 56 millones = 940 mil millones. Esta es la cantidad con que la valora. Supongamos que no hay ninguna deuda, y eliminamos todos los gastos. Todos los que invirtieron, ganaron 940 mil millones de dólares el día que Facebook la compró.
    3. Después, el inversor tratará de conocer cuál es el porcentaje del que va a ser propietario. Si en fase semilla invierte con el 20 %, este inversor en fases iniciales no querrá diluirse demasiado al principio cuando lleguen nuevos inversores. Al final, según funcionan las inversiones en las startups, el inversor se habrá diluido hasta el 4%. El 4 % de 940 mil millones de dólares son 37,6 millones de dólares. Digamos que ese fue el mejor de los casos.

    ¿Importa realmente la valoración?

    Piensa en dos escenarios: Dropbox Vs Instagram. Tanto Dropbox como Instagram empezaran con una sola persona. Ambas están valoradas en más de mil millones. Pero sus valoraciones iniciales fueron totalmente distintas.

    • Drew Houston fue a Y-Combinator, donde recibió 20.000 dólares a cambio del 5 % de Dropbox. La valoración inicial fue de 400.000 $ (pre-money).
    • Kevin Systrom fue a Baselina Ventures y recibió 500.000 dolares a cambio de un 20 % de Brbn (predecesor de Instagram). La valoración fue de 2.5 millones de dólares.

     

    También te gustará

    tjue-sede2

    La economía colaborativa se la juega en 2017

    2016 ha visto en España la consolidación de las principales startups englobadas en la conocida …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.