Miércoles , 7 diciembre 2016 Impresion Pyme
  • ¿Tiene sentido trabajar 40 horas a la semana?

    jornada_laboral

    Una de las cosas que antes se aprenden en el mundo laboral es que la norma general es la de trabajar ocho horas al día, cinco días a la semana: 40 horas en total

    Si fuésemos a preguntar a cualquier empresario o funcionario de la Administración el por qué el número de horas son 40, y no 50, 30 0 27, las respuetsas que obtendríamos serían bastante vagas.

    “Siempre ha sido así”. “Todas las empresas lo hacen igual” o “Lo marcan los convenios” serían algunas de las explicaciones que a bote pronto, se nos ocurre que nos podrían dar. ¿Pero cuál es la realidad? ¿Por qué trabajamos las horas que trabajamos? y ¿Sigue teniendo sentido en sí mismo el concepto de horario laboral?

    La revolución industrial y Henry Ford

    Leisure is an indispensable ingredient in a growing consumer market because working people need to have enough free time to find uses for consumer products, including automobiles. -Henry Ford.

    La llegada de la revolución industrial a finales del siglo XVIII y su espectacular desarrollo en el siglo XIX, cambian dramáticamente los hábitos de trabajo.

    Una fábrica que no se mantiene activa es una fábrica que no produce y un empresario que pierde dinero. Las consecuencias las sufre el obrero que se enfrenta a turno de 12, 14 y hasta 16 horas diarias de trabajo, normalmente con un único día de descanso por semana.

    Y el sistema más o menos funciona, hasta comienzos del siglo XX cuando el visionario Henry Ford descubre que si los trabajadores no tienen tiempo para comprar cosas, para disfrutar de lo que producen las fábricas, no consumen. Si no consumen, la producción en cadena inaugurada precisamente por el propio Ford, carece de sentido.

    La conclusión a la que llega es que puede pagar los mismos sueldos, reducir las horas de trabajo y a la vez, conseguir que las empresas aumenten sus beneficios como consecuencia de un incremento en el consumo. Nacen de esta forma las famosas ocho horas diarias que aún hoy, siguen vigentes en la mayoría de las empresas.

    Bien entrado el siglo XXI, ¿Sigue teniendo sentido este sistema? ¿De verdad que no hay una forma diferente de hacer las cosas? ¿No permiten las nuevas tecnologías dividir el trabajo de una forma diferente? En los últimos años, son varios los autores que han propuesto una nueva forma de trabajar.

    Una semana laboral de 21 horas

    Mientras que los expertos de la Troika y otros organismos internacionales aseguran que salir de la crisis supone ganar menos dinero y trabajar más (algunos proponen llevar el horario laboral hasta las 65 horas semanales), los expertos más humanistas se decantan en cambio por jornadas laborales más cortas, que favorezcan por un lado la conciliación laboral y familiar, pero en las que también se concentre la productividad.

    En MuyPymes os hablamos hace unos meses de la Fundación Nef, una organización que plantea reducir la jornada semanal hasta las 21 horas de trabajo, apostando por una mayor productividad, la reducción de costes y el aumento de personal. Y es que según leemos en su web…

    Una jornada laboral más corta podría ayudarnos a lidiar con muchos de los problemas a los que nos estamos enfrentando hoy en día: estrés laboral, desempleo, consumismo excesivo, contaminación, desigualdad social y quizás lo que es más importante, tiempo para disfrutar de la vida. Necesitamos más tiempo para ser mejores padres, ciudadanos, mejores carreras y mejores vecinos e incluso, podríamos ser mejores empleados: menos estresados, más enfocados, más felices en el trabajo y más productivos.

    Pero no son los únicos. Uno de los grandes activistas en favor de una jornada laboral más corta es el famoso escritor Tim Ferris, que en su obra The Four Hour Workweek aboga por que una mayor productividad no supone trabajar más horas, sino más bien al contrario: menos horas bien empleadas, tienen mucho más sentido que jornadas laborales como las españolas, largas, extenuantes y poco productivas.

    Si además tenemos en cuenta que la tecnología ya permite valorar el trabajo en función de objetivos y de tareas desempeñadas y no en función de las horas que el trabajador permanece en su puesto de trabajo, cobra sentido eso de que otro horario laboral es posible.

    También te gustará

    gates_reading

    Cinco libros que según Bill Gates deberías empezar a leer

    Si hay una persona que no necesita presentación es Bill Gates. El fundador de Microsoft …

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Suscríbete gratis a MuyPymes

    Cada mañana te llegará un mensaje con un resumen con los nuevos artículos publicados. Sin publicidad.

    Gracias por suscribirte a MuyPymes.