Domingo , 4 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • Cómo superar con éxito una ronda de inversión

    investors

    Business Angels, firmas de capital riesgo o inversores particulares, pueden ser ante la sequía de crédito, un salvavidas para nuestra empresa. Ahora bien, convencerles de que merece la pena invertir en nuestra idea de negocio no es una tarea precisamente sencilla. En toda ronda de inversión, que suele ir desde el primer Elevator Pitch hasta la oferta de financiación, tendremos que sortear varios obstáculos. En Forbes publican un estupendo reportaje que nos muestran los principales errores que start-ups y emprendedores suelen cometer.

    Nuestro Elevator Pitch dura más de un minuto

    Directos y al grano. Es lo que quieren los inversores cuando les presentamos nuestro proyecto empresarial.  Tal y como explicamos en nuestro artículo “Los 10 secretos de un gran Elevator Pitch”, el grado de atención que nos presta nuestro interlocutor comienza a caer transcurridos los primeros ocho segundos de nuestra presentación,  por lo que nuestras primeras frases son cruciales para engancharles. ¿Tiene sentido por lo tanto hablar más de un minuto?

    Poco. Todo lo que conseguiremos es que desaparezca el posible interés inicial y que los mensajes principales acaben por perderse en el ritmo de nuestra presentación.

    Nuestra presentación PowerPoint resulta excesivamente larga

    Volvemos a repetirlo. Directos y al grano. Si hemos conseguido pasar la fase del Elevator Pitch y vamos a realizar una presentación más detallada de nuestro proyecto, tenemos que asumir que 30 minutos es el límite máximo de tiempo que podemos esperar.

    De estos 30 minutos, 15 estarán destinados a la presentación PowerPoint de nuestra idea y los otros 15 a responder a las posibles dudas que puedan surgir.  En “¿Cómo hacer una presentación para inversores?” recogemos algunos consejos que pueden ayudarnos a mejorar el resultado final.

    No tener un buen plan de negocio

    Podemos ser capaces de deslumbrar a los inversores con nuestro Elevator Pitch y despertar sinceramente su interés con nuestra presentación, pero a la hora de hablar de una inversión, poco vamos a conseguir si no tenemos un plan de negocio, capaz de responder a todas las dudas que nos puedan plantear, que detalle exactamente lo que queremos y cómo lo vamos a conseguir. Como mínimo, nuestro business plan debería ser capaz de responder a las siguientes preguntas:

    • El problema que nuestra start-up va a resolver, o la necesidad que va a cubrir.
    • El mercado potencial al que nos vamos a dirigir.
    • Nuestra ventaja competitiva.
    • Los beneficios que esperamos obtener y el coste que va a suponer poner en marcha nuestra idea.
    • Quién está al cargo de la empresa y quiénes son las figuras clave.
    • La estrategia de salida de nuestros posibles inversores.

    Si todavía no has desarrollado un plan de negocio, te recomendamos  la lectura de “10 recomendaciones para tu plan de negocio” y si la lo tienes, no te pierdas “Sometemos tu plan de negocio a examen”.

    No ofrecer una buena estrategia de salida a los inversores

    La mayoría de los emprendedores se “lanzan al ruedo” porque quieren cambiar las cosas, porque en cierta forma quieren que el mundo sea un poco mejor. Quieren crear empresas que perduren en el tiempo, que sirvan de ayuda a la comunidad, incliuso que creen un legado.

    La forma de pensar de los inversores es muy diferente. Lo que más les preocupa es recuperar su inversión en el menor tiempo posible y que el proyecto les proporcione beneficios, en un intervalo de tiempo que va desde los tres a los siete años. Es lo que se conoce como estrategia de salida y es uno de los puntos cruciales en los que fallan muchas start-ups: no ofrecen una salida clara.

    El emprendedor tiene que ser capaz de detallar cómo va a monetizar su proyecto y qué opciones claras tiene el inversor, más allá de la salida a Bolsa. ¿Es un producto que se puede licenciar? ¿Es una empresa que puede ser interesante para un big player? ¿Se intuyen acuerdos de colaboración interesantes?

    SPAM

    Aunque en Internet es relativamente sencillo encontrar listados de Business Angels, firmas de capital riesgo o inversores profesionales, difícilmente vamos a captar su atención si todo lo que hacemos es remitirles nuestra gran idea. ¿Por qué? Por la misma razón que los periodistas ignoran el 90% de las notas de prensa o la mayoría de nosotros tiramos directamente a la basura la publicidad de comida a domicilio que nos encontramos en el buzón de casa. Porque es SPAM.

    Captaremos su atención de dos formas. O bien porque alguien cercano al inversor ha recomendado nuestro proyecto, o bien porque hemos resultado llamativos en uno de los eventos para start-ups y emprendedores que se suelen organizar. El resto de esfuerzos que hagamos suponen prácticamente perder el tiempo.

    No escuchar

    Realizar una presentación ante inversores supone en la mayoría de los casos, ser capaces de dejarnos el orgullo en la puerta. Admitir que aunque nuestra idea sea fantástica en nuestra mente, puede que no todos compartan nuestro entusiasmo y que en realidad aunque tenga potencial, es muy mejorable.

    Tendremos que responder preguntas que nos han planteado decenas de veces, darán la vuelta a nuestro plan de negocio, pondrán en duda la viabilidad de nuestra tecnología y tendremos que ser capaces de justificar nuestra necesidad de inversión. Va a ser duro. Muchos emprendedores fallan al no ser capaces de tener cierta flexibilidad, al agarrarse con demasiada fuerza a su proyecto inicial.

     

    También te gustará

    azymo

    Entrevista a Marta Krupinska, directora general y cofundadora de Azimo

    En apenas cuatro años Azimo ha conseguido convertirse en referente en envío y recepción de …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.