Viernes , 9 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • 8 rasgos que todo líder empresarial debería aprender de una mujer emprendedora

    8 rasgos que todo líder empresarial debería aprender de una mujer emprendedora

    ¿Qué pueden enseñar las mujeres a los hombres para convertirse en empresarios más fuertes? Mucho, sin duda. Desde openforum.com nos muestran 8 habilidades en las que las mujeres sobresalen y que los hombres pueden aprender.

    Aunque pienses que es cosa de la naturaleza o de la educación que hemos recibido, muchos de nosotros vemos diferencias en la forma en que los hombres y las mujeres trabajan. Hay mujeres muy poderosas y efectivas. Los hombres pueden adaptar estas 8 cualidades para convertirse en mejores líderes y emprendedores:

    1. Autoestima derivada del servicio a la comunidad

    Las mujeres suelen valorarse a si mismas basándose en su realización en el trabajo, con su familia y su comunidad. Contrariamente, los hombres suelen valorarse a sí mismos y medir su éxito por lo que coleccionan, objetivos cumplidos, premios y posición social. Esta perspectiva masculina está obsoleta dado el actual clima de negocios y especialmente teniendo en cuenta la importancia del trabajo colaborativo. Mientras que un coleccionista de trofeos se beneficia de mantener en secreto su conocimiento e ideas, los que trabajan en grupo comparten sus ideas con el interés de beneficiar a la mayoría.

    2. Equilibrio familia/trabajo

    Normalmente, las mujeres se esfuerzan por encontrar un equilibrio entre el trabajo y el hogar. No pueden hacerlo perfectamente, el equilibrio puede cambiar de vez en cuando, y es posible que sacrifiquen horas de sueño para tratar de ser una buena trabajadora / pareja / madre, pero la lección importante aquí, es tratar a reconocer que tanto el trabajo y el hogar son importantes y merecen nuestra atención. Los hombres suelen perderse eventos importantes en casa, ya que están centrados en el trabajo. Pero al centrarse casi por completo a ello, se acaba perdiendo el tan valioso apoyo y satisfacción derivado del pasar tiempo fuera del trabajo y disfrutar de los tuyos.

    3. Tolerancia al dolor

    Seamos realistas, si los hombres tuvieran que dar a luz, no tendríamos que preocuparnos de la superpoblación. En general, las mujeres tienen una tolerancia al dolor mayor que los hombres, y en el clima empresarial actual hace que éste sea un rasgo muy valioso. Teniendo en cuenta que oímos muy a menudo historias llamativas de casos de éxito, es mucho más difícil captar la atención y atraer clientes, inversores y colaboradores. Las empresas necesitan de un periodo de gestación (periodo en el que debes poner los codos y trabajar duro para llevar tu negocio al mundo), cuya parte buena es que puedes contar historias de terror a tus amigos sobre cómo de difícil fue empezar tu aventura empresarial. Empezar y llevar un negocio exitoso no es tarea para los débiles. Requiere dedicación, visión de futuro y tolerancia al dolor.

    4. Multitarea eficiente

    En un estudio que comparó a 10 mujeres y 10 hombres en un ambiente laboral, las mujeres eran capaces de manejar cinco tareas simultáneamente. Aún con interrupciones, eran 1,5 veces más productivas que los hombres. En cualquier caso, podemos operar de manera diferente, pero la mayoría de los hombres podrían aprender un par de cosas de las mujeres y analizar cómo gestionan tantas tareas a la vez.

    5. Hacer que la presentación importe

    Puede que las mujeres tengan más en cuenta esto por el hecho que durante generaciones se las ha valorado por su apariencia más que a los hombres. Es cierto que las apariencias importan, y más ahora que todo va tan rápido y las primeras impresiones pueden ser la diferencia entre el éxito o el fracaso de un negocio. Tienes una oportunidad para ponerlo todo junto, de forma organizada y que destaque a primera vista. No dejes pasar esta primera oportunidad.

    6. Voluntad de pedir ayuda

    Los hombres no suelen estar dispuestos a pedir ayuda en situaciones difíciles, pero no hay nada de vergüenza en encontrar un experto en un tema y pedir una demostración. Toma tu teléfono como ejemplo. Es probable que te hayas instalado una aplicación en los últimos meses, ¿pero realmente la sabes usar? No dudes en tomar unos minutos para ver un tutorial o pedir ayuda al soporte técnico. Utiliza tus recursos.

    7. El uso de las habilidades sociales.

    Las mujeres son profesionales del networking y del uso de las redes sociales para dar soporte a sus contactos, tanto a nivel personal como profesional. Toma ejemplo de su voluntad de compartir y comunicarse de forma abierta. Más conexiones = más clientes y colaboradores.

    8. Colaboración.

    Los negocios se mueven más rápido que nunca, y son más especializados. Ningún hombre está en una isla, y mientras muchos tratan de recordárselo a menudo, las mujeres abrazan este concepto con más rapidez. Así que trabaja con tu equipo para buscar expertos en las tareas que te faltan por completar o que no eres capaz de hacer. Tu empresa funcionará mejor como equipo que como rivales.

    Hay mucho más en las relaciones de negocio que el género, y tampoco es plan de que los hombres se conviertan en mujeres. Lo que sugiero, es que des un paso atrás y mires de forma crítica en qué áreas puedes mejorar y que incorpores algunos valores que te permitan ser más exitoso.

     

    También te gustará

    cestas-de-navidad

    Cestas de Navidad por derecho: Una sentencia que sienta jurisprudencia

    Es una de las maneras de fidelizar a los empleados, el darles un obsequio cuando …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.